Isuzu D-Max Blade. Para seguir en año récord
EDICIÓN LIMITADA

Isuzu D-Max Blade. Para seguir en año récord

Isuzu lanza una edición especial de su D-Max que han bautizado como Blade y que se comercializará con el propulsor 2.5 diésel de 163 CV. Suma equipamiento y una decoración específica.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

13 de Abril 2015 09:42

Comparte este artículo: 0 0

Esta es la nueva edición especial del Isuzu D-Max, la cual ha sido bautizada como Blade. Es por ello que este pick-up de 5,29 metros de longitud estará de forma exclusiva con dos colores exteriores: Negro Cósmico o Blanco Perlado. También adquiere unos nuevos adhesivos exteriores y unas llantas de aleación exclusivas de 18 pulgadas. En su exterior tampoco faltarán detalles como las luces diurnas LED o los elementos en color negro brillante, como son su parrilla frontal, los tiradores de las puertas, los espejos retrovisores, las barras longitudinales del techo...

Ya en el habitáculo encontramos elementos como la tapicería en cuero, detalles también en negro brillante o un equipo de sonido con pantalla táctil Pioneer de 6,1 pulgadas que también suma el sistema de navegación y la cámara de marcha atrás.

Sólo con el motor de 163 CV

Bajo el capó sólo estará disponible el propulsor 2.5 Diésel, un motor de cuatro cilindros dotado de turbocompresor que eroga una potencia de 163 CV y un par máximo de 400 Nm. Se ofrecerá exclusivamente con el sistema de tracción a las cuatro ruedas, que es conectable desde un mando en su interior, y también añade la caja de reductora. Eso sí, el cliente lo podrá adquirir con un cambio manual de 6 velocidades o con una transmisión automática, que en este caso cuenta con cinco velocidades. Ambas versiones alcanzan una velocidad máxima de 180 km/h y pueden acelerar de 0 a 100 km/h en 12,2 segundos. En lo que difieren es en el consumo medio, que en el caso del manual es de 7,3 l/100 km (emisiones de 192 g/km de CO2), mientras que en el Isuzu D-Max automático es de 8,4 l/100 km (emisiones de 220 g/km de CO2). Ambos propulsores deberán sufrir alguna variación en un futuro no muy lejano ya que no cumplen la norma Euro6 de emisiones contaminantes.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon