Opel Corsa-e. El más esperado
330 KILÓMETROS DE AUTONOMÍA

Opel Corsa-e. El más esperado

Se abre un capítulo importantísimo e intenso en la historia de Opel, y más en concreto en la historia del Corsa. Llega una sexta generación totalmente nueva, con una versión cien por cien eléctrica y muchos argumentos para las alternativas térmicas de este futuro superventas.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter

3 de Octubre 2019 21:00

Comparte este artículo: 14 5

La sexta generación del Corsa es nueva por los cuatro costados, y el primer modelo desarrollado por Opel como parte integral de Groupe PSA. Tanto su evolución como su ingeniería se han llevado a cabo en Rüsselsheim, Alemania, y el nuevo modelo se basa en la plataforma CMP para coches pequeños y compactos de PSA -la del nuevo Peugeot 208 o la del DS3 Crossback-, que pesa bastante menos. Pero también se ha logrado aligerar carrocería y propulsores, lo que beneficia directamente los consumos y el comportamiento del coche. Esto le va a venir especialmente bien al primer Corsa de la nueva generación en darse a conocer, aunque no sea el que se va a comercializar primero. Se trata del Corsa-e, una versión cien por cien eléctrica que estará a la venta en España en febrero o marzo de 2020, aunque antes asistiremos al lanzamiento del nuevo Corsa con motores de gasolina y diésel. Estos últimos, a la venta en nuestro país en noviembre -tres meses antes-, los ha conducido ya Motor 16 en una de las últimas pruebas de validación con prototipos camuflados, por carreteras a través de impresionantes bosques en la frontera entre Alemania y Francia -ver cuadro-. Y, mientras tanto, Opel daba a conocer los primeros datos de su versión eléctrica, el llamado Corsa-e.

La marca alemana anuncia para este modelo un motor eléctrico de 100 kW (136 caballos), un par máximo instantáneo de 260 Nm -26,5 mkg- y una autonomía con una sola carga de 330 kilómetros, homologada en el nuevo ciclo WLTP -340 anuncia el Peugeot e-208, con la misma potencia-. Y la batería, situada en el piso del coche bajo los asientos y con una capacidad de 50 kWh, puede cargarse de forma rápida hasta el 80 por ciento de su capacidad en 30 minutos si hablamos de una toma de 100 kWh. No obstante, el Corsa-e está preparado para todas las opciones de carga, desde el cable tradicional al punto de carga de pared, pasando por esa carga de alta velocidad comentada. Así, en una toma de corriente de 7,4 kWh la batería tardará en cargarse 8 horas, y en una de 11 kWh lo hará en 5 horas y cuarto. Además, la batería está cubierta por una garantía de ocho años o 160.000 kilómetros.

Controlado desde la aplicacion myOpel

El estado de la carga puede verificarse con la aplicación 'myOpel', y de esa manera se pueden optimizar en todo momento los tiempos de carga y los costes. Pero un eléctrico no tiene por qué ser sinónimo de coche aburrido y el nuevo Corsa-e ofrece tres modos de conducción para adaptar la respuesta de los 136 CV a cada situación o estado de ánimo. Se trata de los programas Normal, Eco y Sport. El modo Sport ofrece la mejor respuesta y la dinámica de conducción más deportiva. De hecho, Opel anuncia una aceleración de 0 a 50 km/h en 2,8 segundos y de 0 a 100 km/h en 8,1 segundos; en este caso, el mismo dato que el e-208 y nada menos que 8 décimas más rápido que un Corsa GSi de 150 CV actual. Eso sí, con una velocidad máxima limitada a 150 km/h. En el modo Eco, el Corsa-e se convierte en un ahorrador de energía que multiplica la autonomía, ayudado además por dos modos de conducción D y B, siendo este último con el que se obtiene la máxima retención y con ello la mayor recuperación de energía. Por su parte, el modo Normal está pensado para que el Corsa-e ofrezca máximo confort.

El nuevo Corsa mide 1.433 milímetros de altura, es decir, 48 menos que el actual. Y el conductor va sentado 28 milímetros más bajo, con una regulación de volante de mayor recorrido y una posición mucho más natural que no obliga a subir al asiento para conseguir la postura ideal, cortando de raíz uno de los grandes inconvenientes del modelo anterior. La distancia entre ejes es ahora de 2.538 milímetros, 28 más que antes; y el volumen de maletero crece de 285 a 309 litros, incluso en esta versión eléctrica, curiosamente la misma cifra que anuncia su primo hermano, el Peugeot 208. Estas medidas logran, tras comprobarlo en nuestra toma de contacto con unidades camufladas, mejorar notablemente el agrado de uso y fomentan una conducción más relajada y segura.

El Corsa-e, así como las versiones de gasolina y diésel de la nueva generación del Corsa, contará con tecnologías y sistemas de asistencia habituales hasta ahora en segmentos superiores. Entre ellos destaca el sistema de iluminación adaptativa matricial IntelliLux LED, ofrecido por Opel como primicia en el segmento de coches pequeños. Los ocho elementos LED, cuatro por faro -ocho por faro en el Astra-, controlados por la cámara frontal de alta resolución de nueva generación, adaptan continuamente el haz de iluminación a la situación del tráfico y al entorno, ofreciendo una gran zona iluminada que convierte las carreteras más oscuras y peligrosas en zonas clarísimas sin molestar al resto de automovilistas.

