jueves, 18 agosto 2022

Hyundai Elantra N. Un diamante que no veremos en España

Durante años, las berlinas eran las elegidas por la gran mayoría de usuarios: sobrias, elegantes, eficientes… Sin embargo, llevamos ya bastantes años en los que los SUV se han impuesto, suponiendo una auténtica plaga en casi todos los mercados europeos. Como consecuencia, las berlinas se han quedado rezagadas, llevándose un trozo muy pequeño del pastel de ventas en el Viejo Continente. Pero hay lugares donde todavía tienen cierto tirón, como en los Estados Unidos, cosa que ha hecho que Hyundai presente su nuevo Elantra N, un deportivo sedán que, para desgracia de los europeos -quitando quizá Polonia y algún otro-, no tendremos el privilegio de ver en los concesionarios de nuestros paises.

De 0 a 100 en 5,3 segundos

El Elantra N esconde multitud de elementos y funciones que tienen como fin último maximizar la dinámica y diversión del vehículo, muchas de estas ya las conocemos de su hermano eli30 N, empezando por el motor. El Elantra N esconde bajó el capó un 2.0 turbo de cuatro cilindros que tiene ahora unas turbinas 5 milímetros más grandes, lo que da como resultado una potencia de 280 CV y un par motor de 392 Nm. Si activamos el modo N Grin Shift, la presión del turbo aumenta, haciendo que los caballos suban hasta los 289, permitiéndo al modelo pasar de 0 a 100 en 5,3 segundos. A esto también ayuda su cambio automático de doble embrague húmedo y ohco marchas, aunque si lo preferimos también tenemos una caja de cambios manual de seis relaciones, pero el 0 a 100 no será tan rápido con esta montada.

Para ayudar al Elantra N a trasladar todos estos caballos al asfalto, Hyundai lo ha equipado con un diferencial electrónico de deslizamiento limitado. También dispone de Launch Control, los mismos modos N Grin Shift, N Power Shift y N Track Sense Shift que otros de sus hermanos de la división N de Hyundai, además de que cuenta con un eje motriz que deriva directamente del rally, reduciendo el peso en 1,7 kilos y hacienod que el agarre lateral sea mayor. Para añadir más leña al fuego, el Elantra N también equipa una suspensión ajustable electrónicamente, haciendo que el manejo a altas velocidades sea delicioso, además de seguro, a lo que también contribuyen las barras anti torsión de la zona trasera.

Para parar todo esto, Hyundai recurre a unos discos de 360 milímetros y a unas pastillas de freno hechas con un material propio de la compañía. Dichas pastillas ya han mostrado su eficacia y su durabilidad excepcional, por lo que son de lo mejor para un modelo de estas características.

Sonido a la carta

Como colofón, el Elantra N estrena novedades, como el N Sound Equalizer, un sistema que mete sonidos dentro del habitáculo a través de los altavoces, haciendo que sea capaz de imitar sonidos de coches de carreras. Así, el conductor puede ajustar la gravedad, el ronroneo o el sonido típico del soplido del turbo que le entra por los altavoces. Todo más falso que los 'Rolex' que venden en la esquina, pero bueno…, hay gustos para todo. El escape también ha sido retocado, pero seguirá teniendo esos petardeos tan característicos y que tanto gustan a los entusiastas del motor; reales al 100%. Estos si…

Para terminar, en el interior nos encontraremos con un sistema de infoentretenimiento actualizado, con mucha información sobre el vehículo; como presión del turbo, par motor, temperaturas, etc. También nuevos son los asientos deportivos, aunque los usuarios que prefieran un toque más 'racing' podrán optar por los asientos tipo baquet, que se sitúan 10 milímetros más bajos.