jueves, 7 julio 2022

Renault Austral, otro futuro éxito nacido en Palencia

El Austral llega en un momento en el que la marca francesa está dando pasos decididos hacia la electrificación total de su gama. Con el horizonte 2030 cada vez más cerca, la firma del rombo sigue apostando por ese apellido E-Tech para motorizar sus modelos. Y si hace unos días, presentaba a la prensa especializada la versión eléctrica de su nuevo Mégane, ahora desgrana en este Austral diferentes tipos de electrificación sin llegar a un Austral cien por cien eléctrico.

El Austral va a ser el SUV del segmento C -ese bajo el que se agrupan un 44 por ciento de las ventas del mercado europeo- de la firma francesa, un modelo con el que competirá con rivales que llegan cada vez en mayor número y con más argumentos. Hablamos del Hyundai Tucson, del Peugeot 3008, del Seat Ateca, del Kia Sportage, del Volkswagen Tiguan, del Ford Kuga… La lista se hace interminable.

Por tamaño, el Austral se sitúa en el centro del segmento C

Para luchar contra ellos, el Austral apuesta por una carrocería claramente de SUV, con unas medidas que lo sitúan en el centro de sus competidores: 4,51 metros de longitud, 1,62 metros de alto, 1,83 metros de ancho y una distancia entre ejes de 2,67 metros. Las dimensiones exteriores se traducen en una habitabilidad más que notable, con unas plazas traseras que por anchura o altura para la cabeza permiten el acomodo perfecto de toda la familia… Y de su equipaje, con un maletero que en su versión menos capaz -la E-Tech Advance- ofrece 430 litros; 500 en la versión normal y 575 cuando adelantamos los asientos traseros, que como ocurre en el Captur se pueden desplazar 16 centímetros -y de manera independiente pues se dividen en dos partes 1/3-2/3- para aumentar la capacidad de carga. Capacidad que también crece gracias a los 35 litros de espacio que se reparten por el habitáculo en diferentes huecos y guanteras.

Ese interior está marcado no solo por la buena habitabilidad o una calidad de materiales en la que encontraremos por ejemplo, madera de fresno auténtica. Sobre todo caracteriza a este interior su diseño tecnológico con una doble pantalla bajo el sistema OpenR Link, como ya hemos visto en el Mégane E-Tech -y parece que será así la tendencia en futuros modelos de Renault-. Se trata de una pantalla de 12 pulgadas que actúa como cuadro de instrumentos y otra, en el centro, en configuración vertical y con un tamaño de 9,3 pulgadas, a través de la que se maneja el sistema de información y entretenimiento. Aquí hay una novedad importante, porque este ecosistema de información se agrupa bajo la tecnología Google Automotive Services. Con ello, la pantalla del Renault Austral se asemeja al smartphone de cualquier usuario y hace mucho más intuitivo su manejo. También ayuda que haya algunos botones físicos que hacen más cómodo su uso.

Esa parte del salpicadero es solo uno de los guiños a la tecnología que se hacen desde Renault con el Austral. Porque la tecnología de información y comunicaciones permite, por ejemplo que el coche esté conectado en todo momento, o que pueda actualizarse ‘over the air’. También ayuda a que a través de la aplicación MyRenault, y gracias a esa conexión permanente, se ofrezcan servicios para los conductores del Austral como la función ‘localizar mi vehículo’, consultar el manual de instrucciones que se puede visualizar en las pantallas o contactar y concertar una cita en un taller de Renault.

32 asistentes de ayuda a la conducción

Pero si de tecnología hablamos, no hay que olvidar un aspecto en el que el nuevo SUV de Renault brilla con luz propia. Hablamos de los sistemas de seguridad y ayudas a la conducción. Son nada menos que 32 los ADAS que incorpora el coche, con novedosas incorporaciones como el sistema de frenada de emergencia marcha atrás en maniobra de aparcamiento, las luces LED Matrix o el sistema de navegación de crucero conectado con la infraestructura y que se anticipa gracias a los mapas integrados.

Hay más innovaciones, como el sistema de dirección a las cuatro ruedas 4Control Advanced para que la conducción no solo sea segura, sino que también esté presidida por el dinamismo. Este sistema, que es capaz de girar las ruedas traseras en un ángulo de +5 o -5 grados es una evolución del que Renault lanzó con el Laguna en 2014,

Todos estos avances tecnológicos están disponibles gracias al uso de la nueva plataforma CMF-CD de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi. Es la misma que ya usa el Nissan Qashqai y que garantiza no solo las últimas tecnologías sino también una gama de motores con gran protagonismo de la electrificación. De hecho, salvo una versión totalmente eléctrica -que solo admite la plataforma CMF-EV, la que utiliza el Nissan Ariya- este Austral puede utilizar todas las tecnologías de hibridación: ligera de 12 y 48 voltios, híbridación clásica o hibridación recargable. Renault ha decidido, al menos por ahora, que el Austral no tendrá una versión híbrida enchufable -lo han negado, pero ya veremos si más adelante llega un PHEV-, pero sí una de cada una de las otras.

