Seat. La evolución del automóvil a través del volante
Desde el Seat 1400 hasta el nuevo Ateca

Seat. La evolución del automóvil a través del volante

A lo largo de la historia del automóvil, el volante, la pieza que supone el punto de unión entre el conductor y su coche, ha evolucionado pasando de un aro delgado y rígido a un aliado que nos permite bajar o subir el volumen de la música, descolgar el teléfono, cambiar de emisora... Repasamos estos cambios de la mano de Seat.

Montse Turiel

Montse Turiel

19 de Noviembre 2018 14:00

Comparte este artículo: 4 3

Los automóviles han evolucionado enormemente desde los años 50 del siglo pasado hasta ahora. Esa misma transformación la han sufrido elementos como el volante, que ha pasado de ser una pieza rígida, que permitía poco más que girar y mantener la dirección del vehículo, a un auténtico aliado que se ha rodeado de mandos para permitirmos, por ejemplo, realizar una llamada con solo pulsar un botón o que esconden elementos de seguridad a día de hoy tan imprescindibles como el airbag.

Repasamos la historia del volante a través de los modelos de Seat, desde los años 50 hasta la actualidad.

Seat 1400.Seat 1400.

Años 50. Seat 1400

El volante era muy básico, un simple aro delgado, grande y rígido, fabricado en baquelita. Solo algunos modelos, como el Seat 1400, se inspiraban en los coches americanos e incluían detalles "como el logotipo en cobre o el pulsador para realizar ráfagas de luces en el mismo aro", explica Isidre López, responsable de Seat Coches Históricos.

Seat 600.Seat 600.

Años 60. Seat 600

El volante de ese coche con el que los españoles aprendimos a conducir, el Seat 600, continuaba siendo un elemento de lo más básico, sin mandos, ni logotipo. "Tan sólo incorpora un claxon, que en aquella época era clave para advertir de nuestra presencia a otros conductores y a los peatones, que no estaban acostumbrados a convivir con los vehículos", comenta Isidre López.

Seat 850 Spider.Seat 850 Spider.

Años 70. Seat 850 Spider y Seat 124

Las dimensiones del aro comienzan a reducirse y mejoran los materiales empleados para aumentar la comodidad y seguridad de los conductores. Encontramos los primeros volantes deportivos en modelos como el Seat 850 Spider, se empieza a usar el metal en los radios y se añaden los clásicos agujeros circulares. "Este modelo causó sensación por su diseño deportivo y estiloso. El acabado de madera le daba un toque de lujo y se combinaba con los dos radios agujereados que le otorgaban el aspecto de coche de carreras". A finales de la década, el Seat 124 también estrena un volante singular, con un claxon que se activa con el pulgar situado en el lateral de los dos radios horizontales.

Seat 124.Seat 124.

Años 80 y 90. Seat Ibiza

Llega la dirección asistida y el volante sigue reduciendo su tamaño a la vez que aparecen materiales como el caucho. En los años 90, los volantes ya incorporarán el airbag y, en la tercera generación del Ibiza, son novedad los mandos, que nos permiten controlar el volumen de la radio y las emisoras.

Seat Ibiza.Seat Ibiza.

Actualidad. Seat Ateca

Hoy en día, en modelos como el Ateca, desde el volante se pueden controlar un gran número de funciones del automóvil: la temperatura, la música, la ruta... Y, en futuro, se prevé que el conductor tenga cada vez más control sobre el vehículo sin tener que quitar las manos del volante, un elemento que, en muchos prototipos de coches autónomos, incluso desaparece.

Seat Ateca.Seat Ateca.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16