McLaren 620R. Un coche de carreras para la calle
V8 BITURBO CON 610 CV

McLaren 620R. Un coche de carreras para la calle

Los chicos de McLaren han creado un monstruo con su imponente 620R. Un coche basado en el McLaren GT4 de competición.

Santiago Casero

16 de Diciembre 2019 17:00

Comparte este artículo: 0 2

El nuevo deportivo de la firma británica es toda una declaración de intenciones ya que se trata de una bestia diseñada para combinar a la perfección la conducción en pista con la del día a día.

Este 620R se comporta como un coche de carreras, parece un coche de carreras, se agarra como un coche de carreras y tiene la potencia de un coche de carreras, pero con la pequeña diferencia de que este ha sido completamente homologado y aceptado para circular por la calle.

Y es que debajo de todo este festival de competición nos encontramos con un V8 biturbo de 610 caballos, el mismo que emplea el GT4 pero con una diferencia de potencia sustancial gracias a la libertad de no depender de reglas de competición. Todo este caudal de energía hace que el McLaren 620R sea capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos alcanzado una velocidad máxima de en kilómetros por hora de 322.

De competición disfrazado

Para conseguir parar semejante mala bestia, el 620R cuenta con un sistema de frenos carbocerámicos con discos de 390 mm en su parte delantera y 380 en la trasera, combinado con pinzas de 6 pistones adelante y 4 detrás. Además, aunque de serie monta unos Pirelli P Zero Trofeo R semi slicks, los conductores que lo deseen pueden intercambiarlos por ruedas 100% de circuito, unos slicks completos, que nos permitirán exprimir aún más todo su potencial.

Su aspecto de competición tiene su máximo apogeo en el alerón de carbono regulable que encontraremos en su parte posterior. Este es el mismo que nos encontraríamos en el 570S GT4 pero ha sido elevado y se le ha añadido la tercera luz de freno para que, de esta manera, sea legal conducirlo en la calle. De fábrica nos vendrá en su posición menos agresiva pero podremos regular su ángulo a nuestro gusto haciendo que el empuje aerodinámico esté conforme a lo que queramos nosotros.

Pero aunque el alerón es lo más llamativo de este 620R, no es la única pieza que ha tenido que ser homologada o adaptada del GT4. El parachoques delantero, splitter y capó han pasado por las manos de los chicos británicos también para hacer de este un coche legal a todos los ojos.

Este modelo estará limitado a tan solo 350 unidades y su producción comenzará en enero, por lo que si les sobran unos insignificantes 270.000 euros, más vale que lo reserven ya.

Artículos recomendados

Sigue Motor16