sábado, 4 febrero 2023

Lamborghini Islero S de 1969. El tercer modelo de la casa italiana

Muchos pensarán que la compañía Lamborghini tiene un largo historial a sus espaldas, como Mazda que cumple 100 años, o Skoda; que se fundó en 1895, pero no hay que irse extremadamente atrás con la firma del toro.

1963: nace Lamborghini

Verán, en 1963, Ferruccio Lamborghini decidió fundar su propia compañía de coches, con la construcción de vehículos deportivos entre ceja y ceja buscando rivalizar con el todopoderoso Ferrari, que se había fundado 20 años antes y que era el prestigio italiano.

2 AH9Ya17ztk42N Motor16

Para lograr su objetivo, Ferruccio sacó su primer deportivo: el 350 GT, un modelo que se reemplazó en 1966 por el 400 GT, que a su vez le dio la bienvenida dos años más tarde al Islero, nuestro protagonista de hoy.

Este GT 2+2, es decir; dos plazas delante y 'dos atrás' (siempre y cuando te cortes las piernas a la altura de la rodilla porque de otra manera…) utilizaba el mismo motor que su predecesor, un V12 atmosférico de 3,9 litros, y había sido diseñado por Carrozzeria Marazzi.

El Islero permaneció en producción durante dos años, periodo en el que se fabricaron 225 unidades, incluidos 100 Islero S; como el que tenemos aquí. Este último se beneficiaba de un aumento de potencia de 27 caballos, por lo que alcanzaba los 355.

Su historia particular

Este ejemplar en particular, fabricado en 1969, era de color gris plateado y contaba con un interior de cuero rojo. Lo compró Garage Foitek, en Suiza, y lo vendió a su primer dueño tan solo un mes después.

1 AH9Ya17ztk42N Motor16

Tras varios cambios más de manos, el Islero S recibió una restauración en 2016 de sus frenos y sistema de refrigeración en concesionario Lamborghini en St. Gallen; en Suiza, cuando el coche tenía 63.000 kilómetros. También se le pusieron nuevos filtros de aire y combustible. Más recientemente se le han arreglado el depósito de gasolina, los carburadores, el sistema eléctrico y las luces escamoteables.

Ahora está pintado en un color azul grisáceo y cuenta con el motor original bajo el capó. El GT clásico está buscando un nuevo hogar y Girardo se encargará de ello, como ya hizo en 2017 con el mismo coche.