lunes, 5 diciembre 2022

Mansory Mercedes-AMG GLS 63. Todavía más poderosos

Si piensas que un Mercedes-AMG GLS 63 no es lo suficientemente deportivo y potente que debería para tratarse de un lujoso crossover de 5,16 metros de largo y que supera las 2,5 toneladas de peso, los especialistas suizos de Mansory tienen la solución.

Todo en fibra de carbono

Para semejante todocamino han creado un completo kit aerodinámico que está fabricado integramente en fibra de carbono. Se instalan nuevos paragolpes, faldones laterales, difusor posterior, alerón trasero… También se han creado para este crossover unos pasos de rueda que ensanchan 25 milímetros el eje delantero y 40 milímetros el eje trasero, de forma que su anchura total crece hasta los 2.022 milímetros. Para rellenar sus nuevos pasos de rueda se han instalado unas nuevas llantas forjadas de 22 pulgadas y eso que las de serie no son precisamente pequeñas. Son de 21 pulgadas y se equipan con neumáticos 295/40.

Con un coeficiente aerodinámico de 0,37, el Mercedes-AMG GLS 63 no es precisamente la mejor máquina para cortar el viento. Aún así, los especialistas de Mansory aseguran que sus nuevos apéndices sirven para mejorar su aerodinámica y también para refrigerar mejor su mecánica, sistema de frenos…

De 585 a 840 CV de potencia

Precisamente su corazón 5.5 V8 Biturbo, según sale de los talleres de AMG en Affalterbach, es capaz de generar 585 CV de potencia y 760 Nm de par motor. Mansory ha trabajado duro sobre este motor para conseguir extraer un total de 840 CV y 1.150 Nm. Originalmente sólo necesita 4,6 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h, pero de esta criatura se desconoce el tiempo. Si que se sabe que se elimina el limitador de velocidad, de forma que esta máquina ahora es capaz de llegar a 295 km/h de velocidad punta. Es de suponer que para digerir mejor el incremento de potencia se habrán tenido que reforzar la transmisión automática AMG Speedshift de 7 velocidades o su sistema de tracción total 4Matic.

Para optimizar el comportamiento dinámico se instala una nueva centralita para controlar su suspensión neumática Airmatic, que ahora puede rebajar la altura libre al suelo en otros 30 milímetros adicionales.

Y si todavía necesitas personalizar aún más tu Mercedes-AMG GLS 63, los chicos de Mansory ofrecen todo lo que imaginas para su habitáculo. Esta unidad apuesta por un tapizado en cuero y alcántara que recubre sus asientos, salpicadero, puertas, techo, consola central… Tampoco desentonan sus molduras decorativas de fibra de carbono, su volante específico o los pedales de aluminio. Pero recuerda que todo lo que toca Mansory no suele ser barato y que esta máquina ya tiene un precio de partida de 156.000 euros en nuestro mercado.