Mini Countryman 2015, cambios mínimos
REPITIENDO EL ÉXITO

Mini Countryman 2015, cambios mínimos

Tras vender 350.000 unidades en todo el mundo del Mini original y una carrera comercial imparable, la marca mejora en diferentes aspectos estéticos y sus motores son algo más eficientes y prestacionales.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

16 de Abril 2014 19:54

Comparte este artículo: 0 0

Los cambios estéticos que recibe el renovado Mini Countryman son mínimos y hay que fijarse dos o tres veces para verlos. Comienzan con una parrilla delantera que mantiene el típico diseño hexagonal, pero que ha sido rediseñada. También incorpora ahora unos nuevos faros antiniebla con tecnología de iluminación por LED, que además suma la luz diurna. Los Mini Countryman con tracción a las cuatro ruedas ALL4 presentan ahora unas nuevas protecciones para los bajos de los paragolpes, que son opcionales en los que apuestan por la tracción delantera.

Mini también ofrece ahora nuevos diseños para sus llantas de aleación, las cuales también son más ligeras que antes, mientras que la aerodinámica también se optimiza (mantiene un Cx de 0,36). Opcionalmente el cliente podrá adquirir su Countryman con neumáticos de menor resistencia a la rodadura (de serie ahora todos equipan el sensor de presión de neumáticos) y se mantiene el paquete Minimalism para minimizar los consumos y las emisiones (ahora todos los propulsores del Countryman cumplen con la norma Euro6 de emisiones).

Mini Countryman 2015, en tres nuevos colores

Para potenciar los niveles de personalización del Countryman, ahora se ofrece con tres nuevos colores para su carrocería (Jungle Green, Midnight Grey y Starlight Blue), que se pueden combinar con los colores en contraste para el techo, carcasas decorativas en los retrovisores, franjas en el capó... Y por último aparecel el paquete Piano Black exterior que suma elementos en color negro brillante como son las barras del techo, los espejos retrovisors, los marcos de las ventanillas o los bordes de los pilotos posteriores.

Por dentro ahora todos los Countryman presentan unas esferas del velocímetro y el cuentavueltas oscuras. Las salidas de ventilación tienen apliques cromados y Mini ha trabajado a fondo para mejorar la insonorización interior (siempre hemos criticado el sonido que producen las versiones diésel de Mini). La funcionalidad se mantiene intacta, con un interior ideado para cinco ocupantes, aunque el cliente podrá pedir su Countryman con una disposición de cuatro asientos individuales. Su banqueta trasera se puede desplazar longitudinalmente 13 centímetros y así se puede variar la capacidad del maletero de 350 hasta 1.170 litros.

En lo que a mecánicas se refiere, la gama se mantiene inalterada con cuatro propulsores de gasolina y tres diésel. Los primeros oscilan entre los 98 CV del One y los 218 CV del John Cooper Works, destacando las versiones Cooper S, cuyo motor 1.6 con sobrealimentación gana seis caballos hasta llegar a los 190 CV, de manera que el paso de 0 a 100 km/h se rebaja en una décima (7,5 segundos) y la velocidad máxima aumenta en 3 km/h hasta los 218 km/h. Por cierto, todos los propulsores del Mini Countryman ahora mejoran los datos de prestaciones de una manera muy ligera, que se mueve entorno a la décima de mejora en el 0 a 100 km/h.

Y si nos fijamos en los propulsores diésel, sus potencias se mantienen inalteradas con 90, 112 y 143 CV respectivamente si estamos hablando del One D, Cooper D o Cooper SD.

Estos renovados Mini Countryman estarán disponibles a partir del mes de julio.

Artículos recomendados

Sigue Motor16