domingo, 2 octubre 2022

Lamborghini Miura SV. Una obra de arte que cumple 50 años

En el Salón del Automóvil de Ginebra de 1971, Lamborghini presenta el impresionante Miura SV, una criatura que se consideraba la evolución técnica de la versión P400 y que acompañaría a la versión S, a la que con el tiempo acabó reemplazando.

Para el ojo inexperto el Miura SV o Super Veloce puede parecerse al resto, pero en realidad esta versión tan especial era bastante diferente. El primer detalle para diferenciarlo del resto de Miura aparece en su frontal, porque las famosas 'pestañas' en los faros delanteros fueron eliminadas, aunque hay un Miura SV que las mantiene, concretamente la unidad que fue encargada por el mismísimo Ferruccio Lamborghini.

Usaba un 4.0 V12 mejorado

Otro detalle típico de los SV eran sus pasos de rueda ensanchados, los pilotos traseros rediseñados o el nuevo capó delantero. Campagnolo firmaba sus exclusivas llantas, mientras que los ingenieros de la casa italiana modificaron las suspensiones traseras y añadían elementos de refuerzo en su chasis para aumentar la rigidez estructural. En la parte central de ese chasis tubular y en posición transversal se mantenía un sensacional corazón 4.0 V12 atmosférico, el cual también contaba con algunos toques maestros para incrementar la potencia hasta los 385 CV, lo que son 20 más que los Miura S y 40 más que los Miura 'a secas'.

1 Zi9BH215zFgLm Motor16

Los Miura SV aparecieron cinco años después de lanzarse al mercado este mítico vehículo y los ingenieros jefe del proyecto, Paolo Stanzani y Giampaolo Dallara, aseguraron que gracias al trabajo previo, pudieron idear esta versión, que hace 50 año ya era capaz de alcanzar los 290 km/h.

Lamborghini los tuvo en producción hasta comienzos de 1973, para cuando solo habían ensamblado 150 unidades, entre las que destaca el primero de todos ellos en color Verde Metalizatta que fue mostrado en Turin, así como el último de todos ellos, que fue una unidad verdaderamente especial, porque en realidad se ensambló en 1975 por encargo del empresario Walter Wolf. Y este ahora se exhibe en el museo Lamobrghini en Sant'Agata Bolognese.