Seat Ibiza 2017. Impacto súbito
QUINTA GENERACIÓN

Seat Ibiza 2017. Impacto súbito

El nuevo Seat Ibiza causa un impacto emocional súbito y conquista desde el primer momento. Su nueva arquitectura modular debe hacer el resto.

Alberto Mallo

Alberto Mallo

11 de Marzo 2017 21:39

Comparte este artículo: 99 0

El Seat Ibiza cambia radicalmente por fuera, e incluso cambia tanto lo que no se ve, pues bajo su carrocería estrena de todo: una plataforma de generosas dimensiones y aceros de última generación, que recibe los motores y las tecnologías más recientes del Grupo Volkswagen. Un salto, en definitiva, mucho mayor del que supuso el Ibiza IV frente al Ibiza III.

La quinta generación del Seat Ibiza, que llegará a los concesionarios a finales de junio o principios de julio, crece principalmente en tamaño: 9 centímetros en distancia entre ejes, otros 9 centímetros en anchura, 6 centímetros en el ancho de vía delantero y casi 5 en el ancho de vía trasero. Unos centímetros que son un mundo en un coche de esta categoría, no sólo por lo que respecta a su habitabilidad interior sino también a sus cualidades dinámicas.

Estrena la plataforma MQB-A Cero

La carrocería del nuevo modelo es como el cofre de un tesoro llamado MQB-A Cero. Sus más acusadas líneas de carácter acentuarán sin duda el liderazgo en identidad lateral que ostenta Seat; las posteriores nacen de los pilotos, integrados en un esculpido portón, mientras las delanteras se estiran más hacia atrás y alargan la silueta. Los faros "Full LED" son prácticamente triangulares y la S de la parrilla se exhibe con más orgullo e importancia. Todo ello con unas formas precisas y unos ajustes milimétricos, sinónimos de calidad de fabricación.

Interiormente, el Ibiza ofrece casi tanto espacio como un coche del segmento superior, mejorando con mucho a su predecesor. A pesar de que es algo más bajo, la altura interior de las plazas delanteras y traseras crece en 17 y 24 milímetros, respectivamente, llegando atrás a 94,5 centímetros en una medición exprés. En anchura interior, la ganancia es mayor aún: hasta 42 milímetros. Los pasajeros de atrás tienen 35 milímetros más de espacio longitudinal en la cota de rodillas, pero no disponen de asideros de techo, y el túnel del tubo de escape es innecesariamente voluminoso tratándose de un vehículo de tracción delantera. Es evidente que la nueva arquitectura contempla sistemas de tracción a las cuatro ruedas para otros modelos del Grupo VW.

Interior funcional

El estilo de los interiores es limpio y funcional, pero se agradecerían materiales espumados de mayor calidad percibida en el salpicadero y, sobre todo, en las vestiduras de las puertas o incluso en la tapa de la guantera. Según versiones, tanto las puertas como el salpicadero pueden recibir una moldura de diversas tonalidades, que resalta la presencia de una gran pantalla central de hasta 8 pulgadas. Los asientos causan muy buena impresión por sus formas, son más anchos y hay variedad de tapizados disponibles, deportivo en el acabado FR y hasta Alcantara sobre el XCellence. Este último abre una nueva filosofía en la gama Ibiza, en busca de una clientela más amplia, con detalles muy cuidados como la combinación de color de las llantas bitono con las carcasas de los retrovisores exteriores. Por su parte, el FR destaca por su difusor posterior, el faldón delantero o la suspensión deportiva regulable, con modos normal y sport. Seat anuncia que también el XCellence tendrá más adelante esta posibilidad con reglajes enfocados al confort de marcha. Los acabados básicos son los tradicionales Reference y Style.

El maletero gana en amplitud, y su umbral de carga se sitúa a sólo 73 centímetros de altura. Ahora cubica tanto como algunos modelos más grandes, 355 litros, con rueda de recambio de uso temporal o kit antipinchazos bajo el plano de carga, que puede ser simple o de doble fondo para mejorar la modularidad y facilitar una superficie plana al abatir los respaldos de los asientos posteriores.

