Honda HR-V. El regreso del hijo pródigo
SÓLO CON TRACCIÓN DELANTERA

Honda HR-V. El regreso del hijo pródigo

En 1999 Honda lanzó al mercado el HR-V, un original vehículo que estuvo en activo hasta el año 2006. Ahora, el fabricante japonés ha retomado la idea y regresa al segmento con este atractivo modelo de estilo coupé, que hace gala de una habitabilidad envidiable y se rodea de una tecnología muy avanzada.

Redacción

18 de Octubre 2015 12:58

Comparte este artículo: 3 0

El Honda HR-V vio la luz... y desapareció. Quizás fuera un adelantado para su tiempo, justo cuando el siglo XXI daba sus primeros pasos, pero lo cierto es que a muchos nos dejó con la miel en los labios. Afortunadamente Honda ha retomado el proyecto, 'obligada' por el gran éxito a nivel de ventas que el segmento de los SUV compactos protagoniza actualmente.

Y lo hace con un vehículo que, sin renunciar a sus orígenes, como un diseño dinámico que coquetea sin complejos con el estilo coupé, sabe adaptarse a las necesidades que exige el conductor a día de hoy.

Plataforma global

Su formato es compacto, con 4,29 metros de longitud, pero llama la atención por su dinámica silueta. Su carrocería siempre contempla las cinco puertas, pero en las traseras las manillas quedan perfectamente camufladas para acentuar su deportivo estilo coupé.

Nace en la planta que Honda tiene en México y lo hace desde la nueva plataforma global que comparte con modelos como el Civic o el Jazz, aunque aumentando la distancia entre ejes para resultar más habitable.

El primer paso para conquistar al conductor europeo pasa por dotar al conjunto de unos tarados en los muelles y amortiguadores más firmes, pero sin restar puntos en cuanto a confort se refiere. De hecho resulta complicado poner en apuros al equilibrado y eficaz chasis del HR-V, y eso que la gama sólo contempla versiones de tracción delantera.

Dos motores, uno de gasolina y uno diésel

La oferta del HR-V se compone de dos alternativas mecánicas, una de gasolina y otra de ciclo diésel. El primero responde a un bloque de cuatro cilindros atmosférico 1.5 i-VTEC de 130 caballos de potencia, que combina un control electrónico variable de apertura y elevación de válvulas (VTEC) con un control de distribución variable (VTC). Este propulsor se asocia tanto a una caja manual de seis relaciones, como a una automática con variador continuo CVT.

Esta última tiene siete velocidades establecidas en su mapa de actuación y su manejo resulta especialmente atractivo, sobre todo si se combina con las levas del volante. Además, cuenta con la nueva función 'Fast off', capaz de medir con qué rapidez se suelta el pedal del acelerador, y mantiene, si es preciso, las revoluciones para proporcionar freno de motor. Es un gran aliado, por ejemplo, a la hora de realizar un adelantamiento cuando éste se ha frustrado en un primer momento.

Y por si fuera poco atractivo, el cambio CVT es capaz de reducir el consumo medio homologado en 0,4 litros cada 100 kilómetros con respecto a la caja manual.

Más tirón a nivel de ventas tendrá la variante diésel. En este caso se apuesta por el conocido y eficiente 1.6 i-DTEC de 120 caballos, un propulsor contundente que firma mejores prestaciones y un menor consumo que la variante de gasolina.

Diésel sólo gasta  4 l/00 km

En este caso el cambio es manual de seis velocidades y, eso sí, habrá que echar números porque esta variante incrementa el precio en 1.800 euros con respecto al gasolina a igualdad de acabados. Por lo tanto, los 4 litros de consumo medio serán un aliciente si se recorren más de 15.000 kilómetros al año.

Mención especial para la generosa dotación de seguridad que contempla este modelo. De serie incorpora un freno activo en ciudad. Operativo hasta los 32 km/h, funciona gracias a un radar que detecta los vehículos que llevamos delante y, en caso de existir riesgo de colisión, realiza un frenado autónomo completo para detener el vehículo.

No es el único guiño tecnológico en este sentido. Las versiones más equipadas también incorporan en su equipamiento una alerta de colisión frontal, que funciona a partir de los 15 km/h y que avisa al conductor por medio de señales visuales y acústicas si hay riesgo de colisión.

Utilizando una cámara frontal, el sistema de reconocimiento de señales de tráfico nos informará en el acto de los límites de velocidad establecidos en la calzada y de la prohibición de adelantar.

Con limitador de velocidad inteligente

Otra de las novedades más llamativas es el denominado limitador de velocidad inteligente. Este asistente combina el limitador de velocidad y la información que reconoce las señales de tráfico para evitar contratiempos en forma de multas. Si vamos a más velocidad de la permitida, el sistema desacelera el vehículo suavemente, y de forma automática, hasta adecuarse al límite establecido. Cuando en la calzada una nueva señal aumenta el límite, el conductor puede acelerar y el sistema se adecuará a la velocidad permitida.

La seguridad activa se completa con elementos como una alerta de cambio involuntario de carril y un asistente de cambio automático de luces de carretera.

En un vehículo enfocado a un público joven y activo, la conectividad y oferta multimedia es de capital importancia. Por eso el HR-V no descuida este aspecto. El Honda Connect es un sistema de infoentretenimiento que se gestiona por medio de una pantalla táctil de siete pulgadas ubicada en el salpicadero.

Esta tecnología contempla el sistema operativo Android y permite acceder a navegación por internet, noticias, información del tráfico, redes sociales, partes meteorológicos... Desde el Honda App Centre se pueden descargar las últimas aplicaciones.

Además, permite sincronizar y duplicar nuestro smartphone en la pantalla del vehículo para disfrutar de sus funciones con total seguridad y comodidad.

Por último, señalar que el HR-V también dispone de una generosa oferta de personalización del vehículo para adaptarse a los gustos o necesidades de cada cliente.

En definitiva, un vehículo moderno, atractivo, amplio y eficiente que aterriza en el segmento de moda.

Líder en espacio interior en su segmento    

El Honda HR-V presume de un diseño muy dinámico y hasta coquetea con un diseño coupé que, no obstante, no debe llevar al engaño. Decimos esto porque el modelo japonés presume de una habitabilidad, de una modularidad y de una capacidad de maletero que le sitúan en lo más alto de su segmento.Una de las claves para ganar espacio es la ubicación del depósito de combustible en posición central.

Esto permite, entre otras cosas, incorporar soluciones como los asientos traseros Honda Magic Seats. Su principal virtud reside en que se puede elevar la banqueta por secciones (60/40) hasta situarla en posición verticial, como en los antiguos cines. De esta manera podemos introducir objetos de hasta 1,24 metros (como plantas, por ejemplo) con total comodidad.Si finalmente utilizamos las cinco plazas, sus ocupantes gozarán de una amplitud digna de vehículos de una clase superior.Al abrir el portón trasero descubrimos un compartimento de carga que también se encuentra en el grupo de cabeza por su capacidad.

El maletero cubica 470 litros y se accede a él con facilidad gracias a su bajo umbral de carga.Si necesitamos espacio extra, de una manera sencilla podemos abatir el respaldo trasero y, a la vez, la banqueta desciende hacia el piso, resultando una superficie totalmente plana. En este caso el HR-V ofrece hasta 1.553 litros y se pueden introducir objetos de hasta 2,45 metros de longitud, como una tabla de surf o unos esquíes. Lo dicho, estamos ante un 'grande' de su segmento.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon