miércoles, 18 mayo 2022

Madrid no prohibirá las VTC pero ayudará al Taxi a ser 'más competitivo y moderno'

Según Diaz Ayuso, «el mundo está cambiando y si hay nuevos modelos de movilidad no es porque la Comunidad de Madrid lo quiera, sino porque son los ciudadanos quienes libremente lo eligen así. Si hay VTC, si hay patinetes y bicis y hay vehículos compartidos no es por que lo quiera la Comunidad de Madrid, es porque los ciudadanos demandan estos servicios».

Para la presidenta, su Gobierno «respeta todas las opciones de movilidad que libremente los ciudadanos de la Comunidad piden y por eso no vamos a seguir el camino de otras regiones, como sucede en Cataluña, donde todo se prohíbe y donde todo se empobrece.Tampoco vamos a dejar que unos sectores fagociten a otros dejando a muchos profesionales fuera del mercado, ni a ellos ni a sus familias» subrayó especialmente Diaz Ayuso durante su comparecencia ante los medios presentes en el evento.

Que todos los modelos de movilidad convivan

Por eso, consciente de su responsabilidad, la presidenta madrileña se ha comprometido a «ayudar a que todos los modelos de movilidad convivan, coexistan y puedan ofrecer la mejor calidad de servicios a los ciudadanos». Para ello, y al igual que «vamos a seguir permitiendo que las VTC sigan trabajando en Madrid,también ayudaremos al sector del táxi de la capital para que mejoren su digitalización, para que sigan modernizando su flota y para que continúen mejorando su relación y los servicios que prestan a los ciudadanos«.

«Comprendemos la preocupación del sector del taxi y, por eso, vamos a estar a su lado. Vamos a ayudarles«, dijo Ayuso, pero también deben darse cuenta que la movilidad está cambiando y que a ellos, como a todos, también les afecta. «El taxi es un gran servicio de los madrileños, pero puede y va a ser más competitivo y moderno«, dijo Ayuso.

Otras formas de movilidad «siguen avanzando, ?comentó la presidenta? y la Comunidad estará «al lado de todas las existentes para que esto siga así». Según Ayuso, «no vamos a prohibir nada en Madrid, tampoco las VTC», ni se va a «mandar a más gente al paro«. Todo ello siempre bajo el prisma de que los ciudadanos tienen «sus derechos a vivir en una comunidad más moderna».