Honda Jazz y Jazz Crosstar e:HEV. El utilitario híbrido más práctico
DESDE 21.900 EUROS

Honda Jazz y Jazz Crosstar e:HEV. El utilitario híbrido más práctico

Llega el nuevo Jazz de Honda, el primer modelo que se presenta bajo la nueva marca e:Technology de la marca japonesa, denominación que recibirán todos los modelos electrificados que lleguen a partir de ahora a la gama de Honda.

Redacción

22 de Junio 2020 21:00

Comparte este artículo: 10 4

Es la primera vez que el Jazz se va a vender exclusivamente en Europa con un sistema de propulsión híbrido, y si va la mitad de bien que el de su hermano mayor el CR-V Hybrid, del que hereda la tecnología, estaremos ante uno de los utilitarios híbridos más recomendables del mercado. Pero es que también es la primera vez que el Jazz ofrece una segunda versión de estética todocamino, llamada Crosstar.

El sistema e:HEV se ha desarrollado de forma específica para el Jazz y, según aseguran en Honda, proporciona una experiencia de conducción muy agradable, sobre todo por la cantidad de tiempo que el coche circula en modo estrictamente eléctrico en territorio urbano. El sistema e:HEV se compone de dos motores eléctricos (generador e impulsor) de alta densidad energética, un motor de gasolina i-VTEC de 1,5 litros de cilindrada con una eficacia térmica del 40,5 por ciento, una batería de iones de litio de la que no comunican su capacidad (1 kWh en el CR-V Hybrid) y una innovadora transmisión fija, de manera que todos ellos funcionan en perfecta armonía para proporcionar según Honda la mejor relación de consumo de combustible y aceleración de su clase.

Con una potencia de 109 CV

La potencia total de los dos Jazz es de 109 CV, por lo que la aceleración de 0 a 100 km/h se ha homologado en 9,4 segundos (9,9 en el Crosstar) con una velocidad máxima de 175 km/h (173 km/h en el Crosstar). Pero lo mejor de todo es el consumo. Y es que el nuevo Jazz e:HEV ofrece tres modos de conducción. En el modo EV, la batería de iones de litio suministra alimentación al motor de propulsión eléctrica directamente. En el modo Hybrid, el motor de combustión suministra energía al motor generador eléctrico, que transmite a su vez energía al motor eléctrico que es el que mueve las ruedas del coche. Y por último, en modo Engine, el motor de gasolina se conecta directamente con las ruedas por medio un mecanismo de bloqueo del embrague, de modo que la potencia se trasmite directamente del motor de combustión a las ruedas. En entornos urbanos entre 0 y 40 km/h, Honda ha calculado que el Jazz híbrido se mueve hasta un 86 por ciento del tiempo en modo puramente eléctrico. En recorridos extraurbanos entre 40 y 80 km/h el Jazz recién llegado puede ir un 54 por ciento del tiempo en modo EV, un 31 por ciento en modo Hybrid y un 15 por ciento en modo Engine. Y para circular a velocidades propias de una autopista, entra en funcionamiento el Modo Engine, que se complementa con un impulso de potencia, según sea necesario, procedente del motor de propulsión eléctrica para conseguir una aceleración más rápida. Así que entre 80 y 120 km/h el Jazz Hybrid irá un 73 por ciento del tiempo en modo Engine y el resto se repartirá a partes iguales entre el modo EV y el Hybrid. En el Modo Hybrid, la energía sobrante del motor de gasolina se puede derivar también para recargar la batería mediante el motor generador. Además, el Modo EV se activa cuando el automóvil desacelera, con lo que se recupera energía a través de la frenada regenerativa para recargar la batería.

Con todo, el consumo de combustible homologado en ciclo WLTP es de 4,5 l/100 km en el Jazz, y de 4,8 l/100 km en el Crosstar. Pero aún más importante e interesante es el consumo homologado en ciudad, el entorno ideal para el Jazz e:HEV. En ese escenario el nuevo Honda ha homologado un consumo medio de tan solo 3,5 l/100 km (3,9 l/100 km en el Crosstar).

