Ford Fiesta. Conexión emocional
DISEÑO

Ford Fiesta. Conexión emocional

Más allá de lanzar 13 modelos electrificados de aquí a 2020 o de proponer una versión con 140 CV de su motor 1.0, Ford y el Fiesta son noticia por su diseño. Tanto exterior como interiormente, el nuevo Fiesta da un salto cualitativo al cambiar la forma de trabajar de sus estilistas.

Alberto Mallo

Alberto Mallo

30 de Diciembre 2017 14:27

Comparte este artículo: 14 0

Actualmente, el equipo de Diseño Global de Ford se reparte en 9 estudios a lo largo del mundo y trabaja en 45 proyectos, cada uno de los cuales incorpora 3.000 componentes. Objetivo: hacer que la vida de los usuarios de Ford sea más fácil. Este es su 'leitmotiv' actual, en un mundo dominado por las nuevas tecnologías; el otro es seguir capturando la atención de los nuevos compradores con un diseño exterior impactante.

«Los nuevos desafíos cambian la forma de diseñar para mejorar la conexión emocional entre el cliente y el coche. Con el diseño interior no sólo tienes que enamorarte de las formas desde el principio, sino también de la manera en que las cosas funcionan, la manera en que interactúas con ellas», dice Amko Leenarts, jefe de Diseño Interior Global de Ford desde 2012.

«Cómo queremos que se sienta la gente; cómo interactuar con el espacio y las personas; cómo activar sus sentidos; cómo crear percepciones memorables; en definitiva, cómo hacer diferentes a nuestros productos». Estos son los seis atributos principales de su diseño, según Leenarts, a los que se llega tras un largo proceso en el que diseñadores y psicólogos evalúan cómo interactúa la gente con su coche: observando a las personas en su vida real y descubriendo sus aspiraciones, interpretando los datos recabados, definiendo lo que les gusta y lo que no les gusta al comprobar las reacciones de sus sentidos mediante software avanzado de seguimiento ocular, probando, validando y aportando soluciones concretas.

Amko Leenarts asegura que el diseño interior del nuevo Fiesta se ha desarrollado pensando ya en futuras evoluciones tecnológicas, y destaca algunos de los aspectos del puesto de conducción: volante multifunción lo más intuitivo posible; reducción al 50 por ciento de los botones de la consola central, pero manteniendo independientes los del equipo de audio y la climatización para no superar tres puntos máximos de atención junto con la pantalla central, situada a la altura de la vista y así no desviar los ojos de la carretera. También nos comenta que todas las versiones, desde la más básica, llevarán dicha pantalla central, aunque de distinto tamaño.

La realización de los interiores del nuevo Fiesta se ha llevado a cabo con esmero para realzar los valores de su diseño. Así, todo el salpicadero se ha integrado en una sola pieza para mejorar su ensamblaje final, ofreciendo un aspecto impecable; también la calidad general y el tratamiento de los plásticos es superior, con unos niveles propios de un segmento más alto; por último, se ha creado una gama completa con una versión básica y derivados muy específicos, como ST Line o Vignale para adaptarse a cada cliente, un cliente que se ha convertido en el rey del diseño.

Estilo exterior. Amor a primera vista

«Hemos querido evolucionar todo lo bueno del diseño del anterior Fiesta, pero incorporando además una imagen premium más marcada, un aspecto global más sobrio y una mejora de la habitabilidad interior». Así resume Murat Gueler, jefe de Diseño Exterior de Ford Europa, el estilo del nuevo Fiesta. Y matiza «a los usuarios del Fiesta les encanta el modelo actual», por lo que el nuevo puede considerarse un homenaje a su predecesor. Personalmente, nos parece un producto bastante más refinado, no digamos ya la versión Vignale, plagada de detalles. Asimismo, su apariencia es más grande y dinámica, mientras que las superficies son más suaves. El Fiesta VII utiliza una evolución de la plataforma del modelo precedente. Así, la distancia entre ejes es de 2.493 milímetros, 35 mayor que la del Fiesta VI; de ahí procede esa mejora en espacio interior. La longitud total aumenta de 3,97 a 4,04 metros, habiendo crecido también algo el ancho de vías y la anchura: 12 milímetros, acentuados ópticamente por la disposición horizontal de los pilotos posteriores. La altura permanece prácticamente invariada, pero el montante A se ha retrasado ligeramente. Otro detalle que contribuye a resaltar el diseño exterior son las llantas de 18 pulgadas de diámetro, mientras que antes lo máximo eran 17 pulgadas.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16