Mercedes Clase E Estate.Tecnología espacial
Al Volante

Mercedes Clase E Estate.Tecnología espacial

La variante familiar incrementa el maletero y el sentido práctico con respecto a la berlina, con la que comparte todo lo demás a nivel de calidad, confort de marcha y, sobre todo, tecnología. En estos momentos, la nueva Clase E Estate es el modelo más avanzado de su segmento.

Gregorio Arroyo

Gregorio Arroyo

1 de Julio 2017 12:15

Comparte este artículo: 45 0

Hace seis meses conduje la nueva Clase E berlina y me sorprendió positivamente en muchos sentidos, sobre todo en el tecnológico. Ahora llega el turno de la versión Estate, una carrocería que en mercados como el alemán se traducirá en el 50 por ciento de las ventas de este modelo.

Más allá de cómo va o qué tiene, comenzamos por lo que aporta sobre la berlina. Con apenas un centímetro más de longitud es capaz de incrementar el volumen del maletero hasta los 640 litros -son 100 más-, ampliables hasta los 1.820 en caso de necesidad. El respaldo trasero 40/20/40 tiene una posición de carga, 10 grados más vertical, que permite ganar 30 litros sin apenas interferir en el confort de los ocupantes.

Y es que todo parecen facilidades. El portón trasero cuenta con apertura y cierre eléctrico de serie, y por si esto nos parece poco, ofrece una opción manos libres que permite abrirlo o cerrarlo con sólo pasar el pie por debajo del paragolpes trasero.

Destacar, asimismo, que a finales de año se ofrecerá una tercera fila escamoteable, banqueta homologada para dos niños de hasta 115 centímetros de altura.

Por su parte, bajo el capó encontramos prácticamente la misma oferta de motores que en la berlina. Ya están disponibles las versiones de gasolina E 200, con 184 CV, y E 250, con 211 CV, así como el turbodiésel E 220 d de 194 CV.

Antes de que concluya el año llegará el diésel de acceso E 200 d, con150 CV, y el tope de gama: el E 350 d, ya con un V6 de 258 caballos. También lo hará, en gasolina, un seis cilindros de 333 CV para la versión E 400, y poco después se sumará el AMG E 43. Estos dos últimos son los únicos que presumen de tracción total 4Matic, mientras que toda la gama contempla la sofisticada transmisión automática 9G-Tronic.

Comenzamos nuestra toma de contacto con la versión E 220 d. Ya no necesitamos llave física porque abrimos la puerta desde la aplicación Digital Car Key de nuestro smartphone, y tras ubicarlo en la zona de recarga inalámbrica ya podemos arrancar el vehículo.

Dynamic Select. Cinco modos de conducción

Es difícil percibir su naturaleza diésel porque el interior está muy bien insonorizado, y con el tren de rodaje neumático Air Body Control -es opcional- parece que vayamos sobre una alfombra mágica. Y de serie, toda la gama monta suspensión neumática en el eje trasero. El sistema Dynamic Select nos permite elegir entre cinco modos de conducción, pero incluso en el más eficiente nos alejamos de los 4,3 litros que homologa, pues no bajamos de los 6,5.

Su carga tecnológica abruma en aspectos como la seguridad o el infoentretenimiento, pero hay que destacar el sistema Drive Pilot. Lo activamos, programamos hasta los 210 km/h que permite y viajamos -sin conducir-, porque el vehículo se adapta a los límites de velocidad, traza curvas y cambia él solito de carril si el tráfico lo permite y actuamos sobre la palanca de la intermitencia dos segundos; ojo, sin poner las manos en el volante ni pisar los pedales. La conducción autónoma está más cerca de lo que parece...

La silueta muestra un familiar, de gran capacidad, pero con un estilo muy dinámico. La silueta muestra un familiar, de gran capacidad, pero con un estilo muy dinámico.

Mercedes-AMG E 43 4Matic Estate. Ambiciones deportivas

Hay clientes que buscan un vehículo práctico, confortable, seguro, bien hecho... y además, prestacional. Ahí entra en juego AMG, las siglas de los auténticos pura sangre de la marca de la estrella. En la nueva Clase E debuta con la variante AMG 43 4Matic, disponible tanto en la berlina sedán como en el Estate. Bajo el capó, en ambos casos, se monta un propulsor 3.0 V6 biturbo que eroga 401 CV de potencia, convirtiéndose en la variante más potente hasta que aparezca el futuro AMG E 63 que le permita luchar con rivales de la talla del Audi RS6 Avant.

Para dar salida a los 401 CV de nuestros protagonistas hay que 'retocar' algunas cosillas. La tracción total 4Matic reparte el par con mayor protagonismo hacia el tren trasero (31/69), el cambio automático 9G-Tronic presume de unas transiciones más cortas y rápidas, el tren de rodaje Air Body Control goza de reglajes específicos y la dirección se muestra más directa. También se desmarca con una estética más agresiva y un equipamiento más completo. Esta atractiva versión llegará antes de que concluya el año, pero aún no se ha desvelado su precio.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16