Mazda MX-30. Marcando estilo
AL VOLANTE

Mazda MX-30. Marcando estilo

Mazda lanza su primer eléctrico con el nombre de MX-30. Tiene un motor con el equivalente a 145 CV, 200 km de autonomía media homologada y está disponible desde 34.375 euros sin ayudas.

Comparte este artículo: 0 0

El 68 por ciento de los coches que vende Mazda en España ya son híbridos ligeros electrificados. Pero es la primera vez que la marca japonesa se pone las pilas con un eléctrico puro y duro. Un eléctrico diferente por diseño gracias a sus puertas sin pilar central.

A nivel técnico llama la atención la suavidad en la entrega de potencia o en las deceleraciones, que son muy progresivas. Y lo parecida que es su conducción a la de un coche 'normal' de combustión. También sorprende la reducida capacidad y autonomía de su batería de 35,5 kWh, cuando lo habitual en el segmento es una media de 50 kWh. No obstante la marca prepara para dentro de un año una versión de autonomía extendida del MX-30 con un pequeño motor rotativo de combustión que generará electricidad.

Sobre el papel, con una potencia máxima de 107 kW/145 CV y una entrega de par máxima de 270,9 Nm, el MX-30 acelera de 0 a 100 km/h en 9,7 segundos y su consumo se ha homologado en 19 kWh/100 km (ciclo combinado en WLTP), con una autonomía media de 200 km (262 km en ciudad).

Y es en este entorno urbano donde el MX-30 se mueve como pez en el agua y sus 4,39 metros de largo no suponen problema alguno para callejear de una forma natural y segura. El coche se deja domar enseguida, con algunos detalles de calidad que se agradecen. Es el caso del magnífico tacto de la dirección. O el de los frenos, con un recorrido efectivo del pedal desde el primer centímetro. La aceleración no tiene la contundencia que lleva aparejada ya de partida cualquier eléctrico, pero tampoco es mala y permite salir el primero de un semáforo o cambiar de carril con agilidad. Y las levas que monta en el volante permiten ajustar en cuatro posiciones el nivel de recuperación de energía cuando se deja de pisar el acelerador, pero también modifican las características de par.

Por las carreteras de Madrid

Probamos el MX-30 en Madrid un día de diario y con un recorrido urbano lento, con algo de autovía de circunvalación. Partimos con la batería cargada al cien por cien y recorremos 50 km en una hora y cuarenta y cinco minutos a una media de 29 km/h, terminando con un consumo de 16,9 kWh/100 km, una autonomía de 122 km y la batería al 73 por ciento de su capacidad. Es decir que hemos gastado un 27 por ciento de carga de la batería para recorrer 50 km y visto lo visto la autonomía real en el entorno urbano se acerca más a los 200 km que a los 262 homologados. El coche va ocupado por una sola persona, se ha realizado una conducción normal y la temperatura ambiente es de 33 grados. Pero con más ocupantes y mayor peso o en invierno estas cifras podrían reducirse considerablemente. En cualquier caso recorriendo una media de 30 km diarios, el propietario de un MX-30 podría estar casi una semana moviéndose sin cargar su coche.

El MX-30 ofrece un interior agradable en cuanto a materiales, calidad y disposición de los mandos y se alcanza rápido la mejor posición al volante. Sin embargo las plazas traseras no son excesivamente holgadas si viajan adultos en ellas, además de contar con un túnel central grande para lo que es habitual en un eléctrico que suele tener un piso trasero plano. Y el acceso a la parte trasera a través de las originales puertas de apertura enfrentada, no es cómodo ya que el conductor o el copiloto tienen que abrir su puerta y quitarse el cinturón para permitirlo. Y la propia concepción de esas puertas traseras, con ventanillas pequeñas, sumado a una cintura alta y un techo descendente por su estilo coupé, crean una atmósfera de seguridad pero también algo agobiante atrás.

La zona de carga ofrece 366 litros, de sobra para traslados urbanos. El maletero tiene cuatro argollas metálicas para sujetar bultos grandes pero hemos echado de menos alguna percha para colgar bolsas o un sistema de compartimentación que facilite los traslados en la urbe, tales como una compra de supermercado. Eso sí, se agradece el compromiso de la marca con el medio ambiente recurriendo a materiales reciclados como la fibra empleada en las molduras de las puertas o el corcho natural de la consola central.

El precio del MX-30 parte de los 34.375 euros aunque con las ayudas, el eléctrico de Mazda se quedaría en 27.665 euros con 3 años de garantía o 5 si se financia incluyendo mantenimiento gratuito. Y la batería tiene una garantía de 8 años o 160.000 km. La marca japonesa ha lanzado un plan en colaboración con Iberdrola para ofrecer ventajas a sus compradores y popularizar la movilidad eléctrica.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados