I Vision Circular, el compacto eléctrico y sostenible que BMW planea para 2040
Uso masivo de materiales ecológicos y reciclables

I Vision Circular, el compacto eléctrico y sostenible que BMW planea para 2040

Sostenible, lujoso, compacto, totalmente eléctrico y dotado de un amplio espacio interior pese a contar con una longitud de apenas cuatro metros y baterías de estado sólido. BMW muestra su visión de como debería ser su modelo eléctrico del segmento C en 2040.

Guillermo López

Guillermo López

8 de Septiembre 2021 18:00

Comparte este artículo: 0 0

i Vision Circular. Este es el nombre del concept con el que BMW prefigura tanto el futuro BMW i3 que debería llegar en 2040, como los principales conceptos de producción que deberían hacerlo posible de una manera completamente sostenible y plenamente involucrada en la llamada economía circular. Y es que no cabría otra manera, pues el objetivo de BMW es convertirse en el fabricante de movilidad premium más sostenible del mundo.

Cinco concepts en el IAA

El despliegue del Grupo BMW en el IAA Mobility de Munich incluye la presencia de hasta cinco concepts car con los que el grupo quiere mostrar su nueva visión de la movilidad urbana individual para estas próximas décadas. Amparados todos ellos por la nueva movilidad eléctrica, los cinco concepts giran en torno a vehículos tanto de dos como de cuatro ruedas con los que hacer frente a las nuevas necesidades de movilidad de esta primera mitad del siglo XXI.

El concept dado a conocer justo antes de la apertura del Salón, el BMW i Vision Circular permite a la marca bávara dar a conocer además de su visión sobre un futuro modelo, el planteamiento que la marca tiene de cara al sistema de producción que lo ha de hacer posible y su idea de que en el futuro, la movilidad estará fundamentada básicamente en la electricidad, la conducción autónoma y, muy especialmente, la producción mediante el uso masivo de materiales sostenibles y reciclables que permitan un uso circular de los mismos.

Producción mediante procesos circulares

El i Vision Circular contempla los procesos de producción de los futuros vehículos mediante procesos circulares en los cuales se desechen la menor cantidad posible de materiales. El concept va en este sentido mucho más allá de lo que en su día fue el BMW i3 original en cuanto a los materiales y número de componentes utilizados.

Todas las piezas y materiales utilizados en el i Vision Concept han sido seleccionados con vistas a su posible reutilización y reciclaje al final de su ciclo de vida a bordo del coche. BMW también ha aprovechado el proceso de producción del concept para analizar y darle la vuelta a la elaboración de todas y cada una de las piezas y de las herramientas que se utilizan para su fabricación, buscando con ello simplificarlos y hacer que la futura reutilización de los mismos sea más factible y rápida de efectuar, al tiempo que reduciendo al máximo la huella de carbono que ello genera. Uno de los objetivos del Grupo BMW es pasar del 30 por ciento de material reciclado que actualmente incluye en sus coches a un 50 por ciento en los próximos años.

Para ello va a recurrir al uso de un mayor número de materiales de origen biológico, como es el caso del caucho empleado en la producción de los neumáticos específicos que monta el i Vision Circular, o el volante impreso mediante tecnología 3D. Se cuida hasta el mínimo detalle en este sentido y, por eso, para eliminar el uso de pinturas y barnices en la carrocería, esta se pule de manera especial.

Reducción de piezas y componentes

La reducción del número de piezas y componentes tiene su máxima expresión en el frontal que muestra el i Vision Circular.El número de piezas del frontal se ha reducido al máximo. El borde cromado con barras desaparece y la parrilla con los "riñones" se reinterpreta como una superficie digital, en la que los riñones se extienden a todo lo ancho del frontal fusionando faros y parrilla en un inconfundible doble icono a modo de nueva seña de identidad para la marca. El diseño digital del frontal permitirá en el futuro prescindir de los restyling mediante rediseños de la geometría de paragolpes y ópticas, reduciendo así tanto el número de materiales como de maquinaria que ello provoca. Los logotipos están grabados en el frontal con laser, lo que evita el uso de piezas adicionales. Entre los dos riñones, un conjunto de sensores adicional agrupa las distintas funciones tecnológicas en un único componente, lo que facilita su desmontaje.

