martes, 31 enero 2023

¿Qué pasa si se rompe la EGR de mi coche?

La válvula EGR es un elemento anticontaminación que llevan todos los coches y que tarde o temprano te puede dar problemas en tu coche, especialmente si tienes un vehículo con motor diésel. Sus siglas significan Exhaust Gas Recirculation o Recirculación de Gases de Escape en español.

Aunque por su finalidad anticontaminación pueda parecer que la EGR es un invento moderno, esta pieza se utiliza desde los años 70 en Estados Unidos y es obligatoria en Europa desde 1996. Su función es recircular parte de los gases que salen por el escape hacia la admisión para disminuir las emisiones de óxidos de nitrógeno. Si estás teniendo problemas con esta pieza la solución puede pasar por limpiarla, repararla o tener que sustituirla.

Válvula EGR obstruida

Las averías en la EGR son muy comunes, y se dan más a menudo en coches diésel que circulan mucho por ciudad. Da más problemas en los diésel porque generan más carbonilla y ésta se va quedando pegada a las paredes de la pieza, haciendo que su diámetro disminuya y que el coche no respire bien.

Cuando hay una acumulación de carbonilla excesiva en la EGR, pueden darse dos situaciones: que se quede atascada o que no responda bien al no poder abrirse y cerrarse del todo. El piloto del cuadro de mandos se encenderá alertándote de la obstrucción y puede que notes una pérdida de potencia en el motor, tirones o dificultad para arrancar en frío. A parte, será siempre visible una mayor humareda al circular con el coche.

Humo negro: mezcla de aire y combustible no óptima