Rolls-Royce Phantom Zenith. Una despedida por todo lo alto
PRESENTADO EN VILLA D'ESTE

Rolls-Royce Phantom Zenith. Una despedida por todo lo alto

Rolls-Royce se despide del Phantom con una edición especial llamada Zenith. Presentado en el Concurso de Elegancia Villa d'Este, sólo 50 personas podrán disfrutar de este elegante vehículo

Jesús Martín

Jesús Martín Twitter

24 de Mayo 2016 19:04

Comparte este artículo: 17 0

El Phantom siempre ha sido un vehículo que ha despertado el interés de los aficionados que acuden al Concurso de Elegancia que se celebra en Villa d'Este, por eso Rolls-Royce ha decidido lanzar una edición especial denominada Zenith celebrando el adiós de esta generación. La nueva tiene previsto llegar en 2018 así que la espera, gracias a esta última versión, se hará más llevadera. Eso sí, solo 50 clientes podrán disfrutar de esta serie tan especial, de la que ya se han vendido todas las unidades, pudiendo elegir entre el Coupé y el Drophead Coupé.

Elegancia y lujo a raudales

Descrito por Rolls-Royce como "el mejor de su clase, el nivel alcanzable más alto mediante el cual todo lo demás es juzgado", esta edición especial eleva al máximo exponente la elegancia y el lujo característicos del Phantom. En esta ocasión esa máxima expresión del lujo y elegancia se han traducido en un equipamiento en el que se incluye una mesa de picnic y una nevera con capacidad para dos botellas de champán acompañada de ocho vasos labrados con el logotipo de la firma de Derby.

Pero si esto te parece poco, las 50 unidades contarán con otros detalles distintivos como los apoyabrazos grabados con láser que muestran los mapas correspondientes al lugar donde debutaron los concept-cars de cada vehículo. Es decir, el Phantom Drophead Coupé llevará un grabado de Villa D'Este, mientras que los apoyabrazos del Phantom Coupe mostrarán el lago de Ginebra.

Otro detalle único que llevará este modelo será una carcasa de aluminio pulido, situada en el tablero de los vehículos, con diferentes piezas extraídas directamente de la fábrica de Rolls-Royce en Goodwood. Cada una de estas piezas llevará grabado a láser el número de identificación del vehículo, así como las coordinadas de ubicación precisa de esa pieza concreta en la línea de montaje donde se fabricaron estos modelos. Además, a la paleta de colores exteriores e interiores se añadirán los tonos empleados con modelos históricos como Rolls-Royce Phantom II Continental o el Rolls-Royce Phantom II, ambos fabricados en 1930.

Artículos recomendados

Sigue Motor16