miércoles, 25 mayo 2022

Mini John Cooper Works GP Concept. Inspirado en su legado

Mini ha elegido el Salón del Automóvil de Frankfurt 2017 para presentar en sociedad una impresionante novedad con la que rememorar sus años de gloria en el mundo de la competición. Se trata del Mini John Cooper Works GP concept, un prototipo que no se llevará a la realidad, pero que toma el relevo de otros concepts creados por la marca como el Mini John Cooper Works GP de 2012 o el Mini Cooper S de 2006 con el kit GP de John Cooper Works.

Insipirado en la época dorada de los rallys

El pasado siempre ha sido fuente de inspiración para una marca como Mini, y con el John Cooper Works GP Concept no iba a ser menos. De hecho, los éxitos cosechados por Mini en el Rally de Montecarlo hace ahora 50 años han sido el punto de partida para crear este impresionante deportivo.

Sus características saltan a la vista, unas proporciones compactas y entradas de aire por doquier le otorgan una deportividad fuera de lo normal. Con respecto al MINI actual, el prototipo es notablemente más ancho y los enormes faldones delanteros, traseros, laterales y el prominente alerón del techo, crean una imagen de lo más racing.

Para crear este kit de carrocería los ingenieros de la marca alemana han utilizado la fibra de carbono, optimizando así la relación peso/potencia. Si ponemos especial atención al frontal, las grandes entradas de aire y deflectores de aire son los rasgos más característicos de esta preparación sin igual. Tampoco pasan desapercibidas la rejilla hexagonal del radiador o el diseño de las ópticas con detalles en color Highspeed Orange que aumentan el impacto visual de los faros.

El exterior del MINI John Cooper Works GP Concept recurre a una combinación de colores Black Jack Anthracite y Curbside Red metalizado, una fresca reinterpretación de los tonos clásicos de John Cooper Works. Si ponemos el punto de mira en el lateral, además de los pertinentes faldones laterales, podemos apreciar que las ventanillas se han estrechado y la línea de cintura se ha elevado.

Por otra parte, se han calzado unas llantas Racetrack de aleación ligeras con un diseño clásico en 19 pulgadas. Y si terminamos nuestro recorrido por el exterior en la zaga, el prominente alerón del techo, el difusor posterior o el posicionamiento de las luces traseras LED son los elementos más que relevantes. El clásico tubo de escape doble central es la guinda del pastel.

En cuanto a su interior, el habitáculo ha sido enfocado puramente al mundo de la competición. Dispone de unos asientos envolventes con cinturones de seguridad de cinco puntos, jaula de seguridad, cuadro de instrumentos de diseño limpio y un cambio de marchas que se realiza con levas en el volante. Con el objetivo de reducir el peso, se han eliminado los asientos traseros, guarnecido interior del techo y los paneles de las puertas.

Desgraciadamente Mini no ha revelado aún la potencia que tendrá ni sus prestaciones así que sólo nos queda esperar a que la marca levante el telón en el Salón de Frankfurt.