Nissan NV300. El que faltaba
Al volante

Nissan NV300. El que faltaba

Un año después del lanzamiento de sus tres compañeros de proyecto -Renault Trafic, Opel Vivaro y Fiat Talento- llega al mercado el Nissan NV300, que ocupa el espacio dejado en su día por el Primastar y supone un avance en todo: más espacio, menos gasto, nuevas tecnologías...

Pedro Martín

Pedro Martín

10 de Septiembre 2017 19:41

Comparte este artículo: 58 0

El 25 de noviembre se inicia la comercialización en España del NV300, un vehículo comercial nuevo pero cuya imagen ya resulta familiar -salvo el logo de cada marca, los cuatro productos comparten casi todo a nivel estético- y que va destinado a un segmento vital, que representa el 27 por ciento de las ventas europeas de LCV (vehículos comerciales ligeros), aunque en nuestro país la proporción se reduce al 14 por ciento.

La casa japonesa ofrece para el NV300 la misma garantía de 5 años o 160.000 kilómetros -la mayor del mercado- de la que se benefician Navara, NV200 y NV400, o los camiones NT400 y NT500. Además, los intervalos de mantenimiento se amplían a dos años o 40.000 kilómetros, lo que reduce los costes a la larga. Y en el uso diario también ahorran, pues el NV300, dotado de cuatro variantes diferentes del diésel 1.6 dCi de la Alianza Nissan Renault, gasta menos que su antecesor. En concreto, la versión más eficiente anuncia 5,9 l/100 km y emisiones de 155 g/km de CO2.

Empezando por abajo, la gama ofrece dos motores de un solo turbo, con 95 y 120 CV, que sólo estarán disponibles para los NV300 Furgón, tanto si elegimos la variante de carga pura -con dos o tres plazas- como si preferimos la que tiene dos filas de asientos -cinco o seis plazas-. En cambio, los otros dos motores -ya con doble turbo, sistema 'stop&start' y gestión ESM para recuperar energía al decelerar y frenar- se asocian a cualquier tipo de NV300. Es decir, con los citados Furgón y Furgón 6 plazas, con el Combi de tres filas de asientos -8 ó 9 plazas- y con el NV300 Plataforma, variante ésta no disponible en su predecesor y que permitirá multitud de conversiones: transporte refrigerado, volquetes, transformaciones para acampada...

Furgón dCi 125 y Combi dCi 145. Nos ponemos en marcha

Nuestra toma de contacto en Marruecos se centró en estas versiones de mayor potencia y menor consumo. En concreto, un Furgón dCi 125 y un Combi dCi 145, cuyas prestaciones nos parecieron más que correctas, aunque el escenario predominantemente llano de la ruta entre Er Rachidia y Arfoud no permitía hacerse una idea sobre cómo rendirán a plena carga y con una orografía más 'española'. De hecho, notamos que los largos desarrollos del cambio de seis marchas -de serie en toda la gama- no se llevan a la perfección con unos propulsores de cilindrada 'justita', pues la respuesta por debajo de las 2.000 rpm es poco impetuosa, y débil entre el ralentí y las 1.500 vueltas. Sin duda, una caja automática -que Nissan no ofrece- mitigaría el problema.

No obstante, el NV300 presenta una conducción agradable. Para empezar, vamos sentados 36 milímetros más abajo que antes, la butaca tiene nuevas posibilidades de ajuste, se ha reducido la rumorosidad fijando el parabrisas con una resina especial y optimizando la aerodinámica -percibimos aún ruiditos parásitos al circular por asfalto en mal estado o con gravilla suelta- y el comportamiento general es sano y ágil: buena estabilidad, dirección precisa, frenada consistente... Además, los diseñadores del interior han priorizado la funcionalidad, de modo que los espacios para guardar objetos suman 89 litros -sólo el hueco existente bajo las butacas de los pasajeros delanteros ya cubica 54 litros- y se ofrecen todo tipo de soportes para convertir la cabina en una verdadera oficina móvil.

Y otra prioridad ha sido la tecnología, de la que el NV300 presume, pues ahora encontramos elementos como la cámara de visión posterior, el asistente de arranque en cuesta Hill Start Assist o los retrovisores con control de ángulos muertos.

Pero tratándose de un vehículo comercial, el capítulo de la capacidad de carga es vital, y ahí también hay progreso. El cliente puede elegir entre dos longitudes de carrocería -la L1, de 500 centímetros, y la L2, de 540- y dos alturas -la H1, de 197 centímetros, y la H2, de 247-, que pueden combinarse entre sí dando lugar a cuatro perfiles en el caso del Furgón. Y por eso el volumen de transporte -pongamos como ejemplo las versiones con una fila de asientos- va desde los 5,2 metros cúbicos a los 8,6 del NV300 más capaz. Además, la carga máxima 'de serie' -1.000 kilos- pasa a ser de 1.200 pidiéndolo en opción.

En cuanto al Combi, disponible con los niveles de equipamiento Basic, Comfort y Luxury, si el espacio para los pasajeros o la accesibilidad a las dos filas traseras -puerta deslizante derecha de serie, y opcional en el lado izquierdo- son excelentes, el maletero no lo es menos, pues ronda los 1.000 litros ya con la carrocería normal L1.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados