domingo, 14 agosto 2022

Jaguar XK120 Roadster. Restaurado por Jaguar Classic

David Gandy es un modelo británico que es todo un entusiasta de los clásicos deportivos de la firma británica Jaguar. Y precisamente ha encargado a los especialistas del departamento Jaguar Classic una pieza realmente exclusiva, pues tenía el antojo de tener en su garaje un impresionante Jaguar XK 120 Roadster.

Este deportivo fue el primer vehículo de altas prestaciones fabricado por Jaguar tras finalizar la Segunda Guerra Mundial, pero no es excesivamente raro, pues la firma británica construyo más de 12.000 ejemplares con carrocería Coupé y Roadster.

Lo localizaron en California

Para comenzar con el encargo tan especial de David, Jaguar Classic se puso manos a la obra para encontrar por todo el mundo un ejemplar que cumpliera con sus necesidades. Esa unidad fabricada en el año 1954 apareció en California, desde donde viajó hasta las instalaciones de Warwickshire.

David quería una unidad con la que poder competir en eventos como el Jaguar Classic Challenge, por lo que Jaguar Classic decidió tomar como punto de inspiración la versión Lightweight del XK 120 original.

Para comenzar, su corazón de seis cilindros en línea y 3,4 litros requirió de cinco meses y medio de trabajo minucioso para devolverlo a su máximo esplendor y arañar unos cuantos caballos, pues lo han llevado de 180 a 225 CV de potencia. Jaguar Classic lo ha reforzado y también le ha instalado un nuevo sistema de escape con tuberías dobles.

Tampoco desentona una nueva transmisión manual con desarrollos y guiados específicos para competición, una suspensión renovada por completo y un equipo de frenos mucho más poderoso que el original, pues aunque detrás mantiene sus clásicos tambores, delante apuesta por discos ventilados y pinzas de cuatro pistones.

Personalizado al milímetro

La carrocería de este sensacional Jaguar XK 120 Roadster apuesta por un clásico color negro, que ha necesitado de 13 litros de pintura y cuatro capas para relucir. A esta criatura también le delata un tapón de carburante abatible, inspirado en el mundo de la competición, además de su doble pantalla delantera, que reemplaza el clásico parabrisas original.

El interior también se ha personalizado para la ocasión, incorporando dos confortables asientos cuya estructura es de aluminio y que están tapizados en cuero trenzado de color marrón, tono predominante en el habitáculo de este exclusivo XK 120, el cual también luce un volante más pequeño que el original (tiene 38 centímetros de diámetro), ideal para que el modelo, que mide 1,88 metros de estatura, pueda acomodarse perfectamente en el interior de su nuevo juguete, en el cual Jaguar Classic ha invertido más de 2.700 horas y 11 meses de trabajo.