domingo, 5 febrero 2023

Míkel Palomera (CEO Seat) «Cupra y Seat serán líderes del mercado español en 2023»

Alejado de cualquier planteamiento agorero sobre el futuro de la marca Seat, tal y como se ha publicado por parte de algunos medios, Míkel Palomera, uno de los más sólidos dirigentes del automóvil en España, nos resuelve la ecuación en la que logra encajar el futuro de Seat y Cupra, unidas eso sí bajo el paraguas común de Seat SA.

Por un lado Cupra nace como la marca capaz de llegar hasta aquellos mercados y personas que por “prejuicios” no se ven en un Seat. Una respuesta perfecta que además responde a las necesidades de electrificación que exige el mercado y a la reducción de emisiones contaminantes. Una electrificación que en estos momentos “la marca no puede acometer de una sola vez”, por lo que en este contexto cada una de las firmas Seat y Cupra encuentran su razón de ser.

Palomera, así encajan Seat y Cupra

Destaca el momento especialmente delicado que viven los fabricantes tradicionales de coches con motor térmico, pues les resulta “difícil ser creíbles dentro del fenómeno de la electrificación y las nuevas tecnologías cuando tienes un pasado térmico tan potente”. En este punto la solución por la que optan las marcas es desdoblarse, tal como han hecho Seat y Cupra; “algunas firmas apuestan por crear otra división completamente nueva que les permita ser creíbles en este entorno tan cambiante y de nuevas tecnologías”. De hecho firmas como Renault o Ford también han optado por creación de diferentes divisiones para asumir los retos impuestos por la ecología y las nuevas tecnologías.

Palomera

Seat, eso sí, no pierde su vocación de “marca de volumen y de liderazgo de mercado”, tal y como logró conseguir durante cinco años consecutivos en España. Todo ello dentro de lo que el propio Míkel ha calificado como la “tormenta perfecta en el sector del automóvil”, una situación actual en la que se “juntan problemas como el cambio de modelo de distribución, el cambio tecnológico que exige la electrificación, la regulación medioambiental, la incertidumbre económica, la falta de stocks de automóviles y la inflación desbocada que afecta a las materias primas”.

Panorama muy complejo

Realidades que pintan un panorama extremadamente complejo en el que además hay que hacer hueco a los nuevos actores que llegan desde Asia, con productos de calidad y a un precio muy competitivo, aunque como reconoce el propio Palomera, “la competencia siempre es bueno porque nos hace avanzar”.

Por si fuera poco todos los mensajes que llegan desde Europa tienen una componente negativa, en el que ha calado «la desaparición de los coches de combustión en 2035”.

Todos estos elementos configuran un panorama muy complejo en el que la única respuesta por parte de los fabricantes para por la “transformación a ritmo vertiginoso para dar respuesta”.

Palomera

Los clientes cambian muy rápido de gustos y pareceres, algo que se ha “acelerado aún más después de la epidemia de COVID. Asistimos a transformaciones técnicas, de venta, de distribución y de los entornos urbanos que han generado nuevas necesidades a las que tenemos que dar respuesta de la forma más rápida posible”.

Ahora hasta un “87 % de los clientes usan Google y Youtube para informarse sobre coches, con un creciente interés por la compra de vehículos on line”. En este punto entran en juego los concesionarios que deben asumir su nuevo rol y confiar en la rentabilidad que le va a aportar, “concesionarios que deben convertirse en centros de experiencia de la marca”.

Es precisamente esta la principal ventaja de los fabricantes veteranos frente a las nuevas firmas que llegan sin concesionarios ni redes comerciales. “Marcas como tesla, Lyn&Co o Polestar no disponen de redes de comercialización, un hándicap muy importante”.

La clave: los fondos PERTE

En este proceso Míkel agradece el papel de ayuda de los fondos europeos PERTE, “sin los cuales los fabricantes no podrían haber llevado a cabo este proceso en el que estamos, la transferencia de fondos PERTE va a permitir la adaptación de las dos fábricas del Grupo VW en España, Pamplona y Martorell”.

En el caso de Seat la clave está en enfrentarse a la realidad como SEAT SA, que engloba tanto a Seat como a Cupra, dos firmas muy distintas y con un recorrido muy diferente por delante. “A día de hoy SEAT SA es la segunda  marca del mercado por volumen de ventas y las previsiones es que seamos la primera el año que viene” cada una eso sí con su personalidad. Hay que valorar que “Seat es a día de hoy la segunda marca más deseable del mercado entre los clientes menores de 40 años por detrás de Volkswagen, una realidad con un valor incalculable”.

Palomera

Seat sale muy reforzada en esta estructura, una marca en la que como destaca Míkel “el Grupo ha invertido hasta 8.000 millones de euros en los últimos años y que cuenta con una gama completamente actualizada”, su mayor reto para los próximos años es “dar respuesta a las necesidades que se vayan planteando sin perder la identidad como marca de volumen y apostando por los híbridos como la respuesta a las necesidades actuales del mercado ene ste momento”.

Respecto a la evolución del mercado esperan un cierre de año “entre un 3 y un 4% por debajo del año pasado, una cifra inferior a las 834.000 unidades de 2021. Pero con una «magnífica noticia para la red» y es una mejora de facturación y lógicamente en beneficios en torno a un «2% ayudados por el excelente comportamiento de Cupra y del vehículo de ocasión de Seat», que se vende rápido y bien”. Todo ello con un objetivo en mente, “que la suma de ventas de ventas de Seat y Cupra les permita ser líderes del mercado en 2023”.

Pese a ello aboga por el regreso del mercado a unas cifras de venta por encima de 1.300.000 coches, tanto por motivos de facturación como por el necesario rejuvenecimiento del parque, pues es la única forma de asegurarse la necesaria renovación del envejecido parque móvil nacional.