Kia Sportage. Temperaturas extremas para mejorar el Sportage
OFRECERÁ UNA CLIMATIZACIÓN LÍDER EN SU CLASE

Kia Sportage. Temperaturas extremas para mejorar el Sportage

Desde Kia están sometiendo a su renovado Sportage a multitud de condiciones para mejorar sus prestaciones y acabado. En esta ocasión, los ingenieros de Kia se han ido hasta el Valle de la Muerte para crear un a/c líder en su clase

Jesús Martín

Jesús Martín Twitter

23 de Septiembre 2015 12:28

Comparte este artículo: 0 0

Kia ha presentado en el Salón de Fráncfort 2015 la nueva generación del Sportage, vehículo que estará a la venta en el primer trimestre del año 2016. Ante esta inminente llegada, los responsables de la marca están desarrollando el programa más extremo y riguroso de puesta a punto que jamás ha llevado a cabo la compañía. Por eso, se han llevado el Sportage al Death Valley (o lo que es lo mismo, el valle de la muerte), uno de los lugares más calientes de la Tierra con temperaturas de hasta 56ºC en los meses de verano, para desarrollar un sistema de climatización líder en su clase.

Death Valley como la guinda del plato

Entre los distintos métodos de prueba con alta temperatura ambiente, los ingenieros de Kia emplean normalmente tres rigurosos tests muy exigentes para el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) y sus efectos en la refrigeración del motor y la transmisión, cuando el ambiente es muy caluroso.

El primero de estos tests es una subida, el vehículo se deja expuesto al sol del mediodía durante una hora para que la temperatura del habitáculo alcance 50ºC, entonces el Sportage se conduce a 100 km/h desde el nivel del mar hasta unos 1.500 m de altura por la zona llamada Furnace Creek, una cuesta continua de 27 km en el Death Valley. Esta prueba se realiza para comprobar que la carga adicional en el motor tiene un efecto mínimo en la capacidad del coche para refrigerarse a si mismo y a los ocupantes.

El segundo test es la conducción con parada y arranque, que simula las condiciones típicas del tráfico congestionado en la ciudad. Los ingenieros conducen el nuevo Sportage por la zona de Furnace Creek a 40 km/h durante dos minutos, después paran el coche y lo mantienen al ralentí durante otros dos minutos repitiendo este proceso varias veces. Esta prueba se ha ideado para aumentar la exigencia al motor, la transmisión y el sistema HVAC, de cara a eliminar eventuales deficiencias.

El último test concebido por los equipos de pruebas de Kia para el nuevo Sportage es de conducción lenta, que tiene lugar en el punto más bajo de Norteamérica, Badwater Basin, a unos 86 m por debajo del nivel del mar. Tras una hora expuesto al sol, se conduce el nuevo Sportage a 40 km/h durante 30 minutos cada vez, permitiendo a los ingenieros evaluar y  mejorar la capacidad del sistema HVAC cuando se reduce drásticamente el flujo de aire hacia el condensador del aire acondicionado.

Desierto de Mojave como centro de pruebas

Además de las exigentes pruebas a las que se somete el coche en el Death Valley, Kia también lleva a cabo una serie de pruebas con calor extremo en las instalaciones norteamericanas de la compañía en el Centro de Pruebas de Mojave. En esta parte del mundo, notablemente calurosa y seca, las instalaciones también permiten a los equipos de desarrollo llevar a los materiales y componentes del coche hasta las condiciones climáticas más exigentes.

El Centro de Pruebas contiene 120 km de carreteras pavimentadas, incluidos un óvalo de alta velocidad de 10,3 km, caminos de tierra, superficies de grandes vibraciones, instalaciones para pruebas de frenos y rampas de diferente inclinación. Cada uno de ellos permite a los ingenieros evaluar y afinar el confort de la suspensión, la estabilidad de los frenos y el nivel de NVH de los prototipos y modelos de producción.

Además del centro de evaluación de rendimiento cuenta con unas intalaciones para pruebas de fatiga, en la que los diferentes materiales del vehículo se exponen durante un año a la continua radiación UV de los rayos solares de California. Esta exposición (acelerada por supuesto),  asegura de forma definitiva que las piezas y los componentes d elso vehículos no se deterioran bajo un calor extremo y permanecen intactos durante la vida del coche.

Desde Kia nos dicen que las extensas pruebas realizadas sobre las más variadas carreteras del mundo convertirán al Sportage en un automóvil global cuando llegue al mercado. Por eso y gracias a estas pruebas en las condiciones más difíciles, Kia es la única compañía que puede dar una garantía de 7 años o 150.000 kilómetros.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon