viernes, 9 diciembre 2022

Ya hemos conducido el Hyundai IONIQ Plug-In Hybrid

A medio camino entre las versiones híbrida y eléctrica, el nuevo IONIQ híbrido enchufable es la mejor opción para los que buscan más eficiencia que en la primera y descartan la angustia por la autonomía de la segunda. Ya está disponible desde 35.000 euros, aunque si aplicamos todos los descuentos y el Plan Movea, se puede adquirir desde 26.450 euros.

El nuevo IONIQ plug-in parte desde el híbrido, con el que comparte el motor de gasolina de 1,6 litros con 105 CV y el cambio de doble embrague de seis relaciones que le diferencia de la competencia. En nuestro protagonista se aumenta la potencia del motor eléctrico hasta los 60,5 CV (43,5 el híbrido) y la capacidad de la batería se multiplica por seis, hasta los 8,9 Kwh.

Hasta 63 kilómetros en eléctrico

Esto trae consigo una pérdida de 100 litros en el maletero, aunque a la vez le permite homologar una autonomía en modo eléctrico de hasta 63 kilómetros, reduciendo el consumo medio hasta 1,1 litros (3,9 en el híbrido). La batería se recarga por efecto de la frenada regenerativa, pero cuando se agota hay que recurrir a una toma de corriente exterior, que necesita entre 2,2 y 4,5 horas, dependiendo de su capacidad.

A pesar de su mayor potencial se ha decidido mantener la potencia total en 141 CV, por lo tanto tampoco existen diferencias a nivel de rendimiento y prestaciones.

En nuestra toma de contacto comprobamos la suavidad en el funcionamiento del sistema híbrido y el gran tacto del cambio de doble embrague, lo que unido al programa Sport brinda, además de eficiencia, una mayor carga de sensaciones al volante. Su buena dinámica y confort de marcha se combinan con un consumo que en nuestro caso, por carretera y autopista, registró 4,9 litros de media.

Destacar el denominado ECO-DAS, un asistente que analiza la información del navegador para gestionar la energía de manera predictiva.

Equipamiento muy generoso

Disponible con acabado Tecno (35.000 euros) y Style (38.000), el primero ofrece de serie una alerta activa por cambio de carril, control de crucero inteligente, navegador con pantalla táctil, faros full led, frenada autónoma de emergencia, cámara trasera, climatizador bizona y una completa oferta multimedia, incluidos sin sobreprecio los sistemas Apple Carplay o Android Auto que abren un mundo de posibilidades. El acabado Style añade elementos como un sensor de ángulo muerto, techo solar, asientos delanteros ventilados y calefactados, volante calefactado, alerta de tráfico cruzado en la zaga o un sensor de aparcamiento delantero.

Una de las preocupaciones a la hora de adquirir un vehículo de estas características es la fiabilidad del sistema híbrido o la degradación de la batería. El primero se beneficia de una garantía de kilometraje ilimitado en cinco años, mientras que la batería de polímeros de ion litio está garantizada durante ocho años o 200.000 kilómetros, lo que antes ocurra. Estos períodos están orientados a dar tranquilidad al cliente. Y ahora llega la pregunta del millón: ¿bajo qué parámetros se considera que la batería, desarrollada por LG, no es apta y hay que cambiarla bajo el paraguas de la garantía? En Hyundai estiman que este elemento hay que sustituirlo sin sobreprecio cuando el rendimiento cae por dabajo del 70 por ciento.