sábado, 3 diciembre 2022

Scuderia Cameron Glickenhaus SCG 004S. Una obra de arte

Se sabía desde hacía bastante tiempo que los artesanales fabricantes de Scuderia Cameron Glickenhaus estaban trabajando en un nuevo superdeportivo con el que atraer potenciales clientes a esta particular marca de vehículos, la cual ha nacido del sueño de su fundador, que da nombre a su propia firma.

Todo en carbono

Tras varios años trabajando duro, ha nacido este impresionante SCG 004S, una criatura cuyo chasis y carrocería están fabricados en fibra de carbono para minimizar lo máximo posible el peso, pues se queda en unos ajustados 1.180 kilos. Precisamente esa carrocería con cierto aire retro, no cuenta con añadidos ni apéndices aerodinámicos acusados, pero presumirá de ser capaz de pegarse al asfalto como si los tuviera, del mismo modo que ofrece una cubierta para su habitáculo al más puro estilo de un avión de combate.

Precisamente su habitáculo cuenta con un punto de partida bastante particular, pues se han inspirado en el legendario McLaren F1, ya que el puesto de conducción va en posición central y queda escoltado por dos asientos para los acompañantes, algo semejante a lo que también ofrecerá el futuro McLaren BP23. El conductor se sienta frente a un volante de tres radios y aspecto clásico, que va a juego con la instrumentación y con los diferentes mandos desde los que controlar los diferentes parámetros del vehículo.

Y con 650 CV

Para mover a este deportivo SCG 004S se apuesta por un poderoso motor 5.0 V8 Biturbo que es capaz de generar 650 CV de potencia y 720 Nm de par motor. No sólo es potente, sino que también es capaz de estirar hasta las 8.200 rpm. De serie se combina con una transmisión manual de 6 velocidades, con una presentación semejante a la de los clásicos Ferrari o Lamborghini, aunque como opción también se contempla un cambio automático con levas en el volante.

Ya puedes reservar uno de estos SCG 004S, pero primero tendrás que depositar el 10% del valor del vehículo, es decir 40.000 dólares (34.100 euros), porque Scuderia Cameron Glickenhaus está pidiendo 400.000 dólares (341.000 euros) por cada ejemplar. Los 25 primeros pertenecerán a una edición especial y serán entregados entre 2018 y 2019, aunque más adelante incluso se ofrecerán versiones GT3 y GTLM exclusivamente destinados a la competición.