jueves, 29 septiembre 2022

Porsche Boxster. El coche que salvó a la marca

Durante la década de 1990 Porsche AG vivía momentos complicados. La bajada de las ventas y unos costes de producción altos debido a cuatro gamas de productos técnicamente diferentes (911, 944, 968 y 928), pusieron en problemas a la compañía. El punto de inflexión llegó en 1996, con el lanzamiento del Porsche Boxster, un roadster de motor central que atrajo a clientes más jóvenes.

«No creíamos que el tipo 989 de cuatro plazas que se estaba desarrollando en ese momento pudiera rescatarnos de nuestra difícil situación financiera. Además, ese vehículo tampoco permitiría ninguna pieza común con la gama 911, pues era una línea de producto independiente. Ese nuevo coche debería costar unos 70.000 marcos y también ser atractivo para los clientes más jóvenes», ha asegurado Horst Marchart, responsable de Investigación y Desarrollo.

1 zav2cP7ERtY8J Motor16

El primer Boxster de la generación 986 compartió la parte delantera, las puertas y otros componentes con el 911 de la generación 996, que aterrizó en el mercado en 1997. Esta nueva estrategia consiguió reducir los costes de producción y de inventario en ambas gamas.

«Queríamos bajar los costes de producción de los coches nuevos un 30%, lo que fue posible, entre otras cosas, gracias al uso de elementos comunes para distintos modelos», ha finalizado Marchart.