Es decir, la gama mecánica se inicia con una versión Mild Hybrid, con batería de 12 voltios y con un motor de gasolina 1.3 de cuatro cilindros. Esta variante, que se ofrecerá con cambio manual o automático dispondrá de dos niveles de potencia: 140 o 160 caballos. El siguiente escalón es un híbrido ligero con tecnología de 48 voltios. En este caso, cuenta con un motor tricilindrico de 1.2 litros de cilindrada y 130 caballos. Una versión que, a falta de homologación definitiva, rondará los 5,3 l/100 km, con unas emisiones de 135 g/km de CO2,

E-Tech Full Hybrid, el híbrido que no paga impuesto

Y en las parte alta de la gama, llegamos a la hibridación clásica en el Renault Austral E-Tech Full Hybrid. Este combina el mismo motor 1.2 de tres cilindros con dos motores eléctricos y un generador de alta tensión. Es un sistema similar al ofrecido por los Captur o Mégane híbridos enchufables. Con dos niveles de potencia -160 y 200 caballos- y un cambio de siete marchas -una más que en el Captur, por ejemplo- este Austral destaca por su rendimiento -acelerará de 0 a 100 km/h en menos de 9 segundos-, pero sobre todo por su eficiencia (puede rodar en ciudad un 80 por ciento del tiempo en eléctrico) con un consumo medio -a falta de homologación definitiva- de 4,6 l/100 km y unas emisiones de 109 g/km de CO2. Esto le va a permitir ser el único modelo de su segmento por debajo de los 120 g/km de CO2, con lo que no va a pagar impuesto de matriculación.

A falta de definir la gama, ya se ha anunciado que a España no llegará la versión Mild Hybrid de 48 voltios, pues comercialmente no tiene sentido, tendría que pagar impuesto de matriculacón y eso la colocaría, posiblemente, por encima en precio de la versión más avanzada, el E-Tech Full Hybrid. Queda por conocer precios y gama definitiva -será tras el verano cuando se inicie la comercialización- y un contacto más profundo en el que también lo podamos poner a prueba, pero el Renault Austral parece preparado para dar batalla en el segmento con más pelea del mercado, aunque no usará armas que manejan en otros modelos como la injustamente denostada tecnología diésel o una versión híbrida enchufable que redondearía la gama y le añadiría el encanto de la etiqueta 0.

Pero en Palencia pueden estar tranquilos, este Austral llega dispuesto a conquistar el mundo como tantos otros nacidos allí hicieron antes. Será otra leyenda.

Esprit Alpine: Guiño al estilo deportivo

Con la llegada del Renault Austral, la marca francesa lanza un guiño a Alpine, la firma de sus modelos más deportivos y también la que da nombre a la escudería de Fórmula 1. El Austral seerá el primer Renault que cuente con una variante Esprit Alpine, un acabado más exclusivo y de estilo deportivo que nadie ha confirmado que vaya a llegar al resto de la gama… Pero tampoco nadie lo ha negado.

Exteriormente destaca por su diseño más rotundo con un nuevo color de carrocería gris satinado con aspecto a medio camino entre el brillo y el mate, pero con mayor resistencia. Combina este color con un techo negro. Y además esta versión cuenta con llantas de aluminio ‘Daytona’ de 20 pulgadas diamantadas en color negro y lacadas con barniz ahumado y con el logo de Alpine. Hay más logos en el exterior para identificar esta versión y en el interior aparece la tapicería Alcántara con tejido que asemeja a la fibra de carbono tapizado con doble pespunte Azul Alpine.

El logo aparece en los asientos y también hay detalles en los resposacabezas, paneles de las puertas y el salpicadero o la consola con doble pespunte Azul Alpine. El volante de piel Nappa está cosido en azul, blanco y rojo. Pedales en aluminio, umbrales de puerta con la marca Alpine rematan el estilo. Y todo esto aderezado con un equipamiento específico con volante calefactable, asientos delanteros calefactables y regulables eléctricamente y función de masaje lumbar para el conductor. Esta versión tecnológica también incorpora de serie el Active Driver Assist, un regulador de velocidad adaptativo inteligente y proactivo.