La vista de perfil del coche muestra una superficie continua y sin aristas de ningún tipo de una silueta monovolumen en la que la amplia superficie acristalada anticipa un interior luminoso y la larga batalla, con las ruedas posicionadas muy en los extremos, indican la presencia de un habitáculo espacioso y muy capaz. La ascendente línea del techo es una prolongación directa del parabrisas, que acentúa la forma de cuña del i Vision Circular. Sensación a la que también ayuda la fuerte inclinación de la luneta trasera.

Pantalla tactil exterior en lugar de mandos

En lugar de molduras cromadas, entre la zona acristalada y la carrocería, una fina superficie digital recorre todo el lateral del coche a modo de cinta. Este elemento es mucho más que un elemento estético, pues se trata de una superficie que puede usarse para mostrar información sobre el estado del vehículo y también para guiar mediante señales lumínicas a los usuarios hacia los tiradores de las puertas. Al tocar los tiradores, estas se abren en direcciones opuestas, lo que habilita un amplio y cómodo acceso al amplio espacio interior.

La trasera del i Vision Circular ofrece un aspecto purista y limpio. Toda la información y las luces están agrupadas en el portón trasero de cristal oscurecido, conformando una pantalla digital que reproduce la expresiva idea del frontal. Los elementos luminosos funcionales se activan nada más girar la llave. Bajo el portón la superficie de acero secundario genera con sus formas atractivos juegos con los reflejos y las sombras, y por debajo de ella, el paragolpes destaca su presencia, perfectamente minimizado en cuanto a su tamaño. Optimizado aerodinámicamente, está elaborado con plástico reciclado.

Pasando al interior, se mantiene la idea de respeto al medio ambiente en la selección de materiales y el modo de trabajarlos. El resultado es una estética interior tan innovadora como fascinante y atrayente. Las nuevas técnicas de unión creadas para los componentes evitan el uso de pegamentos y otras soluciones que impiden el reciclaje de los distintos componentes. Lo primero que llama la atención es el techo de cristal, con una colocación tan pronunciada hacia atrás que hace sentir a los pasajeros de las plazas delanteras que viajan con el coche abierto al aire libre.

Cuatro plazas

Los cuatro asientos están diseñados específicamente para que parezcan muebles. Los delanteros, tipo lounge son independientes y cuentan con reposacabezas integrados. La tapicería está elaborada a partir de plástico reciclado, al igual que los respaldos y cuentan con una base monoposte ajustable longitudinalmente. Al carecer de consola central, en las plazas traseras los pasajeros cuentan con un generoso espacio para las piernas.

La pantalla exterior de visualización y control dispuesta entre la zona acristalada y la de chapa existe igualmente en el interior manteniendo el mismo aspecto de cristal que el panel de la instrumentación y la iluminación ambiental. En ella, al igual que se hacía en el exterior, se incorporan una serie de funciones, como son los mandos de los elevalunas, los de apertura de puertas y los de control del parasol del techo, entre otros. Al ser el único componente electrónico inserto en las puertas, su reciclaje es sumamente sencillo gracias a que, además se extrae todo en un único módulo lo que permite su rápida extracción y clasificación.

Máxima conectividad

El uso inteligente de las tecnologías transforma el parabrisas delantero en una fuente de información, eliminando así la necesidad de instalar otras pantallas en el interior. Los contenidos proyectados se controlan mediante pads de interacción dispuestos en el volante, mientras que los pasajeros pueden conectar sus dispositivos móviles.

El i Vision Circular comparte sus datos con la red. Eso significa que también hace uso de los datos de tráfico disponibles en tiempo real y a cortos intervalos para logra la máxima eficiencia en su movilidad. La conectividad es máxima y, con el consentimiento del usuario, los datos se comparten con toda la flota conectadapara generar una inteligencia de enjambre que ayuda a prever mejor los flujos del tráfico, a canalizarlos a velocidades que permitan aprovechar mejor las fases de los semáforos y minimizar los períodos de retención gracias a la comunicación de todos los vehículos entre sí.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Sigue Motor16
Salon