lunes, 5 diciembre 2022

Opel. Historia de los familiares compactos

Tras la Segunda Guerra Mundial, en una época que todo estaba por volver a empezar, inesperadamente llegó el baby boom. Un baby boom que supuso una expansión demográfica que llenó las calles de niños. Esta nueva oleada de familias supuso un reto para las grandes fábricas automovilísticas, puesto que demandaban vehículos capaces de transportar a todos sus familiares con sus respectivas maletas. Hasta entonces el concepto de coche familiar no existía como lo conocemos hoy. Si querías un vehículo con mayor capacidad de carga era común que de forma artesanal se instalasen asientos adicionales en la parte trasera de los vehículos comerciales.

Opel a la vanguardia de las expectativas

Poco a poco, algunas empresas empezaron a ofrecer kits que convertían vehículos industriales al transporte de pasajeros. Una de ellas fue Opel, que gracias a su Olympia Kastenwagen (una furgoneta destinada al transporte de mercancías) se convertiría de algún modo en el primer vehículo en ser transformado en una especie de monovolumen. En Opel vieron la oportunidad que representaba este segmento incipiente, por lo que en 1953 lanzaron al mercado el novedoso Opel Olympia Rekord Caravan. Era un amplio familiar cuyo motor apenas desarrollaba 40 CV, pero podía cargar con una gran familia y sus bártulos. 

Pero no sería hasta 1963 cuando Opel lanzase el Opel Kadett A, un coche que sembró el germen del compacto tradicional del segmento C. Aunque por fuera apenas medía 3,92 metros, sus finos paneles de carrocería y asientos permitían un gran aprovechamiento del espacio. Y algo bueno tuvo que hacer porque desde entonces ha vendido 5,4 millones de vehículos familiares. Para los que deseen saber más acerca de este éxito, os ofrecemos un repaso completo foto por foto de los vehículos familiares de Opel.

Opel Kadett Caravan A 1963-1965. El comienzo del éxito

Motor16

Opel lanza el Kadett A, cuya versión Caravan tenía únicamente tres puertas, revolucionó el segmento de los compactos en 1963. Con 3,92 metros de longitud, tenía un enorme espacio interior y ventanas panorámicas. Su pequeño cuatro cilindros de 993 cc desarrollaba 40 CV, que movían únicamente las ruedas traseras. Opel construiría cerca de 650.000 unidades de este modelo A hasta 1965 cuando fue sustituido por el B.

Opel Kadett B Caravan 1965-1973. Fórmula renovada

Motor16

Ya con una longitud superior a los 4 metros, el Opel Kadett B Caravan se vendía en configuración de cinco puertas de forma opcional, y podía cargar bultos de hasta 1,57 metros de largo en su maletero. Llegó a estar disponible con un motor de 1.1 litros y 55 CV de potencia. Se vendieron 2,6 millones de Opel Kadett B, un éxito que no se limitó solo su país de nacimiento. En 1966 la cuota de exportación alcanzó el 50 por ciento con clientes en 120 países de todo el mundo.

Opel Kadett C 1973-1979. Calidad en todas sus formas

Motor16

Aunque los Opel Kadett C son recordados por sus temibles versiones deportivas GT/E, fueron los sedán y los Caravan los que contribuyeron a sus ventas totales de 1,7 millones de coches. Fue el último Kadett de propulsión trasera. El bonito familiar estaba disponible con un popular motor de 1,2 litros y 60 CV de potencia. Los expertos de la época decían lo siguiente de este vehículo: «El Kadett no solo se conduce excepcionalmente bien sino que también está bien diseñado con una gran construcción. Además, requiere poco mantenimiento, es fácil de reparar y económico a la hora de correr».

Opel Kadett D 1979-1984. El referente en espacio

Motor16

Presentado en el Salón de Frankfurt del año 1979, el Opel Kadett D estrenó una nueva plataforma de tracción delantera, y gracias a un packaging muy eficiente, en sus 4,20 metros de longitud entraban objetos de hasta 1.420 litros de volumen. Discos de freno delanteros y un nuevo motor 1.3 SOHC de 75 CV eran dos importantes alicientes técnicos.

Opel Kadet E 1984-1991. El primero coche del año

Motor16

La última generación de Opel Kadett fue lanzada en 1984, y fue uno de los primeros familiares en abandonar aquella imagen tan cuadriculada, con el objetivo de prestar especial atención a la aerodinámica. Creció aún más en tamaño y popularizó los motores diésel en vehículos familiares: aún se ven rodar aquellos primitivos 1.7 diésel atmosféricos de 54 CV de potencia.

Opel Astra F 1991-1997. El Kadett se convierte en Astra

Motor16

Llegan los años noventa y llega el primer Opel Astra. Los Opel Astra F han sido el Opel más exitoso de la historia: se vendieron 4,13 millones de unidades en los 6 años que estuvo a la venta. Motores de inyección electrónica, los primeros airbag y más espacio que nunca fueron sus principales armas en un mercado ya muy competitivo.

Opel Astra G 1998-2004. Camino hacia el nuevo milenio

Motor16

Puesto a punto por Lotus, y con un diseño que aún no acusa los 18 años que han pasado desde su lanzamiento, el Opel Astra G fue el primer Astra en tener una carrocería completamente galvanizada. Su seguridad fue reforzada y el crecimiento de su batalla permitió llevar su capacidad interior un paso más allá. Fue el primer Astra familiar en llevar el apellido OPC, y un motor 2.0 turbo de 192 CV bajo el capó.

Opel Astra H 2004-2010. Un concepto ganador

Motor16

El Opel Astra H ya tenía una longitud superior a los 4,50 metros, y su batalla de 2,70 metros era la más larga hasta la fecha. Con un apellido Sport Wagon, enfatizaba el lado lúdico de aquellos vehículos aún conocidos como ranchera. Amortiguación electrónica, iluminación adaptativa en curva o potentes turbodiésel de hasta 150 CV de potencia supusieron un reto considerable para sus rivales.

Opel Astra J 2010-2015. El primer Sports Tourer

Motor16

El Opel Astra J estrenó la denominación Sports Tourer, y durante los 6 años en los que estuvo a la venta tuvo que soportar, con razón, acusaciones de sobrepeso y dinámica mejorable. Más cargado de tecnología, pero sin ninguna innovación radical, sí disfrutaba del mayor espacio y capacidad de carga hasta la fecha conocidos en la familia Astra.

Opel Astra K 2016. Puera eficiencia

Motor16

El nuevo Opel Astra K Sports Tourer, pese a tener idénticas dimensiones que su predecesor, es al menos 110 kilos más ligero y hasta 190 kg en algunas versiones. 53 años después, ha vuelto a equipar motores de 1 litro bajo su capó, aunque sean tricilíndricos  con más del doble de potencia que el Kadett A.