sábado, 4 febrero 2023

Si haces esto con tu ITV puedes ir a la cárcel

Cuatro años. Ese es el periodo que tardas en hacer tu primera ITV desde que compras un coche nuevo y, más concretamente, desde su matriculación. Son cuatro años de despreocupación máxima pero que, cuando transcurren, todo cambia. A partir de entonces, la inspección es obligatoria cada dos años hasta cumplir la década, momento a partir del cual tu coche deberá pasar la ITV de forma anual. No olvides que, como novedad de 2022, si tu coche es declarado siniestro total tras sufrir un accidente, deberá pasar la ITV tras realizar las reparaciones pertinentes de forma obligatoria antes de circular de nuevo.

Es un trámite que puede gustarnos más o menos, pero la ITV, al final, ejerce de garante para la seguridad de nuestro vehículo. Nos permite tener la certeza de que contamos con las mínimas garantías de seguridad y medioambientales, de ahí la importancia de cumplir con plazos y normas marcadas por la ley. Si no haces lo marcado, recibirás multas. Respecto a la ITV las hay de todos los colores… y te pueden hundir, literalmente.

ITV pasada no es ITV superada

¿Has pasado la ITV y el resultado no ha sido favorable? Pueden darse dos situaciones distintas: que el resultado sea desfavorable o negativo. Pueden parecerse pero no tienen nada que ver. Si te “cazan” circulando tras tener una ITV desfavorable y no ha sido en uno de los trayectos de la estación al taller o viceversa, te vuelves a jugar una multa de 200 euros, como en el caso de la ITV caducada.

En cambio, si has tenido un resultado negativo, esto ya es otro cantar. Deberías haber llevado tu coche al taller en grúa. Si por el contrario lo haces circulando y te pillan los agentes de Tráfico, la multa es ya de 500 euros sin ni siquiera posibilidad alguna de reducción a la mitad por pronto pago. No tientes a la suerte y cumple las normas para evitar multas totalmente innecesarias.

itv