jueves, 9 febrero 2023

Hyundai Santa Fe. El nuevo Papamóvil

La colección de coches del Santo Pontífice es muy extensa. Si os hiciésemos una lista de todos los coches que han pertenecido al Papa podríamos alargarnos hasta el día del jucio final, pero ésta no es nuestra misión. Aquí lo que os queremos contar es que el Papa Francisco, haciendo honor a sus raíces humildes, ha cambiado los lujosos Mercedes del anterior Papa Benedícto XVI por un Hyundai Santa Fé.

Nuevo modelo… ¡y descapotable!

No sabemos si es por las altas temperaturas que estamos sufriendo o porque pasear en una especie de pecera debe ser claustrofóbico, pero el Papa Francisco ha cambiado su Mercedes carrozado como una pecera por un Hyundai Santa Fé descapotable. El hecho de dejar de usar el blindaje responde a los deseos del pontífice de estar más cerca de la gente. Aunque la seguridad con un coche descapotable es menor, el propio Papa ha asegurado que a su edad no tiene nada que perder y que prefiere hacer felices a sus feligreses. Aunque a juzgar por las imágenes, es posible que si que pierda algo, su solideo (el gorro blanco del Papa).

En comparación a los anteriores modelos Mercedes, el nuevo Santa Fé es mucho mas bajo y estrecho por lo que los giros en curva y la maniobrabilidad es mucho mejor. Además su interior se ha adaptado, así podemos ver dos asientos delante y tres detrás con un espacio en el medio donde el Papa Francisco puede ir de pie. Para mayor comodidad del propio Papa se han añadido barras donde poder sujetarse en los trayectos en los que saluda a parte de un escalón retráctil para que el acceso al vehículo sea más fácil. El motor que usa es un 2.2 diésel CRDi estándar, por lo que la velocidad no es su mayor virtud aunque su ahorro sí puede serlo. 

Más incorporaciones a la flota

Pero el Santa Fé no es su única novedad. El Papa Francisco ha incluido en su nueva flota de coches un Renaut 4 de 1984 con 305.775 Km en su odómetro. No, no se ha vuelto loco ni estamos de broma. Se trata de un regalo por parte del sacerdote Francis Renzo Zocca. Este cura italiano utilizó el pequeño coche para ayudar a una comunidad de la norteña ciudad italiana de Verona. Zocca envió una carta al Papa Francisco contándole su historia y pidiéndole que aceptase el coche como un regalo. Francisco respondió con una llamada telefónica y aunque en un principio se mostró reacio, finalmente accedió a aceptar el Renault 4. Curiosamente, el Papa dijo a Francis Zocca que en algún momento de su vida había poseído un Renault 4.