Mercedes-Benz 190. Pionero en la movilidad eléctrica
1990

Mercedes-Benz 190. Pionero en la movilidad eléctrica

Aunque las marcas continúan en su camino hacia la movilidad eléctrica, esta tecnología lleva desarrollándose desde hace décadas. Una de ellas es la firma de la estrella, que en la Feria de Hannover de 1990 presentó un modelo 190 transformado en un vehículo completamente eléctrico.

Pablo García

4 de Mayo 2020 21:00

Comparte este artículo: 7 17

En 1990, en plena época de experimentación de diferentes sistemas de propulsión, los 190 eléctricos se usaron para probar distintas configuraciones y sistemas de baterías. Los dispositivos de almacenamiento de energía probados fueron baterías de cloruro de sodio-níquel o de sodio-azufre, que tenían una densidad de energía mayor que las baterías de plomo clásicas.

La firma de la estrella continuó trabajando y en 1991 presentó el Mercedes-Benz 190 Elektro en el Salón de Ginebra. A pesar de incorporar este nuevo sistema de propulsión, el sedán siguió siendo un vehículo de cinco plazas con la misma habitabilidad interior. Cada rueda trasera contaba con su propio motor de CC alimentado por imanes permanentes con una potencia máxima de 16 kW (22 CV) cada uno, con una potencia total de 32 kW (44 CV). La energía llegaba de una batería de cloruro de sodio y níquel y se cargaba mediante el frenado regenerativo. Además, los ingenieros trabajaron en su peso, que en comparación con el modelo con motor de combustión solo era superior en 200 kg.

Con el incremento del interés en vehículos eléctricos, se empezaron a tomar medidas para llegar a un futuro eléctrico. A partir de 1992, se habilitó una gran zona de pruebas en la isla de Rügen (Alemania) que continuó su actividad hasta 1996. El gobierno alemán, que financió el proyecto con 60 millones de marcos, ayudó a probar vehículos eléctricos y sistemas de energía incluyendo sus baterías en el uso diario. Participaron un total de 60 turismos y furgonetas de varios fabricantes.

Hasta 100.000 kilómetros de pruebas

Un total de 10 unidades del Mercedes-Benz 190 Elektro fueron conducidos en la isla de Rügen y apenas hubo problemas, completando su trabajo de una forma fiable. Uno de los vehículos fue llevado al límite, llegando a recorrer unos 100.000 kilómetros en un año. Los resultados proporcionaron nuevos conocimientos sobre la vida útil de la batería, el número de ciclos de descarga y carga posibles, la autonomía, el consumo de energía y la fiabilidad.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon