Mercedes-Benz EQA. Primer contacto
LLEGARÁ EN MAYO

Mercedes-Benz EQA. Primer contacto

El modelo de acceso a la gama eléctrica de la marca alemana debuta con una versión de 190 CV, monta una batería con 66,5 kWh de capacidad útil y homologa una autonomía de hasta 426 kilómetros. Mide 4,46 metros y se rodea de una tecnología muy avanzada.

Gregorio Arroyo

Gregorio Arroyo

20 de Enero 2021 11:30

Comparte este artículo: 0 0

La ofensiva eléctrica en Mercedes-Benz cobra un nuevo impulso. En su gama debutaron hace tiempo el EQC y el EQV, y ahora lanza al mercado el EQA, el modelo totalmente electrificado que se convierte en la baza de entrada. Y no se queda ahí la cosa. Antes de que acabe el año se lanzará el EQS, la variante más grande y lujosa de esta eficiente familia EQ. En 2022 el sello EQ incluirá a ocho modelos totalmente electrificados.

Tamaño compacto

El EQA digamos claramente que es un GLA eléctrico. Sí, apuesta por una carrocería en formato SUV para asegurarse de entrada el éxito y se 'adorna' con un sistema totalmente eléctrico y 0 emisiones. Mide 4,46 metros de largo, 1,84 de ancho y 1,62 de alto. La distancia entre ejes se estira hasta los 2,73 metros, clave para su buena habitabilidad y para ubicar la batería entre los dos ejes. Desarrollado exclusivamente con herramientas digitales, su coeficiente aerodinámico presenta un Cx de 0,28 gracias, entre otras soluciones, a una calandra frontal cerrada y a una bajos prácticamente lisos y cerrados.

Este vehículo es claramente identificable de día y de noche, gracias al cable de fibra óptica que une los faros LED delanteros y traseros. La carrocería cuenta con cinco amplias puertas y se remata con unas llamativas formas musculosas en sus trazos. Se puede rematar con la llamativa línea AMG Line, de perfil deportivo, y las llantas pueden ser de hasta 20 pulgadas y con dos tonalidades.

Presentación sin sorpresas

Las puertas se prolongan más allá de los umbrales para evitar que nos manchemos y dan paso a un interior avanzado y que nos resulta un tanto familiar. Sí que estrena una llamativa retroiluminación en color oro rosa en los difusores de la ventilación y en los asientos. El conductor recibe la información mediante las ya tradicionales pantallas flotantes digitales y unidas, de 10,25 pulgadas cada una en su máxima expresión. Se puede elegir entre cuatro universos diferentes en su presentación (Classic, Sport, Progressive y Discreto). Como es lógico cuenta con información específica EQ enfocada al sistema eléctrico.

Detrás anuncia unos considerables 896 milímetros de espacio para las piernas, el respaldo trasero se divide en tres zonas (40/20/40) y el maletero ofrece 340 litros, un volumen que no bate récords precisamente.

El EQA debuta con la versión 250, pero en los próximos meses la gama se incrementará con nuevas motorizaciones, más potentes, y versiones dotadas con tracción total. El EQA 250 recurre a un motor eléctrico asíncrono delantero que arroja una potencia de 140 kW (190 CV) y 375 Nm de par máximo. El cambio, como es habitual, es de una sola velocidad.

426 kilómetros de autonomía

La batería de iones de litio es de doble piso, está refrigerada por líquido y se integra, como ya avanzamos, bajo el piso. Tiene una tensión máxima de 420V, una capacidad útil de 66,5 kWh y permite homologar una autonomía de hasta 426 kilómetros en ciclo WLTP. La tracción es delantera y es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos. La velocidad máxima está limitada a 160 km/h. El consumo medio homologado facilitado por el fabricante es de 17,7 kWh cada 100 kilómetros (WLTP) y la batería se recarga en 5:45 horas en una wallbox. Admite cargas de hasta 100 kW (el cargador de a bordo es de 11 kW), aspecto que le permite almacenar hasta un 80 por ciento de su capacidad en sólo 30 minutos. La batería está garantizada durante 8 años o 160.000 kilómetros.

