Mini Countryman. Celebra su 60 cumpleaños
COMENZÓ CON 34 CV

Mini Countryman. Celebra su 60 cumpleaños

Con la madera como protagonista, la versión familiar del Mini contaba con un motor de 0.85 litros y 34 CV de potencia.

Pablo García

15 de Mayo 2020 15:00

Comparte este artículo: 37 6

La historia de la fabricación de carrocerías comenzó hace mucho tiempo, aunque los métodos utilizados eran muy distintos a los de hoy en día. Los bastidores de madera artesanales conformaban la estructura tradicional de todos los vehículos y los paneles metálicos se fijaban mediante pequeños clavos para crear la carrocería. Se trataba de un proceso muy lento.

El cambio llegó en la década de 1920, momento en el que se introdujo la soldadura en la fabricación de chapas metálicas: llegaba la carrocería íntegramente de acero. Sin embargo, coches especiales o de gran tamaño siguieron construyéndose con madera y paneles. El bastidor de madera expuesto ofrecía un atractivo contraste con sus paneles metálicos pintados, una técnica que se convirtió en todo un signo de lujo. En ese momento nació el llamado "Woody".

Mini revolucionario

Llegamos a 1959, año en el que Alec Issigonis se encargó de desarrollar un coche pequeño que ha servido de modelo para creaciones posteriores. Con tracción delantera y motor montado transversalmente, este Mini causó una revolución y, que al igual que el Morris Minor, le siguió una versión familiar. El Austin Seven Countryman y el Morris Mini Traveller, con la misma estructura, aterrizaron en el mercado en 1960.

Los puntales de madera del pilar central y de la sección trasera del bastidor son solo decoración. Sin embargo, para los amantes de la tradición, como los británicos, la madera evocaba las técnicas de construcción que siempre se habían asociado a los vehículos familiares. Para exportarlo a otros países, se suprimió la madera y se ofreció una versión sin apenas adornos.

El Austin Seven Countryman y el Morris Mini Traveller entregaban 34 CV con su motor de 848 cc. En 1967, estas cifras subieron hasta los 38 CV y 990 cc, más que suficientes para un coche que pesaba 674/660 kg y su longitud era de unos 3,30 m.

La producción de este dúo terminó en 1969 por todo lo alto, con unas 207.000 unidades comercializadas. Dejo paso a su sucesor, el Mini Clubman Estate.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon