viernes, 9 diciembre 2022

Jaguar C-Type. Una joya de casi cinco millones de euros

Los especialistas de RM Sotheby's están organizando una de las mejores subastas de vehículos de toda la temporada, que va a tener lugar el mes que viene en Nueva York.

Fabricaron 53 unidades

Ahora sabemos que allí se va a intentar encontrar un nuevo hogar a una pieza tan singular como lo es este bello Jaguar C-Type, un ejemplar que nació para la competición allá por el año 1952 y del que sólo fabricaron 53 piezas.

La firma británica desarrolló este deportivo de carreras tomando como punto de partida su exclusivo Jaguar XK120. Además compartían un propulsor 3.4 de seis cilindros en línea, que en esta criatura sumaba carburadores Weber entre otras mejoras para rendir unos sorprendentes 205 CV de potencia. Gracias a ello y a su ligereza, el Jaguar C-Type se convirtió en un duro competidor dentro de los circuitos de todo el mundo y fue el encargado de dar a la firma británica sus dos primeras victorias en las emblemáticas 24 Horas de Le Mans, concretamente en los años 1951 y 1953.

La mayoría de los Jaguar C-Type fueron a parar a las manos de los equipos más punteros de la época, pero unas cuantas unidades también viajaron hasta los Estados Unidos. Este que tienes ante tus ojos, con el número de chasis XKC 007, es uno de ellos y además se cree que es el primero en pisar Estados Unidos.

Pilotado por Phil Hill

Salió de la factoría en el año 1952 y ese mismo año fue entregado a Charles Hornburg, un distribuidor de Jaguar asentado en la Costa Oeste. En vez de buscarle un nuevo hogar, Charles decidió mantenerlo bajo su control y lo mostraba a sus mejores clientes para enseñarles de lo que eran capaces las criaturas de la firma británica.

En septiembre de 1952 se lo dejó a nada menos que a Phil Hill, el primer piloto estadounidense en conseguir un campeonato de Fórmula 1 allá por 1961, quien también plasmó su firma en el habitáculo. Lo condujo desde California a Wisconsin para participar en la carrera Road América en Elkhart Lake, donde acabó en primera posición. Desde entonces este deportivo se ha labrado un largo palmares en competición hasta que cayó en manos de coleccionistas privados, quienes lo han mantenido en un estado de cine. Incluso ha sido restaurado hasta el último tornillo, pero ahora se vuelven a deshacer de esta joya.

Los chicos de RM Sotheby's aseguran que en su subasta se podrán alcanzar los 5,7 millones de dólares, que equivalen a 4,9 millones de euros.