jueves, 1 diciembre 2022

Skoda Octavia. La cuarta generación ya no tiene secretos

Anota en tu calendario la fecha del próximo 11 de noviembre. Y es que ese día será desvelado en la ciudad de Praga la cuarta generación del exitoso Skoda Octavia. Lo curioso es que dos tercera partes de las ventas de esta berlina corresponden a su carrocería Combi, de forma que será la primera que verá la luz.

Días más tarde conoceremos la berlina, mientras que será en el año 2020 cuando la firma checa presente sus versiones Scout y RS, que también llegarán a su oferta.

A falta de conocer su diseño definitivo, decir que esta nueva entrega del Skoda Octavia lucirá un aspecto exterior inspirado en los nuevos Skoda Scala y Skoda Superb. De este último incluso va a heredar los faros delanteros Matrix Full LED, los intermitentes dinámicos…

Ligeramente más largos

Lo que si se sabe es que será más corpulento que el actual Octavia, pues la berlina se estira de 4,67 a 4,69 metros (también crecen 15 milímetros a lo ancho), mientras que el Combi pasará de 4,66 a 4,69 metros.

Ambas versiones se sustentarán sobre una actualización de la plataforma MQB, que curiosamente mantiene su misma distancia entre ejes con los 2.686 milímetros. Ahora bien, debido a diferentes mejoras en su interior (imaginamos que respaldos más delgados), Skoda asegura que se ha ganado espacio para las piernas de los ocupantes posteriores. ¿Como si eso fuera un problema en el actual Octavia?

Lo que también ha crecido es su capacidad de maletero, puesto que la berlina pasa de 590 a 600 litros, mientras que el Combi crece de 610 a 640 litros, de forma que se colocan en las posiciones más altas de su segmento. Y como no podía ser de otra manera, la berlina mantiene su funcional portón posterior que facilita las operaciones de carga y descarga.

Una aerodinámica de primera

Con el fin de optimizar su consumo, los diseñadores de Skoda han prestado especial atención a su aerodinámica, de forma que se mejoran los datos del actual Octavia, que cuenta con un Cx de 0,28 en la berlina y de 0,31 en el Combi. Y es que ahora pasan a ser 0,24 y 0,26 respectivamente.

Su diseño interior se asemeja al que luce el nuevo Volkswagen Golf, porque el Octavia combinará un cuadro de instrumentos digital de 10 pulgadas (ofrecerá hasta cuatro vistas diferentes) con otra pantalla central táctil de 10 pulgadas. Imaginamos que eso dependerá del nivel de equipamiento elegido, así como la posibilidad de ser equipado con un Head-Up display que proyecta la información sobre la luna delantera. Y así será el primer Skoda con esta tecnología. Pero también ofrecerá elementos como el climatizador de tres zonas (sus mandos son táctiles), sistema de sonido Canton, acceso y arranque sin llave, hasta cinco puertos USB-C, tomas de corriente de 230V… Sin olvidar un sinfín de elementos Simply Clever que incrementarán su practicidad.

Y ojo, porque Skoda anuncia que contará con un nuevo volante que sólo tendrá dos radios y que será multifunción.

TSI, TDI, GNC, Mild-Hybrid, Plug-In Hybrid…

Mecánicamente este nuevo Skoda Octavia supondrá un salto exponencial respecto al actual, porque ofrecerá motores gasolina, diésel, híbridos suaves, híbridos enchufables y de gas natural comprimido.

Estos últimos utilizan el corazón 1.5 TSI de 130 CV, que se alimenta del gas acumulado en tres tanques con 17,7 kilos de capacidad. Ahora bien, mantiene un depósito de gasolina con apenas 9 litros a modo de reserva. Esta mecánica estará disponible asociada a un cambio manual de 6 velocidades o a una transmisión DSG de 7 velocidades.

1 Iv5qY4iEURemF Motor16

En gasolina encontraremos un 1.0 TSI con 110 CV y un 1.5 TSI con 150 CV (tienen tres y cuatro cilindros respectivamente), que podrán sumar la tecnología Mild-Hybrid en el caso de ser equipados con cambio automático DSG de 7 velocidades. Este cambio ya no tiene conexión mecánica con la transmisión, sino que apuesta por la tecnología By-Wire. Estas eficientes versiones híbridas suaves además añaden una batería de iones de litio de 48 voltios y un motor de arranque, que también funciona como generador y es accionado por una correa.

Más avanzados serán los Skoda Octavia iV, que tienen una mecánica híbrida enchufable que combina un corazón 1.4 TSI con otro motor eléctrico. Estará disponible con dos potencias diferentes, porque anuncian 204 y 245 CV (este último igual podría sumar otro motor eléctrico en el eje posterior). Si bien, ambos tienen un cambio DSG6. Y por ahora no hay más detalles.

Otra alternativa en gasolina es el 2.0 TSI, que eroga 190 CV de potencia, pero que sólo llegará acompañado de un cambio DSG7 y de la tracción a las cuatro ruedas, que será opcional en los TDI 150 y TDI 200.

Y por cierto, todos los Skoda Octavia TDI emplean un nuevo corazón de dos litros disponibles entre 115 y 200 CV de potencia. Sin embargo lo más importante es que han sido optimizados para emitir el 80% menos de partículas de NOx.

A nivel dinámico, la firma checa ofrecerá llantas de hasta 19 pulgadas, además de tres opciones de chasis, porque además del básico, se suma uno deportivo que rebaja su altura en 15 milímetros. Y más allá encontraremos el chasis DCC adaptativo, que será una opción en función del acabado elegido, pues este Octavia aterrizará con los niveles de equipamiento Active, Ambition y Style.

En materia de seguridad, como no podía ser de otra manera, llegarán con los últimos sistemas ya conocidos en sus marcas hermanas como Volkswagen o Audi.