Hoonicorn V2. El Ford Mustang más salvaje del planeta
PESA 9,5 KILOS MÁS

Hoonicorn V2. El Ford Mustang más salvaje del planeta

Se llama Hoonicorn V2 y es el nuevo juguete que ha sido creado para Ken Block. Toma como punto de partida el conocido Hoonicorn RTR usado para la Gymkhana 7, pero suma dos nuevos turbos Garrett.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

14 de Octubre 2016 08:31

Comparte este artículo: 18 0

Seguro que todavía no has podido sacarte de la mente el impresionante vídeo de la séptima Gymkhana protagonizada por Ken Block y rodada en Los Ángeles. En aquella ocasión el piloto norteamericano empleaba una máquina verdaderamente especial y bautizada con el nombre de Hoonicorn RTR.

Ofrecía 845 CV de potencia

Tras ese peculiar nombre se esconde nada menos que un Ford Mustang Fastback del año 1965, un ejemplar aligerado al máximo y que cuenta con un poderoso motor Roush con 8 cilindros en V, 6,7 litros de cilindrada y de naturaleza atmosférica que era capaz de desarrollar la friolera de 845 CV de potencia. Este corazón se combina con una transmisión secuencial y con un sistema de tracción a las cuatro ruedas.

Ken Block ha actualizado su Hoonicorn RTR y lo ha rebautizado como Hoonicorn V2. La principal diferencia reside en la incorporación de dos turbocompresores firmados por Garrett y que elevan la potencia de su 6.7 V8 de los originales 845 CV a nada menos que 1.400.Ken Block ha actualizado su Hoonicorn RTR y lo ha rebautizado como Hoonicorn V2. La principal diferencia reside en la incorporación de dos turbocompresores firmados por Garrett y que elevan la potencia de su 6.7 V8 de los originales 845 CV a nada menos que 1.400.

Tal debe ser el cariño que Ken Block le tiene a este Hoonicorn RTR que incluso ha rechazado ofertas de compra por parte del piloto Lewis Hamilton. Y tal debe ser el cariño que le tiene a esta criatura que lo ha vuelto a modificar y ha creado en esta ocasión este Hoonicorn V2, cuyo corazón 6.7 V8 ahora pesa 9,5 kilos más que antes. Este peso extra se debe a la incorporación de dos turbocompresores firmados por el especialista Garrett, los cuales elevan drásticamente su potencia hasta los 1.400 CV ayudado también porque ahora puede alimentarse por metanol.

Con semejante potencial se ha tenido que reforzar su transmisión secuencial y también su sistema de tracción a las cuatro ruedas firmado por Sadev. Ahora sólo queda esperar para saber cuanto le duran los neumáticos Toyo a esta poderosa criatura que Ken Block emplerará en su futura Gymkhana.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16