jueves, 18 agosto 2022

El primer Maserati Ghibli Spyder busca hogar. Ojo a su precio

El Salón de Automóvil de Turín del año 1966 fue el escenario elegido por Maserati para presentar al mundo entero su fascinante Ghibli. Aquel deportivo con carrocería coupé se hizo rápidamente un hueco entre la alta sociedad y pronto sus afortunados propietarios pidieron a la casa del tridente una versión descapotable. Felices de complacer a sus ricos clientes, Maserati confió en el carrocero italiano Ghia para crear este Spyder.

Tan solo se llegaron a fabricar 125 unidades del sensacional Maserati Ghibli Spyder, que ahora son verdaderos objetos de colección. Pero esta unidad en concreto es más especial que el resto, pues esconde el número de chasis #1001. Eso significa que ante tus ojos tienes el primer Maserati Ghibli Spyder de la historia, que además presenta algunas peculiaridades en su diseño.

Ghia se encargó de crear el Maserati Ghibli Spyder

1968 Maserati Ghibli Spyder Prototype. Imagen estática trasera.

Para comenzar hay que decir que esa carrocería inicialmente es obra del maestro Giorgetto Giugiaro. Y sobre el resto de los Ghibli Spyder que llegaron a continuación, este presenta unos tiradores para las puertas específicos y montados sobre unos óvalos cincelados en su carrocería. También se ocultaron los tapones para llenar su depósito de gasolina, pues estos se encuentra en el maletero en este Ghibli Spyder #1001.

La tapa del maletero también es más larga en este prototipo que en las unidades de producción posteriores, además de que sus aletas posteriores tienen unos perfiles más marcados que ayudaban a incrementar la rigidez estructural del Maserati Ghibli Spyder. Otros detalles especiales son la ausencia de antena para el equipo de radio. Y el que los emblemas se ubican en el lado izquierdo, cuando en los de producción había uno a cada lado de la matrícula.

Como el resto de Ghibli esconde un 4.7 V8 atmosférico

1968 Maserati Ghibli Spyder Prototype. Imagen motor.

Mecánicamente el primer Maserati Ghibli Spyder de la historia es prácticamente calcado al resto. Ahora bien, las dos culatas de su 4.7 V8 atmosférico son especiales. Y es que este motor estaba destinado a contar con doble encendido, una característica común en los primeros ejemplares. A pesar de todo se cree que ningún vehículo estuvo equipado con este detalle. Y hablamos de un bloque capaz de generar un total de 315 CV de potencia.

A pesar de que Maserati sabía que el diseño del Ghibli Spyder definitivo sería distinto a este prototipo, no dudó en llevarlo al Salón del Automóvil de Turín en 1968. También se llevó a Estados Unidos en la década de los años ‘70 y en los años ‘80 se dice que se guardó en un garaje. Eso significa que este vehículo ha estado perfectamente mantenido en condiciones razonables. Pero también se han realizado modificaciones a lo largo de su vida, como instalar espejos retrovisores y altavoces.

Este Maserati Ghibli Spyder ya fue subastado hace cuatro años

1968 Maserati Ghibli Spyder Prototype. Imagen interior.

En el año 2018 los expertos de RM Sotheby’s subastaron en Monterey subastaron este Maserati Ghibli en Monterey. Su nuevo propietario lo envió directamente a los expertos de RM Auto Restoration para una renovación completa. Dicha restauración sumaba una reconstrucción completa de su motor, de los carburadores Webber, el distribuidor, la transmisión, los frenos, la suspensión… Se volvió a reparar el radiador original y se instaló un nuevo cableado, una bomba de agua y tuberías nuevas para que su 4.7 V8 volviera a la vida.

El salpicadero de este Maserati Ghibli Spyder se recubrió con el tejido adecuado y se instaló una nueva moqueta en color marrón. Sus asientos se volvieron a tapizar con cuero marrón, se reemplazó el parabrisas delantero, se restauraron sus llantas Campagnolo originales, se instalaron nuevos neumáticos Pirelli Cinturato

Esperan que alcance un precio para comprar seis MC20 a estrenar

1968 Maserati Ghibli Spyder Prototype. Imagen estática frontal.

Por si no fuera suficiente, la carrocería se dejó en el metal desnudo para subsanar pequeños defectos y detalles de corrosión. Para luego aplicar el original Giallo. También su capota se reconstruyó para dejar a este Maserati Ghibli Spyder como recién salido de fábrica allá por 1968. Como te podrás imaginar, devolver a su máximo esplendor a esta maravilla no salió barato, porque se aporta una factura de 422.000 dólares. Eso lo puedes traducir en algo así como en 413.340 euros al cambio actual.

Pero no hay problema, porque su afortunado propietario va a recuperar todos y cada uno de los dólares invertidos en su flamante Maserati Ghibli Spyder. Y es que los especialistas de RM Sotheby’s, quienes lo van a subastar en Monterey el próximo viernes 19 de agosto, esperan que cambie de manos por entre 1.250.000 y 1.600.000 dólares. Eso es el equivalente a entre 1.225.000 y 1.567.000 euros. O lo que es lo mismo, para comprarte seis unidades del Maserati MC20 a estrenar.