SQ5 TDI. Audi vuelve a apostar al diésel
347 CABALLOS

SQ5 TDI. Audi vuelve a apostar al diésel

Audi renueva su apuesta por el diésel de altas prestaciones en la gama de Q5. La marca alemana lanza ahora una versión TDI del todocamino deportivo con 347 caballos y tecnología Mild Hybrid.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter

21 de Febrero 2019 21:00

Comparte este artículo: 21 5

Hace un par de años, cuando Audi lanzó al mercado el SQ5, lo anunció únicamente con motor de gasolina, pero al que la primera generación del SUV deportivo se había ofrecido con un potente propulsor diésel. Ahora, sin embargo, la marca renueva su apuesta por las mecánicas de altas prestaciones movidas por gasóleo. Y este SQ5 TDI es la prueba. Un modelo que cuenta con un motor V6 TDI que desarrolla 347 caballos de potencia, dispone de un par máximo de 700 Nm -entre 2.500 y 3.100 revoluciones- y lo combina con la tecnologia Mild Hybrid de 48 voltios para mejorar la eficiencia y rebajar los consumos.

Las cifras que arroja el rendimiento del nuevo SQ5 TDI dan fe de su carácter dinámico y eficiente. Porque es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en solo 5,1 segundos, de alcanzar los 250 km/h como velocidad máxima limitada electrónicamente. Y todo esto con un consumo bajo el protocolo de homologación NEDC de solo 6,6 l/100 km, lo que equivale a unas emisiones de 172 g/km de CO2.

Parte de la culpa de estos consumos y emisiones está en el refinado sistema Mild Hybrid, que cuenta con un nuevo compresor eléctrico que apoya el funcionamiento del turbocompresor en momentos como el arranque o la aceleración. Así, el compresor ayuda a mover la turbina del turbo a bajo régimen; o también cuando es necesaria una cifra de par de manera inmediata. Entonces el compresor evita el retardo en la respuesta del turbo y hace posible mantener el régimen del motor y el consumo en valores bajos.

Con compresor eléctrico

Este compresor, combinado con la tecnología Mild Hybrid puede reducir el consumo de combustible en condiciones reales de circulación en hasta 0,7 l/100 km. Entre 55 y 160 km/h, si se deja de pisar el acelerador, el nuevo Audi SQ5 TDI puede recuperar energía o avanzar en modo de marcha por inercia, bien con el motor desembragado al ralentí o bien apagado, hasta un máximo de 40 segundos. Y en cuanto se pisa de nuevo el acelerador, el sistema vuelve a arrancar el motor.

Más características en cuanto a su configuración técnica son que dispone de un caja de cambios automático tiptronic de ococh velocidades, con unas relaciones cortas en las marchas más bajas mientras que en las marchas superiores las relaciones se alargan para reducir el régimen y el consumo. Además este cambio trabaja en coordinación con el sistema Mild Hybrid y el cambio dispone de una bomba de aceite eléctrica que permite que la caja engrane una marcha mientras el coche circula por inercia para estar preparado para volver a impulsar a este SQ5 TDI.

Además, como es norma en la versiones S, cuenta con el sistema quattro de tracción total permanente y diferencial sport que distribuye el par entre los ejes delantero y trasero con una relación 40:60, pero en función de la adherencia puede repartir el par hacia el eje con mejor tracción con un máximo de un 70 por ciento al eje delantero y un 85 por ciento al trasero. Y eso se puede complementar con un diferencial deportivo en el eje trasero que distribuye la potencia entre las ruedas traseras, elimina el subviraje y por tanto mejora la agilidad en marcha.

Sistema de modos de conducción Audi Drive Select

En cuanto a caracteristicas del chasis, cuenta con una suspensión multibrazo en los dos ejes. De serie dispone esa suspensión de un control de amortiguación que reduce la altura de la carrocería 3 centímetros respecto a un Q5 normal, lo que ayuda a mejorar su comportamiento. En el sistema de dirección se puede optar por una dirección dinámica en opción que utiliza un engranaje de transmisión de onda para variar la relación de la dirección, en función de la velocidad y el ángulo de dirección, dentro de un margen muy amplio.

Estos elementos dinámicos -diferencial deportivo, motor, dirección, caja tiptronic y los amortiguadores- están integrados en el sistema de conducción dinámica Audi drive select. A través de este sistema que cuenta con diversos modos de conduccion, el conductor puede variar la respuesta de estos elementos al gusto de cada conductor. Y por si fuera poco, se ofrece en opción la suspensión neumática adaptativa específica para la versión S que adapta la amortiguación a cada condición de la marcha manteniendo el equilibrio de la carrocería.

Para rematar el Audi SQ5 TDI dispone de los más avanzados sistemas de asistencia a la conducción, como el asistente de eficiencia predictivo que ayuda a ahorrar combustible mediante consejos e indicaciones de conducción, el asistente activo del carril, el monitor de distancia de seguridad, el asistente de tráfico cruzado trasero, el asistente para evitar colisiones,, el asistente en giros.

Y por supuesto, los sistemas Audi pre sense. Entre ellos, el Audi pre sense city, equipamiento de serie, que avisa al conductor de la presencia de peatones o vehículos y, si fuera necesario, inicia una frenada automática de emergencia, dentro de los límites del sistema. El asistente en aparcamiento con la cámara con reconocimiento de señales de tráfico y el control de descenso también están dentro de la oferta de funciones opcionales.

Estilo deportivo

Todas las características técnicas se reflejan también en un diseño deportivo que se refleja en un llamativo paragolpes frontal con nuevas entradas de aire o en la parte trasera un difusor con rejilla de panal. En el frontal la parrilla Singleframe dispone de lamas dobles de aluminio y elementos de contraste en color gris mate; y remata su estilo con el logo S con rombos rojos. De serie el Audi SQ5 TDI cuenta con faros con tecnología LED; intermitentes dinámicos delanteros y traseros, carcasas de los retrovisores exteriores con acabado deportivo en aluminio brillante.

Y en el interior, en tono oscuro destacan los umbrales de las puertas iluminados y con el logo S, las costuras en contraste en el volante de cuero y en los asientos deportivos S tapizados en cuero y Alcantara. Estos detalles se combinan con guarnecidos de aluminio pulido, elementos de madera o carbono. Y las levas de cambio en el volante tienen un acabado de aluminio, los pedales y el reposapié son de acero inoxidable.

El nuevo Audi SQ5 TDI ya se puede reservar en los concesionarios alemanes, donde llegará este verano, con un precio base de 67.750 euros. Entre su equipamiento de serie se incluyen llantas de aluminio fundido de 20 pulgadas con diseño de estrella de cinco puntas, faros LED y suspensión específica S con control de amortiguación. También son parte del equipamiento estándar la caja de cambios tiptronic de ocho velocidades, la tracción total permanente quattro, los asientos deportivos de cuero/Alcantara y el volante multifunción de tres radios forrado en cuero.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16