miércoles, 18 mayo 2022

Peugeot 205 T16. Una leyenda en las pistas y en el desierto

La historia del Peugeot 205 T16 comenzó en 1981, con el nacimiento de la escudería oficial Peugeot Talbot Sport, que más tarde acabaría convirtiéndose en la actual Peugeot Sport. La idea era reforzar el compromiso con la competición, tras casi un siglo de participación en las pruebas más importantes del calendario internacional.

La primera meta que se puso la división de competición de la marca era triunfar en el Campeonato Mundial de Rallies. Debido a ello, nació una leyenda: el Peugeot 205 T16, desvelado el 23 de febrero de 1983. Esta versión de 200 CV debía fabricarse en serie y ponerse en venta a particulares para cumplir con la normativa del Grupo B. En total, se comercializaron 200 unidades muy cotizadas entre los coleccionistas.

Tras un gran trabajo de desarrollo, Peugeot Talbot Sport recibió su primer automóvil de competición a finales de ese año. Se trataba de un Peugeot 205 T16 de cuatro ruedas motrices y motor turbo. Con 320 CV y 900 kg de peso, se estrenó en el Rally Terre de Sarlat de 1983.

Debut en la máxima categoría

Al año siguiente, el Peugeot 205 T16 se estrenó en la máxima categoría subiendo a lo más alto del podio. El finlandés Ari Vatanen abrió el casillero imponiéndose en casa, en el Rally de los 1000 Lagos, algo que se repitió en el Rally San Remo y en el RAC Rally.

En 1985, el 205 T16 y Ari Vatanen comenzaron el campeonato en Montecarlo por todo lo alto, algo que prolongaría semanas después en Suecia. Por su parte, Timo Salonen tomaría el relevo con triunfos en Portugal, Grecia, Nueva Zelanda, Argentina y Finlandia. Resultado: el piloto finlandés consiguió el Mundial de Pilotos y primer título de Constructores para Peugeot.

Un año más tarde, los Peugeot 205 T16 de los finlandeses Juha Kankkunen y Timo Salonen y del francés Bruno Saby se impusieron en seis de las diez pruebas de la temporada. Algo que dio la Clasificación de Pilotos a Kankkunen y el certamen de constructores a Peugeot.

Llega al París-Dakar

Peugeot se metió en la cabeza hacer de este automóvil una leyenda. Para ello, nada mejor que la prueba automovilística más exigente del mundo: el París-Dakar. La escuadra estaba formada por tres Peugeot 205 Turbo 16 y un excelente plantel de pilotos: Ari Vatanen, Shekhar Mehta y Andrea Zanussi. Peugeot dominó la prueba de principio a fin alternándose Mehta con Vatanen, que finalmente se impuso en el Lago Rosa.

La edición siguiente se consideraría una de las más duras de la historia: de los 603 participantes solo 151 llegaron a meta. 1987 fue el año del debut del Peugeot 405 T16, pilotados por Vatanen y Berglund. Sin embargo, Juha Kankkunen lograría imponerse al final al volante de su 205, dando muestras de la competitividad de un automóvil que regresaría al podio, esta vez en el tercer escalón, en 1990, completando un triplete de leyenda.