miércoles, 1 febrero 2023

«Vamos a luchar para que España siga siendo líder en el mundo del automóvil. Pero necesitamos un liderazgo único, no 30 interlocutores»

Los cuatro presidentes de las principales asociaciones del sector del automóvil en España, Anfac, Sernauto, Faconauto y Ganvam, han alertado sobres la situación de inacción e indefinición en la que vive el sector en la actualidad. Una situación que no permitirá salir de la crisis actual provocada por la pandemia del COVID 19 ni afrontar los retos del futuro.

En su primera rueda de prensa conjunta, los presidentes de las cuatro asociaciones -José Vicente de los Mozos por Anfac, Maria Helena Antolín, por Sernauto, Gerardo Pérez por Faconauto y Raúl Palacios por Ganvam- han pedido que se unifique el diálogo con el sector de la automoción en una sola voz eficaz y de alto nivel para evitar ineficiencias entre administraciones y recuperar el diálogo y la unidad de acción que permitieron lanzar el Plan de Impulso a la Cadena de Valor del Sector de la Automoción. «El sector de la automoción es un proyecto-país y necesita claridad y compromiso», han destacado.

Se ha pedido a la Administración un solo interlocutor, pues lo que es un proyecto de país en el que debería haber una única dirección, por un lado se ven quienes quieren alcanzar la descarbonización y la digitalización en la movilidad y los que quieren una movilidad sin coches. Por eso han reclamado que la Mesa de la Automoción, liderada por el ministerio de Industria, cumpla su papel de foro en el que participen las administraciones y el sector, que se pongan en marcha los necesarios y anunciados grupos de trabajo y que sea efectiva y eficaz desde ya para activar de manera decidida el modelo de futuro que necesita el sector. «Necesitamos que en la mesa de automoción estén los ministerios con una misma visión. La ministra de Industria es la interlocutora adecuada, pero más allá de Industria hay varios ministerios que van por libre. Tenemos que trabajar conjuntamente con la Administración. No necesitamos 30 interlocutores, necesitamos un líder con el que hablar», ha concluido De los Mozos.

En la rueda de prensa se ha vuelto a poner en valor un sector que supone el 11 por ciento del PIB, que da trabajo a más de dos millones de personas -el 9 por ciento de la población activa- y que supone el 60 por ciento de toda la industria española, además de ser uno de los tres únicos sectores que ofrece datos positivos en la balanza comercial.

Con estos datos, los responsables de las asociaciones ven que las medidas puestas en marcha por el Gobierno no están logrando la recuperación y en ocasiones, resultan contradictorias y que si no se toman medidas nos enfrentamos a una crisis prolongada, con el impacto que esto tendrá en inversiones y empleo, en un momento en el que urge tener planes de desarrollo e innovación para atraer inversiones de futuro y sacar el máximo partido posible a los fondos de recuperación europeos.

Porque como ha recalcado Maria Helena Antolín, «en Europa todos los países están tomando medidas para salir adelante y por eso debemos ser los mejores para que se nos siga teniendo en cuenta. Porque todas las marcas de automoción son extranjeras, y si vienen a fabricar a España es porque lo hacemos bien». «Apoyar la industria del automóvil es una apuesta por la reconstrucción», ha concluido Antolín.

Las asociaciones han afirmado que el plan de Impulso a la Cadena de Valor del Sector de la Automoción, aprobado por el Gobierno en junio, era una estrategia adecuada, consideraba al sector como estratégico para la economía española y ponía en marcha iniciativas de corto, medio y largo plazo que buscaban la recuperación y la transformación del sector hacia la movilidad del futuro.

Pero sin embargo, se han puesto en marcha medidas que no responden a este modelo y no están teniendo respuesta al respecto, como es la subida de facto del Impuesto de Matriculación, para la que han ofrecido soluciones sin respuesta y que tendrá un impacto negativo en la recuperación del sector y envejecerá aún más el parque automovilístico pues su impacto se calcula que puede hacer que en 2021 se dejen de vender 110.000 coches.

Igualmente ocurre con los planes Renove y el Moves II, que no están cumpliendo sus objetivos por contar con poca dotación, ser complejos en su aplicación o tener un reparto no acorde con el mercado. En este sentido, Raúl Palacios, responsable de Ganvam, ha afirmado que «son fundamentales planes como el Renove y el Moves, pero deben ser estructurales y ser más eficientes para no frenar la electrificación». Y Gerardo Pérez ha comentado «los 400 euros del Plan Renove no han incentivado la compra. Nosotros pedíamos, como en los anteriores planes -que funcionaron muy bien-, 1.000 euros por parte del Gobierno y 1.000 de las marcas. Pedimos más incentivo y que el fondo sobrante pase al 2021».

La prioridad a corto plazo sigue siendo impulsar la demanda, porque sin demanda no hay recuperación del sector. Pero de cara al futuro, desde las Administraciones Públicas se debe favorecer la inversión en I+D+i, y en proyectos industriales ligados a la movilidad segura, sostenible y conectada y a la digitalización e impulsar la desgravación fiscal de la innovación en proceso, también para las empresas de mayor tamaño. Solo así se podrá abordar esa reinvención con plenas garantías, tanto empresas grandes como pymes.

Urge activar medidas ya que garanticen, no solo la supervivencia del sector post-COVID, sino la visión de futuro y posicionamiento global de la industria y el sector para seguir atrayendo nuevos proyectos e inversiones de carácter internacional, retener talento y reconvertir los perfiles profesionales necesarios para la transformación y anclar así la actividad industrial del tejido de automoción y la del resto de sectores implicados.

«Tenemos que dar señales fuera de España de que queremos seguir liderando el sector. Todos los que estamos en el sector del automóvil vamos a luchar para que España siga siendo líder en el mundo del automóvil. Pero necesitamos que nos hagan caso», concluía José Vicente de los Mozos.