Probamos el nuevo Seat León TGI
HASTA 440 KM DE AUTONOMÍA EN GNC

Probamos el nuevo Seat León TGI

El Léon ya ofrecía versiones TSI, TDI, eTSI y e-Hybrid, pero ahora suma la mecánica TGI de gas natural comprimido, con 130 CV y disponible con cambio manual o automático DSG, y con carrocería de cinco puertas o familiar Sportstourer. Te contamos cómo va.

Redacción

24 de Abril 2021 22:00

Comparte este artículo: 0 0

Empecemos por una buena noticia, y es que los 26.250 euros que el León TGI propone como precio de partida, correspondientes a la versión Style con cambio manual y cinco puertas, se quedan en 20.050 euros si aplicamos todas las campañas comerciales, una factura de lo más atractiva si pensamos en la etiqueta ECO a la que nos da acceso el uso de GNC (gas natural comprimido) o en las muchas virtudes del compacto de la marca española, que en esta cuarta generación nos parece uno de los modelos más racionales y atrayentes de su clase. Aunque si tenemos que destacar una ventaja por encima de otras, nos centraríamos en la economía de utilización, pues moverse con GNC es realmente barato. No hay otro combustible que permita ir de un punto A a un punto B por menos dinero, y sólo cuesta menos la energía de los desplazamientos en el caso de los vehículos eléctricos puros (mucho más caros, por cierto), y siempre que recarguemos en el hogar, donde el precio del kilovatio es más bajo.

No será fácil decantarse por un León TGI, ya que la oferta es completísima y nos costará decidirnos. O, visto desde el punto de vista contrario, podremos elegir el León de gas natural que mejor se adapte a nuestras necesidades, pues lo hay con carrocería compacta de cinco puertas o en variante Sportstourer, con cambio manual o automático DSG, y con los acabados Style, Xcellence e, incluso, FR, de tono más deportivo y que ya cuenta con selector de modos de conducción Seat Drive Profile. Bien es cierto, y conviene puntualizarlo, que el Sportstourer actualmente solo se ofrece con caja manual, pero próximamente llegará también con transmisión DSG.

Con 130 CV

En todos los casos, por supuesto, bajo el capó encontramos el motor 1.5 TGI de 130 CV, un cuatro cilindros turboalimentado y de inyección directa que deriva del 1.5 TSI y ha sido adaptado técnicamente para operar con GNC o, cuando éste se agote, con gasolina. Porque por defecto funciona con gas, combustible que obtiene de tres tanques (dos bajo el maletero y uno bajo la banqueta posterior) que suman 17,3 kilos, lo que daría según la firma de Martorell para unos 440 kilómetros de autonomía. Y si agotamos el gas, el sistema pasa automáticamente a gasolina, sin que notemos absolutamente nada. En ese caso dispondremos de otros 120 ó 150 kilómetros de autonomía real, pues el depósito admite 9 litros, ya que opera como una fuente de energía secundaria. En este sentido, los 103 puntos de abastecimiento de GNC en España siguen siendo pocos, aunque la mayoría de las zonas muy pobladas o de las principales rutas sí están bien cubiertas, y queda solucionar la falta de gasineras en áreas concretas como Cantabria, Valladolid, los Pirineos o ciertas áreas de Andalucía, como Córdoba o la Costa del Sol.

Durante la presentación tuvimos ocasión de probar un León TGI Xcellence de cinco puertas con caja manual, y en ese caso concreto se homologa un gasto medio WLTP entre 3,7 y 4,1 kg/100 km. Si no sabemos lo que cuesta el GNC podemos dar poca importancia a ese dato, pero si decimos que el precio del kilo de gas natural comprimido está entre 80 y 85 céntimos, la conclusión es que el gasto de carburante por cada 100 kilómetros ronda los 3 euros, y eso es tanto como conducir un diésel que consuma 2,4 l/100 km. Y eso... no lo hay. Sería lógico preguntarse si en la práctica el León TGI gasta eso o más, y podemos responder que ni una cosa ni la otra, porque en nuestro test requirió aún menos. Se trataba de un recorrido con bastante carretera de todo tipo y muchas travesías de poblaciones, pero los 3,5 l/100 km medido te hacen esbozar una sonrisa, porque supone una autonomía real de casi 500 kilómetros y un coste en carburante cada 100 kilómetros entre 2,80 y 2,98 euros. Imbatible. Es un 50 por ciento menos de lo que costaría hacer ese recorrido con gasolina y un 30 por ciento menos que si lo hacemos con un diésel.

Pero es que, además, el León TGI va de cine. Puede que no sea un misil, pero con esos 130 CV anda más que de sobra, pues ofrece agrado de conducción y responde con brío en operaciones que lo exigen, como un adelantamiento a un vehículo de transporte o una incorporación a una autovía con circulación intensa, ya que el par máximo está disponible desde solo 1.400 vueltas. De hecho, anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,8 segundos con la caja manual de seis velocidades y en 9,6 con la DSG de siete. Y el comportamiento, similar al de otras versiones de la gama, con aplomo en curva, un buen equilibrio entre confort y estabilidad, una dirección rápida y precisa, o una sólida frenada. El maletero, eso sí, queda reducido de 380 a 300 litros en el caso de la variante de cinco puertas, y de 620 a 480 litros en el caso de que elijamos la versión Sportstourer.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon