jueves, 11 agosto 2022

La nueva maravilla de Singer se llama Turbo Study y es un 964 con 510 CV

El especialista Singer Vehicle Design a menudo diseña vehículos a modo de banco de pruebas para saber si va por el camino correcto. A principios de este año nos sorprendieron a todos con su Turbo Study, al que ahora dan una vuelta mostrando esta versión aún más prestacional que nos hace soñar con el Porsche 964 ideal.

El sensacional Singer Turbo Study se va a convertir en el primer vehículo mejorado por la compañía de California que no utiliza un corazón atmosférico. Este extraordinario deportivo, que nace sobre la base de un Porsche 911 de la generación 964, esconde en la parte trasera un motor boxer y aircooled, pero en esta ocasión sobrealimentado.

El segundo Turbo Study tiene un enfoque más deportivo

Singer Turbo Study 510 CV. Imagen estudio frontal.

Pero empecemos por lo que se ve. Como es tónica habitual en las artesanales creaciones de Singer Vehicle Design, se nace del mencionado Porsche 911 de la generación 964. Pero todos y cada uno de sus componentes se desmontan y restauran. Muchos incluso se reemplazan por piezas actuales y en el caso de la carrocería, directamente desaparece. Singer fabrica de forma artesanal un exterior calcado al original, pero donde cada panel es de fibra de carbono. Si el primer Turbo Study lucía una carrocería acabada en color Wolf Blue, este segundo ejemplar se decanta por el color Turbo Racing White con unas inconfundibles franjas en color verde. Este tono que recorre toda su carrocería también se ha trasladado a sus exclusivas llantas Fuchs.

El toque moderno lo ponen sus faros y pilotos con tecnología Full LED. Y tampoco falta la toma de carburante en el centro del capó. Detalle que no contemplaba el primer Turbo Study de Singer y que es muy habitual en las creaciones de este especialista.

Interior clasico, pero con detalles muy racing

Singer Turbo Study 510 CV. Imagen interior.

Si damos el salto al interior, esta criatura poco tiene en común con el primer Singer Turbo Study. Aquel presentaba confortables asientos con regulación eléctrica y vestidos en cuero Malibu Sand. Por su parte este tiene un aire más racing. Y es que sus asientos ahora son de carreras y fabricados en fibra de carbono. Se visten en tela Houndstood Grun con clásico aspecto, que también se lleva a los paneles de las puertas. No desentonan sus relojes analógicos, el clásico volante Porsche, los acentos en fibra de carbono… Y si hay detalles modernos fuera, dentro ocurre lo mismo. Muestra de ello es su aire acondicionado o su cargador inalámbrico.

El segundo ejemplar de Singer Turbo Study esconde en su parte trasera un sensacional motor 3.8 boxer de seis cilindros. Este clásico corazón se fabrica desde cero manteniendo su naturaleza aircooled y contando con dos turbocompresores y dos intercooler creados para la ocasión, que cogen aire por medio de unas tomas de refrigeración por delante de las ruedas traseras y con un diseño al más puro estilo aleta de tiburón. También presentan válvulas de descarga electrónica y según la compañía puede generar un total de 510 CV de potencia. Eso son más que los 450 CV anunciados en el primer Turbo Study, que eso sí, también puede solicitarse con propulsión trasera o con tracción. Pero siempre conectado a un cambio manual de 6 velocidades.

Más de 70 afortunados han reservado su Turbo Study

Singer Turbo Study 510 CV. Imagen estudio pefil.

Pero el Turbo Study de Singer no es solo un Porsche 911 reinventado y con un motor más potente. Tanto es así que esta criatura también esconde un sistema de frenos desarrollado para la ocasión, un sistema ABS, control de tracción… Sin pasar por alto la capacidad de personalización que ofrece este artesanal constructor.

Singer no ha desvelado el precio de partida de su sublime Turbo Study. Y es de suponer que cada uno variará de forma considerable dependiendo del nivel de personalización. Pero parece ser que eso no ha sido ningún problema para más de 70 afortunados, y adinerados clientes, que ya han reservado su Turbo Study.