Nuevo Hyundai Tucson. Por la puerta grande
LLEGARÁ A FINALES DE AÑO

Nuevo Hyundai Tucson. Por la puerta grande

La cuarta generación de este exitoso SUV debuta con un diseño más vanguardista, una mayor carga tecnológica y una amplia gama de motores en los que la electrificación cobra un mayor protagonismo. Analizamos todos sus nuevos y numerosos argumentos.

Redacción

15 de Septiembre 2020 11:58

Comparte este artículo: 18 3

La cuarta generación del Hyundai Tucson ya es una realidad. Nuevo de arriba a abajo, apuesta sin complejos por una nueva línea de diseño más vanguardista y se rodea de una mayor carga tecnológica, incluida una amplia gama de motorizaciones electrificadas que incluye variantes híbridas, híbridas enchufables y la ya popular hibridación ligera, en este caso de 48V. Una rotunda puesta en escena para seguir por la exitosa senda de este modelo global, del que se han vendido más de siete millones de unidades por todo el mundo desde su lanzamiento en 2004.

En términos de diseño el nuevo Tucson rompe con el pasado, sobre todo en el frontal. La nueva línea 'sensuous sportiness' que comenzó tímidamente con el Nexo alimentado por una pila de combustible, alcanza ahora todo su esplendor. Llama y mucho la atención la nueva parrilla retroiluminada, que se integra perfectamente con los sofisticados faros de led situados en varios niveles. En la zaga, de corte atlético y deportivo, los pilotos están unidos por una línea de luz, y es el primer modelo de la marca que oculta el limpiaparabrisas al ubicarlo en la parte superior, camuflado bajo el alerón. Destacar el logo de la marca con efecto tridimensional sobre la propia luna trasera.

Más grande y habitable

Este modelo nace desde una nueva plataforma y ha crecido en todas sus dimensiones. Ahora alcanza los 4,50 metros de longitud,1,87 de ancho y 1,65 de alto, es decir, incrementa en 20, 15 y 5 milímetros, respectivamente, esas dimensiones respecto al modelo anterior. Además estira la distancia entre ejes hasta los 2,68 metros (10 milímetros más).

También el interior ha dado un gran vuelco. Ahora está totalmente digitalizado, comenzando por el cuadro de mandos, que ofrece una atractiva vista en tres dimensiones, y terminando por la generosa pantalla táctil del salpicadero, de hasta 10,25 pulgadas en su máxima expresión, que aglutina buena parte de la información del vehículo. Han desaparecido todos los mandos físicos tradicionales (es el primer Hyundai lo que hace) en favor de pulsadores capacitivos, una tendencia al alza en muchos vehículos. Visualmente queda muy bien, aunque habrá que esperar a que caiga en nuestras manos para comprobar si es eficaz e intuitivo, algo que no ocurre en todas las ocasiones.

Detalles premium

De lo que no hay duda es de que la puesta en escena es más atractiva y se rodea de mayor calidad. Se ha puesto especial énfasis en la ergonomía y en que todo lo que nos rodea sea más agradable, incluida una sofisticada iluminación ambiental que nos permite elegir entre 64 colores diferentes y 10 intensidades de brillo. También se ha hecho hincapié en el confort y suavidad del sistema de climatización, más efectivo y menos sonoro, que atiende ahora a tres zonas del interior. Asimismo, los pasajeros de las plazas traseras gozarán de 26 milímetros más de espacio para las piernas, mientras que la capacidad del maletero también aumenta. La marca anuncia hasta 620 litros, aunque el volumen se reduce hasta en 74 litros en función de las diferentes variantes híbridas, debido a la ubicación en la zona de la batería.

Hibridación a la carta

Tampoco parece que será un problema encontrar la motorización que mejor se adapte a nuestras necesidades. El nuevo Tucson ofrece una completa gama de propulsores, con tres opciones electrificadas y dos motores térmicos. Entre las primeras podremos elegir las variantes híbridas ligeras de 48V (MHEV) asociadas a un bloque de gasolina 1.6 T-GDI con 150 o 180 CV, o un turbodiésel 1.6 CRDi de 136 CV.

Un escalón por encima en cuanto a eficiencia se sitúa la nueva versión híbrida (HEV) 1.6 T-GDI, que rinde 230 CV, mientras que los que prefieran la opción de un híbrido enchufable (PHEV) con 265 CV tendrán que esperar hasta la primavera de 2021. Ya sin hibridación por medio, el Tucson también ofrece una variante de gasolina 1.6 T-GDI de 150 CV y un turbodiésel 1.6 CRDi de 115.

En función de la versión elegida todas estas motorizaciones se pueden combinar con la nueva transmisión manual inteligente iMT de seis relaciones, que funciona de manera electrónica y desacopla el motor del cambio cuando se deja de pisar el acelerador, o con la ya conocida cajaautomática DCT7 con doble embrague. Asimismo la oferta contempla variantes con tracción delantera o total. Estas últimas incrementan el agarre y cuentan con tres modos de conducción específicos, para barro, arena o nieve.

Suspensión adaptativa

Ya hemos comentado antes que el Tucson es un modelo global y por eso se adapta a los diferentes mercados. En Europa la dinámica cobra mayor protagonismo que en otras latitudes, por eso se ha puesto a punto en el endiablado circuito alemán de Nürburgring. El chasis recurre a un esquema McPherson delantero y multibrazo trasero, y cuenta con suspensión adaptativa que varía su firmeza en función de los programas de conducción Eco, Normal o Sport. También se ha mejorado el tacto y la precisión de la dirección eléctrica y monta llantas entre 17 y 19 pulgadas.

De lo más completa es la lista de asistentes de conducción, que convierten al Tucson en uno de los vehículos más seguros de su categoría. Y para muestra un botón: son nuevos o mejorados sistemas como la frenada autónoma de emergencia con detección de peatones, ciclistas y función de giro, la alerta de puesta en marcha del vehículo que nos precede, un asistente de conducción en autopista, un control de crucero adaptativo que ahora usa los datos de la navegación, un asistente de límite de velocidad inteligente y otro de salida segura, un monitor de punto ciego o una alerta de tráfico cruzado en la zaga, entre otros.

Asimismo también se sitúa a la vanguardia en cuanto a conectividad se refiere. Podemos replicar nuestros smartphone con Apple CarPlay y Android Auto, disfrutar de la navegación Connected Routing de una manera más rápida y precisa odisponer de los servicios LIVE de Hyundai que nos abren un mundo de posibilidades del mundo exterior.

El nuevo Tucson ya es una realidad. Ahora nos falta conducirlo, algo que haremos en los próximos meses porque está previsto que su comercialización se inicie antes de que concluya el presente año.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon