Kia Sorento PHEV. Primera prueba
DESDE 56.890 EUROS

Kia Sorento PHEV. Primera prueba

Conducimos el SUV más poderoso y mejor dotado de la marca coreana. Su sistema híbrido enchufable ofrece 265 CV de potencia y presenta una autonomía exclusivamente eléctrica de hasta 57 kilómetros gracias a una batería de 13,8 kWh de capacidad. Contempla siete plazas y tracción total.

Gregorio Arroyo

Gregorio Arroyo

9 de Marzo 2021 22:00

Comparte este artículo: 0 0

El ambicioso Plan S de Kia pasa por convertirse en un referente mundial en 2025 en cuanto a electrificación se refiere, con un 25 por ciento de sus ventas totales, entre ellos 11 modelos exclusivamente eléctricos. En España el pasado año la marca coreana fue la segunda con más vehículos electrificados vendidos, con una cuota del 34 por ciento sobre las motorizaciones de gasolina (59 por ciento) y diésel (7 por ciento). De hecho, toda la gama, salvo el modelo de acceso Picanto, está electrificada.

Y en todo este proceso el nuevo Kia Sorento PHEV tiene un peso considerable. Se trata del tercer modelo híbrido enchufable que nos llega, tras los exitosos Niro y XCeed, se sitúa en lo más alto por tamaño y 'caché' y afronta su cuarta generación con una imagen y un producto redondo que marca claramente la evolución de la marca en los últimos años. Ha pasado de ser un SUV 'rudo' y campero a un vehículo mucho más refinado, aparente, avanzado y, ahora, PHEV.

Siempre con siete plazas

Y lo hace sin esfuerzo porque desde el principio la nueva plataforma desde la que nace ya contemplaba esta variante PHEV. Por lo tanto no hay mermas en cuanto a tamaño, habitabilidad o complicadas soluciones para sacar adelante una versión que presume de 265 CV y una autonomía exclusivamente eléctrica de hasta 57 kilómetros. Sólo se comercializa con una transmisión automática de seis relaciones, tracción total y siete plazas.

El sistema híbrido está formado por un motor 1.6 T-GDI que rinde 180 CV, 265 Nm y que ahora está por primera vez turboalimentado. El aporte eléctrico recae sobre un generador que ofrece 67 kW (91 CV), 304 Nm y se alimenta con la energía que le proporciona una batería de iones de litio con 13,8 kwh de capacidad. Es el mismo 'conglomerado' que utiliza Hyundai para el Tucson y el Santa Fe en sus versiones PHEV, vehículos que comparten casi todo con nuestro protagonista dentro del Grupo Hyundai.

Tiempos de recarga

El Sorento híbrido enchufable recurre a un cargador embarcado de 3,3 kW que permite cargar la batería en 3 horas y 25 minutos en una wallbox. Si la toma es doméstica la operación se alarga hasta las 5 horas. Y esta función se puede programar desde la aplicación UVO Connect, de manera remota desde el móvil.

Dicho esto no hay apenas diferencias entre el último de los Sorento y el resto de la gama. Mide 4,81 metros de longitud, 1,90 de anchura y 1,70 de altura. También hereda una distancia entre ejes de 2,82 metros. Estéticamente lo distinguiremos por la trampilla de carga en la zona trasera derecha, el logo Eco plug-in en la zaga y la etiqueta 0 emisiones en el parabrisas.

Tampoco el interior rompe precisamente con lo conocido. Cuenta con un panel de instrumentos de 12,3 pulgadas con información exclusiva PHEV, un menú específico en la pantalla táctil de 10,25 pulgadas del salpicadero y comparte con la variante híbrida autorrecargable la función Driver Only, que activa la climatización exclusivamente para el conductor para resultar más eficiente.

Como ya avanzamos esta versión sólo se comercializa con un habitáculo de siete plazas y no hay mermas en cuanto a habitabilidad o modularidad. Bueno se pierde un centímetro en el espacio para las piernas de la segunda fila, regulable longitudinalmente en dos secciones. El motivo es que la batería de alta capacidad se ubica debajo de esa zona, en el piso. No parece por tanto un drama el recorte.

Maletero sin contratiempos

Tampoco lo es la capacidad del maletero, que ofrece 175 litros si ocupamos las siete plazas, y 809 litros si abatimos las dos plazas individuales de la tercera fila. Se pierden 4 litros respecto al HEV y 12 frente a la versión diésel. Desde el compartimento de carga se puede abatir fácilmente el respaldo trasero 60/40 gracias a unos mandos electromecánicos, mientras que el portón se puede ajustar con cinco alturas de apertura diferentes. El conjunto pesa 2.099 kilos en su versión más sencilla en cuanto a equipamiento, y eso son 135 kilos más que la variante híbrida autorrecargable. Los 140 kilos de la batería de iones de litio, refrigerada por líquido, lastra nuestra versión.

Tuvimos ocasión de realizar una toma de contacto de 125 kilómetros sobre autovía y carretera principalmente. Y nos llama la atención el tacto general, el confort y la excelente pisada de este modelo. Nos dice la ficha técnica que alcanza los 193 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos. El consumo medio ponderado es de 1,6 litros, y el eléctrico de 18,4 kWh. Estos son datos fríos porque según sea su utilización y uso varían de manera considerable.

Iniciamos la marcha con el 80 de la batería cargada y una autonomía eléctrica de 32 kilómetros. En 20 minutos, bajo un fuerte aguacero y lanzados por autopista, quizás el hábitat menos favorable para sacar partido al sistema eléctrico, la batería nos ha permitido recorrer 35 kilómetros. Recordad que la autonomía homologada es de 57 kilómetros, y puede estirarse hasta los 70 si nos movemos exclusivamente por ciudad. En cualquier caso es un dato destacable porque no realizamos precisamente una conducción demasiado eficiente. Por cierto, permite circular hasta los 140 km/h sin emitir emisiones.

Perfiles de conducción a la carta

Sí que optamos por el modo ECO, que junto al Sport y el Smart forma parte de los tres perfiles de conducción que nos brinda el asistente de conducción. Además, desde ese mismo mando giratorio ubicado en la consola central, la función Terrain Mode ofrece los programas Nieve, Barro y Arena para superar superficies con baja adherencia y realizar alguna aventura off road.

Lo curioso es que nos quedamos sin batería aunque en el cuadro de mandos todavía nos indica que tenemos aproximadamente un 20 por ciento. Seguimos obligando al mando EV de conducción exclusivamente eléctrica, pero el sistema nos dice que no y pasa a funcionar en modo híbrido, con el bloque térmico de gasolina asumiendo ya el mayor protagonismo, tanto para impulsar el vehículo como para recargar la batería.

A continuación afrontamos un tramo sinuoso de carretera, con constantes subidas y bajadas. Accionamos el modo Sport, el cuadro digital cambia su configuración y pisamos con ganas para sacar todo el partido al vehículo a nivel de prestaciones. Utilizamos constantemente el cambio secuencial de seis relaciones con convertidor de par y nos sorprende, porque aunque es un vehículo de corte familiar, brinda una dinámica brillante. Las grandes inercias, debido a su peso, y una dirección suave, con 2,6 vueltas de volante, limitan lógicamente su agilidad en ese escenario. La diversión dispara el consumo hasta los 13,5 litros. Va bien calzado con neumáticos 235/55 R17 son de serie.

Consumos muy atractivos

Más tarde volvemos al modo ECO, sobre carretera, con una conducción eficiente y alguna travesía urbana por medio. En el ordenador de a bordo vemos que el consumo refleja 5,0 litros, una cifra muy meritoria para un vehículo de este porte y potencia. Y finalizamos el recorrido con un consumo medio de 7,0 litros, también un número muy atractivo porque en gran parte del recorrido realizamos un tipo de conducción bastante agresivo. Son datos orientativos que completaremos de una manera más precisa cuando tengamos una unidad de pruebas a nuestra disposición más tiempo.

En otro orden de cosas el Sorento PHEV contempla una avanzada tecnología en materia de seguridad, confort y conectividad. La asistencia a la conducción queda garantizada con elementos como un control de velocidad adaptativo con función de atascos Stop & Go, alerta de cambio de carril involuntario con función de mantenimiento de trayectoria, luces de carretera inteligentes, asistente de seguimiento de carril, alerta de fatiga del conductor, asistente de salida segura que detecta vehículos y ciclistas, control del ángulo muerto con imágenes en tiempo real en el cuadro de mandos gracias a unas cámaras instaladas en los retrovisores, prevención de accidentes en cruces, alerta de tráfico cruzado en la zaga, frenada anticolisión, control inteligente de velocidad, Head-up Display, cámara 360º...

También hay que destacar la generosa oferta multimedia, la conectividad Android Auto y Apple CarPlay por cable, los servicios Kia Live que nos informan del tráfico en tiempo real, nos alerta de radares, nos indica la climatología que nos encontraremos por delante... Y el sistema UVO Connect Fase II nos permite saber el estado de salud del vehículo, localizarlo, bloquear puertas, planificar rutas a distancia, notificaciones, cargar la batería por control remoto...

Precios y gama

El Sorento híbrido enchufable se ofrece con los acabados Drive y Emotion. Este último se puede asociar al Pack Luxury. El precio del Drive es de 56.890 euros (45.500 con descuentos), mientras que el Emotion cuesta 60.500 euros (50.941 con promociones). El Pack Luxury tiene un sobreprecio de 3.600 euros. Se ofrecen hasta 1.700 euros de ayuda para el cargador doméstico siempre y cuando la adquisición del vehículo esté financiada. La garantía es de siete años o 150.000 kilómetros, incluida la batería, y esta versión se beneficia de ventajas exclusivas, como coche de cortesía, asistencia premium o mantenimiento gratuito durante tres años.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon