miércoles, 6 julio 2022

El requisito para comprar este exclusivo reloj de IWC: tener un Mercedes-AMG One

La compañía de relojes suiza IWC Schaffausen y Mercedes-AMG vuelven a unir fuerzas para lanzar un nuevo reloj. Y esta vez se trata de uno más exclusivo de lo habitual porque solo está disponibles para los futuros propietarios del Mercedes-AMG One.

El pasado 1 de junio, Mercedes-AMG celebró su 55 aniversario con la presentación de uno de los modelos más especiales de su historia: el Mercedes-AMG One. Cinco años después de ser presentado como prototipo, el hypercar aleman ya está listo para pisar las carreteras y circuitos de todo el planeta.

Un Fórmula 1 con matrícula

El modelo de producción es prácticamente idéntico al concept Mercedes-AMG Project One. Su aerodinámica es espectacular y en el interior esconde un conjunto hibrido de 1.6 litros V6 turbo extraído del Fórmula 1 de Mercedes-AMG. En total, desarrolla 1.063 CV. Es, sin duda, uno de los coches más espectaculares que existen.

El precio del Mercedes-AMG One también es acorde a sus características. Cuesta 2,6 millones de euros antes de impuestos. Pero lo que más llama la atención es el número de unidades que se fabricarán: apenas 275 Mercedes-AMG One saldrán de la cadena de producción, lo que le convierte en uno de los hypercar más exclusivos del mundo.

IWC ha creado un reloj tan exclusivo como el Mercedes-AMG One

Pero siempre se puede ir más allá. Y es que los dueños del Mercedes-AMG One también pueden presumir de exclusividad cuando se bajen de su coche. Estén donde estén. La última colaboración entre IWC Schaffausen y Mercedes-AMG les brinda la oportunidad de llevar en su muñeca un reloj tan exclusivo como su nuevo coche.

El nombre de esta pieza de colección es IWC Big Pilot’s Watch Constant-Force Tourbillon Edition “AMG ONE OWNERS”. Solo está disponible para los propietarios del Mercedes-AMG One y, de la misma forma que el hypercar, es una obra maestra de la ingeniería, puesto que incorpora un complejo movimiento patentado para el fabricante suizo de relojes de lujo.

Ligereza y máxima resistencia

Se trata del movimiento calibre 94800 de cuerda manual de IWC con 18.000 vibraciones por hora. Queda a la vista en la parte trasera de la caja a través de un cristal de zafiro.

Los materiales del IWC Mercedes-AMG One también son de primer nivel. La caja está hecha en aluminuro de titanio (TiAI), que es altamente resistente a las altas temperaturas. De hecho, es el mismo componente que se utilizan algunos modelos de competición en su mecánica, incluso en las turbinas de los cazas de combate.

La parte de atrás está rematada en Ceratanium, que es una aleación de titanio especial resistente a los arañazos, como la cerámica, y del cristal de zafiro que muestra el mecanismo.

Las complicaciones del reloj de IWC

En cuanto a sus complicaciones, destaca el turbillón de fuerza constante, el indicador de fase lunar con los dos hemisferios y el indicador de la reserva de marcha, que marca hasta las 96 horas.

Para su diseño, IWC se ha inspirado en las formas del Mercedes-AMG One, tanto para dibujar las formas del reloj, como para su combinación de colores, que recuerda a la que lucen los Fórmula 1 de Lewis Hamilton y George Russell. Mezcla el negro, con el plateado y el característico verde Petronas, que ya es un cásico en los monoplazas de Mercedes-AMG.

Si hablamos de sus dimensiones. El IWC Mercedes-AMG One mide 46,2 mm de ancho y 13,5 mm de alto. La correa es de caucho, de color negro y decorada con múltiples estrellas de Mercedes en verde Petronas.

¿Quieres el reloj IWC inspirado en el Mercedes-AMG One?

Lo que no ha trascendido es el precio del reloj. IWC y Mercedes-AMG se pondrán en contacto con los propietarios del Mercedes-AMG One para ofrecerles esta pieza de colección. Ninguno de ellos está obligado a comprarlo, pero lo lógico es pensar que se harán con él.

Al fin y al cabo, es el complemento perfecto para su exclusivo hypercar y seguro que si desean deshacerse de él en el futuro, el precio de venta será más alto si el Mercedes-AMG One viene acompañado de un reloj IWC a medida que nadie más podrá comprar.