Seguridad de vanguardia

A nivel de seguridad, el Corsa recién llegado cuenta con avanzados sistemas ADAS de asistencia al conductor. Y es que, por ejemplo, gracias a la nueva cámara frontal, el Asistente de Reconocimiento de Señales de Tráfico detecta ahora información adicional, como por ejemplo, las señales LED. Y los límites de velocidad guardados en el sistema también aparecen en la pantalla. El Control Adaptativo de la Velocidad y el Asistente Lateral, basados en radar y sensores, también se suman al equipamiento de seguridad.

En el interior, el Corsa-e cuenta con sistema Multimedia Navi con pantalla táctil en color de 7 pulgadas, o el tope de gama Multimedia Navi Pro con pantalla táctil de color y 10 pulgadas, además de un nuevo servicio telemático 'Opel Connect' con funciones de ayuda, como la navegación con información de tráfico en tiempo real, la conexión directa con la asistencia en carretera y las llamadas de emergencia.

Antes de aparecer el Corsa-e, los primeros Corsa en llegar a los concesionarios a mediados de noviembre contarán con propulsores 1.2 de 75 y 130 CV, con un nuevo cambio manual de 6 marchas y otro automático EAT8 con levas en el volante de serie, aunque más tarde a estos se les unirá el 1.2 de 100 CV. Y al principio también se comercializará el 1.5 turbodiésel de 100 CV con cambio manual. Los motores de gasolina son los mismos que Peugeot y Citroën bautizó como Puretech, con tres cilindros y turbo en los más potentes, y el 1.5 diésel de 100 CV es el que llaman BlueHDi el resto de las marcas del grupo. Eso sí, todas las mecánicas han pasado por las manos de los ingenieros de Opel, que han aportado su experiencia con el software y todos los datos que maneja la centralita.

A finales de 2020 Opel tendrá ya una gama de cuatro modelos electrificados; y para el futuro se ha anunciado que todos los modelos de la marca compartirán sólo dos plataformas: CMP y EMP2.

Al volante del nuevo Opel Corsa. Una nueva referencia

En Motor 16 hemos tenido el privilegio de poder probar cuatro unidades de la segunda fase de preserie del nuevo Corsa, fabricadas en enero de 2019 y totalmente camufladas. Dos unidades equipadas con el motor 1.2 de 100 CV y cambio manual, y otras dos 1.2 Turbo de 130 CV con el cambio EAT8. Este último nos ha gustado de forma especial por su contundente entrega a cualquier régimen y su facilidad para subir de vueltas, asociado a un cambio con el que congenia de maravilla. Y la insonorización, fruto del trabajo sobre la rigidez del chasis y sobre la aerodinámica, es tan eficaz que el atípico sonido de los motores de tres cilindros queda filtrado de tal manera que, salvo en contadas ocasiones, resulta difícil distinguirlos de un cuatro cilindros tradicional. Pero el rendimiento del motor de 100 CV también es para tenerlo en cuenta, ya que se aprovecha de la ligereza de la nueva generación del Corsa y mueve el conjunto con mucha agilidad.

En marcha, al nuevo Corsa se le nota mejor asentado sobre el asfalto; y la conducción, también beneficiada por la mayor ligereza, fluye de una forma más espontánea, segura y divertida. Todo ello se nota enseguida, en cuanto recorres los primeros metros, pero por si surgían dudas, en la validación nos acompañan dos unidades del Corsa de la anterior generación, cuya conducción alternamos con el actual. Y sorprenden las notables mejoras que ha experimentado la sexta generación respecto a unos modelos que quedan claramente superados y con los que cuesta seguir el ritmo de los recién llegados.

Respuesta de los motores, aplomo, tacto de la dirección o los frenos... Todo ha evolucionado a mejor, aunque en el nuevo cambio manual echamos de menos algo más de precisión en el guiado de la palanca, y también un pomo de menor tamaño. Sin duda nos ha gustado más el cambio automático EAT8 del 1.2 Turbo de 130 CV, cuyas prestaciones respecto al automático actual de 6 marchas y variador son como comparar la noche y el día. Los ingenieros han trabajado a fondo en la aerodinámica del nuevo Corsa: parrilla activa, bajos carenados, elementos aerodinámicos específicos... Destacamos por ejemplo el spoiler trasero más grande utilizado en modelos con cambio EAT8, ya que al colocar más peso en el eje delantero el objetivo es asentar aún más el trasero a alta velocidad.

El Corsa de 130 CV y cambio automático ofrece cuatro modos de conducción, con un programa 'Sport' que otorga al nuevo modelo una personalidad felina, que casa a la perfección con las nuevas posibilidades de la plataforma. También se puede elegir el modo 'Normal' y el 'Manual', pero nos ha llamado la atención un modo 'ECO' muy eficaz incluso con conducción a vela, pero que engrana las marchas más largas en situaciones a veces poco propicias.

Como en toda prueba de validación, los ingenieros que nos acompañan muestran un gran interés por conocer nuestras primeras impresiones, porque todavía hay tiempo para hacer cambios.

Artículos recomendados

Sigue Motor16