Porsche Boxster y Cayman. Cambian de nombre
SE LLAMARÁN 718

Porsche Boxster y Cayman. Cambian de nombre

La nueva generación de los Porsche Boxster y Cayman cambia de nombre y adoptan la denominación 718 para homenajear a los modelos de cuatro cilindros que lograron importantes triunfos en competición.

Redacción

16 de Diciembre 2015 09:31

Comparte este artículo: 8 0

Los Porsche Boxster y Cayman de la nueva gama 2016 cambiarán su nombre añadiendo el 'prefijo' 718, que recuerda a los innovadores deportivos de 1957 y que obtuvieron grandes éxitos en competición. Los 718 Boxster y 718 Cayman muestran más similitudes, tanto visuales como técnicas y ambos equiparán potentes motores bóxer de cuatro cilindros turboalimentados.

Pero en el futuro el Boxster se posicionará con un precio más elevado que el coupé, como ocurre ya con los modelos 911. Porsche lanzará los 718 Boxster y 718 Cayman en el transcurso de 2016. Esta gama es una continuación del experimentado concepto de cuatro cilindros y de la historia de los reconocidos deportivos Porsche.

El último ejemplo es el 919 Hybrid LMP1 de competición, que también tiene un muy eficiente propulsor de cuatro cilindros turboalimentado, con tan solo 2 litros de cilindrada. Con él, Porsche no sólo ha terminado en primer y segundo lugar en las 24 Horas de Le Mans, sino que también ha ganado recientemente los títulos de constructores y de pilotos en el Campeonato del Mundo de Resistencia (WEC). Con estas victorias, el 919 Hybrid abre una nueva era para experimentar el potencial de los futuros motores deportivos Porsche.

718, historia de un triunfador

Los motores bóxer de cuatro cilindros tienen una larga tradición en Porsche y han gozado de increíbles éxitos. A finales de los años 50, el 718, sucesor del legendario Porsche 550 Spyder, representó el máximo nivel en la configuración de motores planos de cuatro cilindros. Ya fuera compitiendo en las 12 Horas de Sebring en 1960 o en el Campeonato Europeo de Montaña que corrió entre 1958 y 1961, el Porsche 718 se impuso a numerosos contrincantes con su potente y eficiente propulsor bóxer de cuatro cilindros.

El 718 consiguió en tres ocasiones la victoria en la legendaria prueba italiana de la Targa Florio, en Sicilia, entre 1958 y 1961. En las 24 Horas de Le Mans de 1958, el 718 RSK con el motor cuatro cilindros de 142 caballos logró el tercer y cuarto puesto de la clasificación general, peleando contra vehículos de mucha mayor potencia.

Artículos recomendados

Sigue Motor16