Asistente Eco

Clave en la autonomía es saber administrar con inteligencia la energía. Para ello el asistente Eco ofrece una función optimizada para gestionar y recuperar electricidad durante la frenada regenerativa. Esto se consigue porque el sistema está conectado al sistema de navegación, al asistente que reconoce los límites de velocidad de las señales y a los diversos sensores del vehículo. Este tipo de conducción anticipativa es realmente muy eficiente porque reconoce el terreno por donde circulamos, la velocidad máxima establecida y las condiciones del tráfico en tiempo real para asesorar al conductor.

Mediante las levas del volante podemos gestionar la intensidad de la recuperación de la frenada regenerativa con cinco niveles: Dauto, D+ (planeo), D (recuperación suave), D-(recuperación mediana) y D-- (recuperación intensa). La potencia máxima de recuperación es de 140 kW.

A la hora de afrontar un desplazamiento el EQA dispone de un asistente de navegación con Electric Intelligence, que calcula la ruta rápida y eficiente, además de tener en cuenta los puntos de recarga y el radio de acción con el nivel de la batería. Gracias a Mercedes Me Charge el conductor se beneficia de un acceso unificado de los distintos proveedores y un pago sencillo en los más de 175.000 puntos públicos repartidos por toda Europa. Asimismo, nos informa si el punto seleccionado genera electricidad limpia proveniente de energías renovables.

Dotación muy avanzada

La dotación en asistentes de conducción es tan completa como avanzada. En su dotación contempla elementos como una detector activo de cambio de carril, una frenada de emergencia automatizada con función de giro y cruces, otra de corredor de emergencia, un aviso de proximidad de vehículos o ciclistas al abrir las puertas, reconocimiento de personas cercanas a un paso de peatones, control del ángulo muerto... Además también presume de un nivel 2 de conducción autónoma gracias al sistema DISTRONIC con función de atascos y mantenimiento de trayectoria.

El chasis del EQA recurre a un esquema McPherson delante y a un eje multibrazo detrás. La altura libre al suelo supera los 200 milímetros. Contempla una suspensión mecánica o una más sofisticada adaptativa que incrementa tanto el confort como sus cualidades dinámicas, algo que se agradece cuando contemplamos que esta versión pesa en orden de marcha 2.040 kilos. El diámetro de giro es de 11,4 metros con las llantas de serie de 18 pulgadas.

Programa de... siesta breve

Destacable, asimismo, es el intenso trabajo realizado en la insonorización y en la gestión térmica. Para ello desacopla la propulsión eléctrica del tren de rodaje e incorpora una bomba de calor que maximiza el calor residual de la propulsión para incrementar la calefacción en el habitáculo. Este se puede climatizar a distancia mediante el sistema de infoentretenimiento MBUX o mediante la aplicación Mercedes Me. Una particularidad de este nuevo vehículo es la posibilidad de seleccionar el programa PowerNap (siesta breve) durante las paradas. Así, en una estación de carga, se pueden programar tres fases, conciliar el sueño, dormir y despertar, para mejorar el rendimiento del conductor al continuar el viaje.

El equipamiento de serie incluye elementos como faros LED High-Performance con luces de carretera automáticas, portón trasero EASY-PACK con accionamiento eléctrico para apertura y cierre, llantas de aleación de 18 pulgadas, iluminación ambiente con 64 colores, asientos de confort calefactados, cámara trasera y un volante deportivo multifunción en cuero. También se puede disfrutar sin sobreprecio de sistema de navegación con Electric Intelligence, el avanzado asistente MBUX con capacidad de aprendizaje sobre los gustos y costumbres del conductor, o el sistema de mando fónico que se activa con la palabra clave 'Hey Mercedes'. Y todo el conjunto se puede personalizar con las líneas de equipamiento Electric Art o AMG Line, así como el paquete Night.

La apertura de pedidos del nuevo EQA 250 se inicia el 15 de febrero y las primeras unidades llegarán en plena primavera. La marca todavía no ha desvelado el precio, aunque el punto de partida superará los 50.000 euros.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon