domingo, 29 mayo 2022

Mercedes-AMG GT 63. Alcanza los 800 CV gracias a G-Power

Aunque pesa más de 2.100 kilos, el impresionante Mercedes-AMG GT 63 S 4Matic+ es capaz de poder acelerar de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 315 km/h. Si en su día preferiste ahorrar unos 20.000 euros adquiriendo uno de ellos sin la 'S', tampoco lo hiciste nada mal, porque semejante criatura también presume de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos y puede llegar a los 310 km/h.

Ambas versiones de este contundente 'coupé' de cinco puertas esconden el todopoderoso corazón M177 desarrollado por los expertos de Affalterbach, un bloque 4.0 V8 Biturbo que genera 585 y 639 CV de potencia respectivamente, siempre acompañado de un sistema de tracción total 4Matic+ y de un cambio AMG Speedshift de 9 velocidades. Y para este corazón, independientemente de su potencia, el especialista alemán G-Power ya ofrece diferentes mejoras.

Desde unos asequibles 2.495 euros

Más sorprendentes son si se comparan sobre la base de la versión 'descafeinada' con sus 585 CV de potencia y sus 800 Nm de par máximo, que puede llegar a alcanzar los 700 CV y los 950 Nm con la simple instalación de una nueva gestión electrónica denominada GP-700 y que tiene un más que asumible precio de 2.495 euros. Calderilla para quien adquiere uno de estos deportivos.

En el caso de que no sea suficiente, este especialista también propone una gestión electrónica denominada GP-750, que tiene un precio de 2.995 euros, pero que permite a su M177 alcanzar los 750 CV de potencia y los 1.000 Nm de par motor.

Ahora bien, en ninguno de ellos G-Power anuncia sus nuevas prestaciones, pero lo lógico sería pensar en que mejorarán los datos originales de este deportivo alemán.

95 euros cada caballo extra

Pero la joya de la corona se denomina GP-800 y es mucho más interesante, y también mucho más cara, porque para arañar esos 50 CV adicionales (y ya son 215 CV más que los originales), G-Power necesita instalar un nuevo software (3.595 euros), dos nuevos turbocompresores (6.390 euros), nuevos catalizadores de escape (5.360 euros), filtros de aire deportivos (238 euros) y un sistema de escape fabricado en acero inoxidable (5.450 euros).

Si sumas todo da como resultado 20.433 euros, una cifra disparatada si se compara con los apenas 2.995 euros que cuesta instalar la gestión GP-750. Y solo gana 50 CV respecto a esta, porque el par motor sigue siendo de 1.000 Nm.

Y por cierto, de esta preparación tampoco anuncia sus nuevas prestaciones, pero lo lógico sería pensar que será incluso más rápido que un AMG GT 63 S 4Matic+ de serie.

G-Power no se la ha jugado con el apartado estético y para este deportivo de más de cinco metros de largo apenas propone sus exclusivas llantas Hurricane RR, que son forjadas y que ofrece en 20 y en 21 pulgadas por 7.950 y 8.950 euros respectivamente.