viernes, 30 septiembre 2022

Mercedes-AMG comienza a fabricar su sobrenatural One

Nada menos que cinco han sido los años que han pasado desde que Mercedes-AMG presentara al mundo entero su impresionante Project One. Fue en el Salón del Automóvil de Frankfurt donde los de Affalterbach nos dejaron atónitos con un bólido que finalmente han convertido en un coche de calle. Y los primeros ya han comenzado a ser ensamblados.

Como sabrás, el Mercedes-AMG One es un extraordinario superdeportivo que ha sido capaz de llevar la tecnología de la Fórmula 1 a la calle. Toda la tecnología que encierra ha dado infinidad de quebraderos de cabeza a los ingenieros de la compañía alemana, que han tenido que retrasar varias veces su arranque de producción. Una de las partes más complejas era la de adaptar el motor 1.6 V6 Turbo usado en los monoplazas de Fórmula 1 a lo que se requiere en un coche con matrícula. Tanto que debía cumplir con las normativas de emisiones y ruido.

Los Mercedes-AMG One se ensamblan en Reino Unido

Mercedes-AMG One. Imagen fábrica.

Pero una vez subsanados todos estos contratiempos, el Mercedes-AMG One ya ha comenzado a ser ensamblado. Este artesanal proceso se lleva a cabo en las instalaciones que la compañía alemana tiene en Coventry, Reino Unido. Por su parte, el sistema de propulsión híbrido, compuesto por un total de cuatro motores eléctricos, lo fabrica Mercedes-AMG Hight Performance Powertrains en Brixworth. Ni más ni menos que en su fase de ensamblaje trabajan las mismas personas responsables en desarrollar y producir el corazón de los Fórmula 1 de la compañía. Y para arrancar su producción, se asociaron con Multimatic con el fin de establecer una planta de producción a la medida de este bólido del que ensamblarán 275 unidades.

Todos y cada uno de los 275 Mercedes-AMG One deben pasar por un total de 16 estaciones de ensamblaje y prueba. El proceso está descrito de forma meticulosa por Mercedes-AMG en algo similar a lo que ocurre en la fabricación de relojes de lujo. Más de 50 personas son las que están involucradas en la producción de cada unidad, que una vez ensamblado, se somete a un universo de pruebas por parte de un experimentado piloto de pruebas.

Esconde el motor 1.6 V6 Turbo de un Fórmula 1

Mercedes-AMG One. Imagen motor.

Una vez le dan ‘luz verde’, esta bestia con mecánica híbrida se cubre con una envoltura protectora y se transporta en un camión cerrado a Affalterbach en Alemania. Precisamente a la sede de Mercedes-AMG, donde el propietario recibe su posesión más preciada y también una completa sesión informativa por expertos de la compañía para que pueda sacar el máximo partido a la máquina más radical y compleja que han ideado en toda su historia.

Y es que este Mercedes-AMG One tiene un motor de combustión extremadamente complejo y capaz de alcanzar las 11.000 rpm. A pesar de todo ello, cumple con la norma de emisiones Euro 6. Por sí solo este corazón 1.6 V6 equipado con un turbo eléctrico es capaz de entregar un total 574 CV de potencia. Y además tiene un régimen de ralentí en 1.200 rpm. Eso son 3.800 rpm menos que en un F1.

Mercedes-AMG ensamblará 275 unidades de su One

Mercedes-AMG One. Imagen despiece carrocería.

No contento con el resultado, el cuarteto de motores eléctricos suman 326 CV de potencia. También esconde unas baterías de iones de litio que tienen 8,4 kWh de capacidad, suficientes para poder recorrer hasta 18,1 kilómetros en modo eléctrico. Y es que este no es el objetivo primordial de este Mercedes-AMG One, que también utiliza un cambio automático de 7 velocidades especialmente desarrollado para él.

El resultado es un bólido que puede acelerar de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos. Visto así no parece excepcionalmente rápido, sin embargo los 200 km/h los alcanza en cuestión de 7,0 segundos y firma una velocidad punta de 352 km/h. Independientemente de todo ello, esta maravilla de la ingeniería no tardará en viajar hasta Nürburgring para estirar las piernas y, de paso, intentar convertirse en el coche con matrícula más rápido en el ‘infierno verde’.