Y dos datos que llaman la atención en un modelo de esta categoría. El motor de propulsión eléctrica gira hasta las 13.300 rpm a fin de que el Jazz alcance una velocidad máxima de 175 km/h. Además, el par máximo se genera a 0 rpm para ofrecer una aceleración considerable a baja velocidad.

Con la mayor practicidad del segmento

El nuevo Jazz adopta un diseño vanguardista sin perder el aire de familia y, sobre todo sin dejarse por el camino nada de versatilidad. Así que asistimos de nuevo a un despliegue interior total con el objetivo de ofrecer la mayor practicidad del segmento. Con esos asientos traseros modulables y plegables en vertical y una amplitud bárbara. A nivel estructural el pilar A es ahora la mitad de ancho que el del modelo anterior, lo que aumenta la superficie de la luna triangular y mejora claramente la visibilidad horizontal delantera con hasta 90 grados de visibilidad a lo ancho respecto a los 69 anteriores. También ha sido clave la colocación del depósito de combustible en la parte central del chasis, bajo los asientos delanteros, una característica única en su clase a la que ya recurría el Jazz anterior. Esto le permite mantener la excelente versatilidad de esos denominados Honda Magic Seats traseros. Y todo a pesar de que ha habido que hacer sitio en el maletero para alojar las baterías sin sacrificar demasiado espacio. En concreto hablamos de 304 litros de capacidad de maletero en el Jazz y 298 litros en el Crosstar debido a que como esta versión lleva de serie el sistema de audio Premium, el subwofer va instalado en el hueco de carga restando algo de espacio.

En octubre del año pasado tuvimos ocasión de sentarnos en el coche y ya decíamos que una vez dentro comprobamos que, efectivamente, el espacio y la versatilidad siguen siendo la nota dominante. Y lo comprobamos en primera persona ya que situando el asiento para que un conductor de 1,86 metros vaya cómodo al volante, detrás quedarían 11 centímetros de sobra para las rodillas de ese mismo adulto, y 9 centímetros de sobra de la cabeza al techo. El ángulo de apertura de las puertas traseras es muy generoso lo que junto con la altura a la que se encuentran los asientos facilita mucho bajar o subir al coche.

El Honda Jazz Crosstar, de aspecto más robusto y aventurero, presenta una propuesta estilo crossover, para compradores con un estilo de vida activo. En esta versión destaca la llamativa parrilla delantera, un revestimiento en negro alrededor de los pasos de rueda, y unos paneles laterales además de las barras de techo. Las llantas de aleación en acabado negro y plateado son específicas del Crosstar, con unos neumáticos 185/60 R16. Al margen de la estética crossover, el Jazz Crosstar tiene 39 mm más de altura libre al suelo a plena carga una diferencia fruto de contar con más rueda y con unos muelles específicos que también se adoptan de cara a mejorar el comportamiento del coche fuera del asfalto. Por lo demás, mantiene las características técnicas del Jazz en cuanto al esquema de hibridación ligera.

Completo equipamiento

El equipamiento del nuevo Honda Jazz desde el modelo de acceso es especialmente completo destacando la conectividad o la seguridad. Y es que el sistema Honda Sensing incluye nueva cámara delantera de alta definición con mayor ángulo de visión, Sistema de prevención y mitigación de impactos, Sistema de mantenimiento de carril, Sistema de reconocimiento de señales de tráfico, Limitador inteligente de velocidad, Sistema de control de crucero adaptativo, Sistema de aviso de salida de carril, Luces de carretera automáticas, y un Sistema de protección de los ocupantes con 10 airbags incluido el airbag de rodilla para el conductor y un nuevo airbag central delantero que previene colisiones en la cabeza entre el conductor y el acompañante. Con ello el Jazz se convierte sin duda en el más seguro de su categoría. Además de todo esto, la versión Comfort de acceso (también hay Elegance Executive y Crosstar), incluye freno de mano eléctrico, climatizador automático, sensores de lluvia y faros, asientos delanteros calefactados y Honda Magic Seats entre otros. Sin las ayudas del gobierno el Jazz Hybrid se venderá a un precio de partida de 21.900 euros y el Crosstar, desde 26.400 euros. En estos precios está incluida una garantía de 5 años sin límite de kilómetros, 5 años de mantenimiento y una garantía estructural de 12 años.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados