Mercedes-Benz 190E EVO II. Cumple 30 años
UN GANADOR NATO

Mercedes-Benz 190E EVO II. Cumple 30 años

Uno de los Mercedes más icónicos de principios de los 90; el 190E EVO II, cumple 30 años y lo hace dejando claro que a pesar de los años, sigue manteniéndose en forma.

Santiago Casero

18 de Marzo 2020 11:10

Comparte este artículo: 150 18

La compañía alemana está de celebración con el 30 cumpleaños de su exitoso 190E EVO II, un deportivo de raza que demostró su valía tanto en las pistas como en las carreteras en los elegantes años 90.

La versión de carretera de este monstruo creado para el DTM destilaba el mismo estilo de carreras que su modelo de competición. Su presentación en el Salón Internacional de Ginebra el 8 de marzo de 1990 dejó a todo el mundo boquiabierto y su grandísimo alerón posterior aventuraba lo que todo el mundo pensó en aquel momento: vaya salvajada.

Un coche de carreras para el día a día

El modelo de calle se limitó a 502 vehículos, todos ellos terminados en un color azul metálico, y estaba basado en el 190E 2.3 de 16 válvulas que había sido presentado en el año 84. Como se ha mencionado antes, lo que primero llamó la atención sobre este modelo fue su gigantesco alerón, que además no estaba colocado allí de casualidad como sí que hacían otros fabricantes, se encontraba estratégicamente posicionado con el fin de dotar de mayor adherencia a un vehículo tan llamativo como salvaje en carretera. En su zona delantera encontramos también un spoiler que se podía ajustar en dos variantes. Este, comparado con el EVO I, contaba con hasta 21,2 kilogramos más de downforce o empuje vertical en su zona delantera y hasta 57,1 en su parte posterior, con el fin último de mantenerlo lo más pegado al pavimento posible. Unas llantas de 17 pulgadas completaban un look rebelde pero con un propósito claro: ser más rápido.

En su exterior podía parecer una berlina familiar que había sido preparada por algún macarra con alma de piloto pero nada más lejos de la realidad. Una vez abrías el compartimento del motor, te dabas cuenta de que esto no era una cosa de niños. El corazón de esta bestia noventera era un 2.5 atmosférico de cuatro cilindros en línea que producía unos impresionantes 235 caballos, que por aquel entonces era una cifra que ponía los vellos de punta. El mismo motor era el que utilizaba la versión de competición pero, tras algún que otro retoque, este conseguía exprimir 373 CV de potencia para el DTM. Como dato curioso, este fue el último motor de competición para el DTM del que se encargó Mercedes-Benz ya que, de aquí en adelante, sería la división AMG quien llevaría este apartado.

1992 fue su año

Y mientras el modelo de calle conquistaba los corazones y brindaba las mejores sensaciones a todos los que tuvieran el bolsillo lo suficientemente profundo como para comprarse uno, el modelo de competición hacía su debut en el infierno verde: el circuito de Nürburgring, en Alemania, en junio de 1990. Dos meses después de esto, el 190E EVO II se adjudicaba su primera victoria. Más tarde, en el campeonato de 1992, los pilotos de Mercedes-Benz se llevarían 16 de las 24 victorias con este coche. Todo un animal de circuito.

Artículos recomendados

Sigue Motor16