Equipamientos de vanguardia

Otro de los puntos fuertes del Ibiza está en sus equipamientos. Destaca el sistema de frenada de emergencia automática, de serie para todas las versiones. Podrá llevar también control de crucero adaptativo, con sistema de ayuda para conducir en atascos -en los que acelera y frena automáticamente-; sistema de entrada y arranque sin llave; detector de fatiga; faros Full LED; cargador inalámbrico de teléfonos móviles; conectividad Apple CarPlay, Android Auto o MirrorLink; una nueva generación de sensores de aparcamiento y cámara de visión trasera; y equipo de sonido Beatsaudio con procesador digital de señal, 7 altavoces y un amplificador de 8 canales con 300 watios.

Mecánicamente, falta por desvelar en detalle las particularidades de la nueva plataforma MQB-A Cero. A nivel de chasis, incorpora eje torsional posterior, frenos de disco en las versiones altas -tambores posteriores en las menos potentes-, con llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro y neumáticos de 215/40, aunque también hemos visto unidades equipadas con 195/55 R16 y 215/45 R17. La rigidez torsional se incrementa nada menos que en un 30 por ciento. Con un peso a partir de 1.145 kilos, el nuevo modelo no es más ligero que el anterior, pero tiene más contenidos.

El Ibiza V equipará motores diésel, de gasolina y de gas natural, este último con emisiones de CO2 inferiores a 90 g/km. Otra novedad importante es el 1.5 TSI Evo de 150 CV, recién presentado sobre el Volkswagen Golf y que promete una gran elasticidad de funcionamiento, con un par motor máximo de 25,5 mkg desde 1.500 hasta 3.500 rpm. Las cajas de cambios serán de seis velocidades para potencias superiores a 95 CV, y de cinco velocidades para los demás. También estará disponible la caja automática DSG de doble embrague, con siete velocidades.

Hablamos con Matthias Rabe, vicepresidente de I+D de Seat.

Cinco ventajas de la arquitectura modular MQB-A Cero

El vicepresidente de I+D de Seat, Matthias Rabe, enumeró cinco de las más importantes ventajas de la nueva arquitectura modular del Seat Ibiza, entre las que se encuentra su mayor rigidez. Y esto es posible gracias a que 900 robots y más de 4.000 puntos de soldadura garantizan la robustez del vehículo.

1.-"En primer lugar permite cumplir con éxito las nuevas normas de seguridad, sobre todo la de impacto lateral y la de choque frontolateral."

2.- "El compartimento del motor, tan grande como el de la plataforma MQB-A del León, nos proporciona mayores posibilidades."

3.- "Mucho más espacio interior, especialmente atrás. Yo mido 1,80 m y puedo sentarme tanto delante como detrás sin tener que cambiar la regulación del asiento."

4.- "Su mayor anchura y distancia entre ejes, así como el montante A muy inclinado, permiten a los diseñadores crear un estilo más deportivo."

5.- "Gracias a su mayor rigidez, cuando lo conduces, ofrece unos niveles de comportamiento muy parecidos a los del León, lo que no ocurre con el Ibiza actual."

El Segmento B, según Seat. Un SUV Arona para completar la ofensiva

Adiós a las carrocerías de tres puertas y familiar ST, que últimamente apenas representaban el 25 por ciento de las ventas de la gama Ibiza. La nueva generación se limitará a la carrocería de cinco puertas, pero a su lado competirá el futuro SUV Arona, un tipo de vehículo bien diferente, en busca de un público más amplio, con mayores necesidades tanto de uso como de espacio.

Más o menos dentro de tres meses se dará a conocer el Arona, que competirá con los Renault Captur, Opel Crossland X, etc. Tendrá una estética más aventurera y, sobre todo, mayor altura, con una posición de conducción sobreelevada, superior visibilidad, más capacidad interior y un capó delantero -así como otros detalles- en la línea del Ateca: muy SUV. Con techo bicolor, ofrecerá amplias posibilidades de personalización. Mecánicamente compartirá plataforma, distancia entre ejes, motores y tecnologías del Ibiza, incluso su mismo sistema de tracción, exclusivamente a las ruedas delanteras. Eso sí, su precio deberá ser unos 2.000 euros más caro.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16